Menu

KTM 890 Duke R 2020, devoradora de curvas

Los austriacos dan un zarpazo con esta naked de 121 CV y 166 kg que lleva la Duke a otra liga

KTM 890 Duke R 2020, devoradora de curvas

Hace una década, las streetfighter de litro rondaban los 120 CV. La Aprilia Tuono V2 o KTM 990 Super Duke eran las referencias en este segmento tanto por radicalidad y planteamiento. Ahora que casi hemos terminado la segunda década del siglo XXI, sus prestaciones han sido igualadas por las Lightweight con esteroides. Y solo hay que ver, por ejemplo, la nueva KTM 890 Duke R 2020.

Los austriacos han vuelto a aplicar, una vez más, su fórmula «R» que busca llevar un paso más allá algunos de sus modelos, sobre todo los que llevan el apellido Duke. Y si pensamos que los modelos normales ya son motos con un manejo y prestaciones por encima de la media, nos plantamos en un escalón Radical.

Hasta ahora KTM solía potenciar levemente el motor de la versión estándar a la vez que la aligeraba y mejoraba la parte de ciclo. Pero para la KTM 890 Duke R 2020 la fábrica de Mattighofen directamente han aumentado la cilindrada hasta los 890 cc, lo que ha permitido disparar la potencia hasta los 121 CV (antes 105 CV) y el par motor llega ahora a los 99 Nm (12 Nm más y además entregados antes).

KTM 890 Duke R 2020 02

Pero no solo hay que aumentar potencia, también es interesante rebajar el peso total y por eso la Duke R 202 es tres kilos más ligera, dejando la marca de la báscula en 166 kg.

Todo el conjunto se remata con suspensiones WP APEX delante y detrás completamente regulables y pinzas Brembo Stylema con bomba radial MCS en el tren delantero con discos de 320 mm. Los neumáticos son unos pegajosos Michelin Powercup II.

La 790 Duke ya venía muy completa en sistemas de ayudas a la conducción, pero la KTM 890 Duke R 2020 va todavía un poco más allá: control de tracción activo, ABS en curva desconectable y con modo Supermoto que permite a la rueda trasera deslizar, etc. Y opcionalmente, Quickshifter+ además de un sistema de ajuste en retención de motor MSR.

Estamos ansiosos por ponerle las manos encima.

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.