Moto del día: Kawasaki Ninja 900

Moto del día: Kawasaki Ninja 900

El inicio de la saga


Tiempo de lectura: 2 min.

Si hablamos de 忍者, seguramente nos vienen a la mente esos mercenarios japoneses con un entrenamiento muy especial que les hacía ser una especie de Grupo de Operaciones Especiales, allá por el año 500 a.c. Pero si hablamos de Ninja desde el año 1984 en el MundoMotoTM nos viene a la mente una motocicleta muy especial. Hoy os presentamos a la que inició esta exitosa saga: la Kawasaki Ninja 900 o también llamada Kawasaki Ninja GPZ900R.

En el año 1977 el fabricante Kawasaki vió un futuro donde las motos potentes y deportivas dominaban el mercado. Así que se puso manos a la obra y comenzó a desarrollar una nueva motocicleta con un motor revolucionario para aquella época. Trabajó en secreto durante 6 años y en 1983 la presentaba al mundo, haciendo un 1-2 en la carrera de la isla de Man tan solo tres meses después. Esta moto prometía gran velocidad y sensaciones.

El motor era un tetracilíndrico transversal de 908 cm3, con 16 válvulas, árbol contrarrotante para eliminar vibraciones de segundo orden y refrigeración líquida, pero lo que lo hacía especial es que era la primera vez que se montaba este tipo de motor en una moto. Esta máquina térmica producía 115 CV a 9.500 rpm, algo tremendo en los años 80, lo que la hacía volar hasta alcanzar los 243 km/h, batiendo el récord de la moto de serie más rápida del planeta.

No solo era innovadora en el motor, sino que en la suspensión empleaba un conjunto muelle-amortiguador de aire, tanto delante como detrás, lo que al parecer la convertía en bastante confortable a velocidades bajas, incluso siendo manejable en ciudad. La saga ha tenido tanto éxito, que se ha ido renovando hasta llegar hasta nuestros días, llegando a alcanzar los 400 km/h con la Kawasaki Ninja H2R (2016). En 2018 se continúa comercializando como Ninja H2.

El atractivo de la moto no se queda aquí, porque también fue una estrella de cine. Si os digo que fue la moto de Pete Mitchell en una película, tal vez no os diga mucho. Pero si os digo que le apodaban “Maverick” y pilotaba un F-14 Tomcat en la película “Top Gun”, interpretado por Tom Cruise, estoy seguro que ya os dice algo más.

Os dejamos con unas escenas de tan mítica película, donde aparece esta moto.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea