Menu

Vins Duecinquanta 2020: porque los dos tiempos no han muerto… todavía

75 CV y 105 kg es la carta de presentación de esta oda al carbono y a las soluciones alternativas

Vins Duecinquanta 2020: porque los dos tiempos no han muerto… todavía

Aunque los dos tiempos viven una nueva juventud en los modelos de cross y enduro, desde hace años no tienen representación en las carreteras a excepción de algún proyecto loco como lo fue el de la Ronax 500. Pero a pesar de las restricciones medioambientales, todavía se pueden encontrar pequeños fabricantes que siguen apostando por este tipo de motores. Un ejemplo claro es la Vins Duecinquanta que, en su versión 2020 ofrece una moto no apta para todos los bolsillos pero llena de esencia a aceite quemado por su escape.

El Salón EICMA de Milán es una cita obligada para esta empresa italiana que tiene su sede en Maranello. Y es que precisamente, la ciudad italiana no es solo la cuna de nacimiento de los Ferrari sino también de esta pequeña empresa fundada precisamente por cinco ex-ingenieros de la marca del caballito rampante.

Fue en 2015 cuando presentaron por primera vez sus esbozos y, año tras año nos han ido poniendo los dientes largos para por fin en esta edición 2019, confirmar que se pondrá a la venta en algunos países. Por desgracia y de momento, España no parece estar entre ellos pero sí Italia o Gran Bretaña.

La Vins Duecinquanta emplea multitud de soluciones alternativas. Aunque no incorpora ninguna idea revolucionaria (la mayoría ya se ha usado en alguna ocasión), no deja de ser interesante ver que no han ido al diseño fácil sino que han querido hacer una moto muy diferente en todos los aspectos. Para empezar el chasis es un monocasco de fibra de carbono. En su parte frontal lleva una pieza de aluminio que soporta los esfuerzos de la dirección y el tren delantero. Al mismo tiempo, el radiador también se ancla a ella.

En el tipo de refrigeración o, mejor dicho su disposición encontramos la primera novedad. El radiador está colocado por encima del motor y no delante, que suele ser lo habitual. Las dos tomas de aire frontales canalizan el aire fresco directamente hacia él mientras que el chasis monocasco y hueco hace las veces de salida del aire caliente por la parte trasera. Una solución muy similar a la vista hace unos días en la Benelli Tornado Tre 900.

La horquilla delantera es de tipo Hossack y fabricada completamente en fibra de carbono. La suspensión trasera tampoco es convencional ya que ubica un amortiguador monoshock colocado en posición horizontal y transversal. A través de un entramado de bieletas, se transmite el movimiento desde la rueda trasera al amortiguador, que tiene un movimiento similar al de un acordeón. Esta solución se aplicó hace años en la Yamaha OW61 del Campeonato de Velocidad de 500 (en esta foto podéis ver un esquema de su funcionamiento). En la siguiente foto se puede observar su ubicación por encima del basculante.

Vins Duecinquanta 01

Dejando a un lado la parte de ciclo nos encontramos con un motor bicilíndrico en V de 244 cc que es capaz de desarrollar aproximadamente 75 CV a 11.700 vueltas. Gracias a la aplicación de la inyección electrónica, es capaz de pasar las normativas de emisiones. También cuenta con ABS para poder ser vendida de forma legal para usar por carretera. El peso es, más o menos, el de una pluma: 105 kg.

Pero para los que quieren algo más también hay la posibilidad de encargar una Vins Duecinquanta exclusiva para circuito. En este caso la potencia supera los 80 CV y el peso se rebaja hasta los 102 kg en seco gracias a que se eliminan todos los elementos que necesita para rodar por carretera como luces, retrovisores, sistema ABS, etc.

De momento no se han desvelado los precios ni cuando arrancará la comercialización, pero no será barata. Por otro lado, nos ha encantado la decoración en color azul, negro y morado. Un bonito homenaje a la Britten V1000.

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
J. Guillermo Pozo
Autor

Quiero una… o diez!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.