Guantes de moto homologados: cómo son y qué pruebas pasan

Guantes de moto homologados: cómo son y qué pruebas pasan

Toda la información sobre la homologación que deben cumplir los guantes de moto


Tiempo de lectura: 4 min.

A la hora de comprar unos guantes, debemos comprobar se tratan de guantes de moto homologados según la pertinente normativa. Desde 2018, todos los guantes de moto tienen que estar certificados bajo la norma EN 13594, y así debe estar especificado en la etiqueta interna. Esta certificación garantiza que ha pasado una serie de pruebas, las cuales garantizan que en caso de accidente, al menos va a cumplir un mínimo de resistencia frente a los impactos o caídas.

La etiqueta, de la que podéis ver a continuación un ejemplo, nos muestra mucha información. La primera, con un pictograma de un motorista, que está diseñado precisamente para poder utilizar sobre una motocicleta. En la parte inferior aparece un número, el cual puede ser un “1” o en un “2”, que indica el nivel de protección. Por último, si aparece indicada las letras KP, es que cuenta con protección específica para nudillos.

homologacion guantes 01

¿Guantes de moto: cómo se homologan?

Para que un guante de moto esté homologado, es decir, cumpla la EN 13594, debe pasar como hemos dicho una serie de pruebas. En total hablamos de un total de 5+1. Esta sexta solo es obligatoria para los guantes que quieran certificarse como Nivel 2 y que están obligados a llevar protección en los nudillos.

Las pruebas que deben pasar y los mínimos que deben cumplir, son los siguientes:

Prueba de longitud: el guante se mide desde la zona media de la muñeca hasta el final de la caña. Si esta cifra es de 15 mm o más, el guante es Nivel 1. Si la longitud medida llega hasta 50 mm o más, será Nivel 2.

Prueba de sujeción: en esta prueba se certifica que en caso de caída, el guante no se saldrá de la mano y quedará correctamente fijado mediante la correa de velcro que incorporan. Para ello se coloca en una mano falsa, y se pinzan dos dedos con un cilindro que empieza a tirar de él hacia arriba. Si se sale de la mano del maniquí con una fuerza mínima de 27 N (Newtons), el guante es Nivel 1. Si es necesario ejercer una fuerza de 52 N, es Nivel 2. En ambos casos debe aguantar un mínimo de 30 segundos en la mano artificial.

Resistencia al desgarro: el guante se prueba en tres partes diferenciadas, y cuál es su resistencia al desgarro. Estas son: palma y lados de los dedos en la palma, puño y parte posterior, y las cuatro horquillas que unen los diferentes dedos. La prueba es sencilla, pues dos mordazas tiran en sentido opuesto hasta que el guante se rompe. Si es un guante Nivel 1, dependiendo de la zona debe resistir o 18 N o 25 N. Si es un guante Nivel 2, ya resisten entre 25 N y 35 N.

Homologacion guantes 01

Resistencia de la costura: en este caso, se prueba la resistencia de los diferentes cosidos que unen las piezas que forman un guante de moto. Dos mordazas tiran de la costura, y se repite en tres ocasiones por cada costura hasta que rompe. La fuerza con la que rompe se divide entre la longitud de la costura. Para un guante Nivel 1, la resistencia debe ser de 4 N/mm (dedos) y 6 N/mm (resto). En Nivel 2, deben aguantar 7 N/mm y 10 N/mm respectivamente.

Resistencia a la abrasión: la prueba que podríamos considerar más importante por el usuario de pie. Comprueba cuánto aguanta el material con el que está construido, cuando desliza por el asfalto, antes de perforarse. Se prueba sobre una cinta abrasiva. Un guante Nivel 1 debe aguantar al menos tres segundos, y se prueba tres veces. La media de las tres mediciones debe superar los cuatro segundos. En Nivel 2, ninguna de las tres pruebas puede ser inferior a los seis segundos, y la media, como mínimo ocho segundos.

Homologacion guantes 03

Protección contra nudillos: esta última prueba, es opcional para los guantes Nivel 1, pero obligatoria para los que quieran una homologación de Nivel 2. Para ello, se deja caer un peso de 2,5 kg de peso, que golpea el guante con una fuerza de 5 julios, y se registra cuanta fuerza llegaría a la mano a través del protector. Se hacen cuatro mediciones. En un guante Nivel 1, ninguna de las mediciones puede superar los 9 kN, y la media de las cuatro, estar por debajo de los 7 kN. En el caso de Nivel 2, el máximo es de 4 kN y la media de todas ellas, estar por debajo de esos 4 kN.

Y no, si os lo estáis preguntando, los guantes de dudosa procedencia adquiridos en páginas y llegados del lejano oriente, en la mayoría de los casos no tendrán la homologación EN 13594, y serán réplicas de mala calidad que en caso de accidente puede salirnos muy caro.

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!