Menu

Ducati Streetfighter V4 2020: 208 CV para una naked sin concesiones

Su precio arranca en los 21.990 euros y llega hasta los 25.490 euros para la versión V4 S

Ducati Streetfighter V4 2020: 208 CV para una naked sin concesiones

Viajemos en el tiempo. A finales de los años 90 y más concretamente a Alemania. Allí nacía el fenómeno streetfighter en el que algunos chalados decidían romper con las reglas establecidas en cuanto a motos deportivas. Tomaban sus zetazetaerre, geseequis, yzetaerre hezup y ceberre, le quitaba los carenados, les plantaban un manillar plano junto a un frontal salido de «Alien, el octavo pasajero», un colín que parecía el resultado en un caballito más ejecutado y ya tenían una moto completamente personal pero que en motor o parte de ciclo era igual a las deportivas de última hornada.

A principios del nuevo siglo, algunas marcas optaron por hacer de fábrica lo que los usuarios llevaban ya varios años modificando en sus garajes. ¿Un ejemplo claro? La Aprilia Tuono. Sin embargo hoy en día, a excepción de la fábrica de Noale que sigue derivando su modelo naked directamente de la deportiva, las fábricas optan por sacar versiones descafeinadas que poco o nada tienen que ver con sus Superbikes. Bueno, realmente hasta la llegada de la Ducati Streetfighter V4 2020.

La marca italiana, al igual que su compatriota, ha usado la fórmula que debería ser la piedra angular de estas motos. Es decir: coger la Ducati Panigale V4 y realizar los mínimos cambios posibles y necesarios para crear una naked de las que vale más agarrarse fuerte para que no te arranque la cabeza y los brazos.

La nueva Ducati Streetfighter V4 2020 es realmente una deportiva a la que le han quitado el carenado, le han puesto un frontal (agresivo, con iluminación LED y reducido a la mínima expresión), un manillar ancho, un asiento ligeramente más mullido, bajo, cómodo… y poco más.

El motor V4 casi no se ha tocado. Se ha rebajado levemente la potencia máxima (208 CV y 123 Nm de par) para que en su parte media tenga más pegada. Pero sigue estirando como un demonio y permitiendo alcanzar velocidades cercanas a los 300 km/h. De hecho la aerodinámica a alta velocidad se ha estudiado mucho, tanto que en la versión más equipada (la V4 S) cuenta con aletas aerodinámicas dobles que son capaces de generar 28 kg de fuerza sobre el tren delantero a 270 km/h. Son sólo 2 kg menos que en la Panigale V4.

Ducati Streetfighter V4 2020 04

El peso en seco es de tan solo 180 kg para la versión estándar (201 kg con todos los llenos), aunque existe una Ducati Panigale V4 S que gracias a las llantas Marchesini forjadas en aluminio y algunas piezas en carbono rebaja su peso en 2 kg. Y para los que les parece poco, hay disponible un escape Akrapovic slip-on que eleva la potencia hasta los 216 CV y rebaja el peso en 4 kg. ¿No es suficiente? Pues hay otro, completamente en titanio, 6 kg más ligero y que hace estirarse el motor hasta los 220 CV. Esta V4 S también incorpora suspensiones Öhlins semiactivas (horquilla NIX-30 y amortiguador TTX-36)

Por supuesto los componentes son de primer nivel: horquilla Showa BPF de con barras de 43 mm en el tren delantero y monoamortiguador posterior Sachs, misma marca usada en el amortiguador de dirección. La pinzas de freno son Brembo Stylema monobloque y radiales con discos de 330 mm.

Ducati Streetfighter V4 2020 11

A nivel de ayudas electrónicas y a la conducción, mantiene todas las vistas en la Panigale V4: tres modos de conducción, ABS Cornering EVO, control de tracción DTC EVO 2, Ducati Slide Control, anti-wheelie, Ducati Power Launch, cambio semiautomático para subir y bajar marchas, etc. Y todo ello configurable desde el cuadro de mandos TFT a color.

Los precios de la Ducati Streetfighter V4 arrancan en los 21.990 euros mientras que la Ducati Streetfighter V4 S llegará a las tiendas por 25.490 euros.

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.