Moto del día: Honda Shadow 125

Moto del día: Honda Shadow 125

Una custom de pequeño corazón pero gran calidad


Tiempo de lectura: 3 min.

Nuestra protagonista de hoy es una moto un tanto desconocida y extraña. La Honda Shadow 125 es una custom de manual. Tiene todo lo que se supone que tiene que tener una moto para ser una custom de los pies a la cabeza, y si no te lo cuentan, jamás pensarías que es una 125 al verla, puesto que parece más grande.

La Honda Shadow 125 es una moto muy bien construida. Allá donde mires ves detalles de calidad tanto en los materiales (cromados, tapizados, pintura, etc.) como en los acabados. Es de esas Hondas que el fabricante japonés hace con un mimo especial y normalmente eso se ve reflejado en el precio. No era una moto barata, ya que se vendía nueva por unos 4.600 euros, una cifra que no mucha gente estaba dispuesta a pagar por una octavo de litro.

Su periplo comercial comenzó en 1999 y tuvo su momento álgido cuando llegó la convalidación del carné A1 con el carné B más tres años de antigüedad en 2004. Estuvo a la venta hasta 2007 cuando, otra victima más, se dejó de vender por culpa de la norma anti contaminación Euro 3.

La Honda Shadow está animada por un motor bicilíndrico en V, de carburación y refrigerado por agua. La potencia se situá en el tope legal: 15 CV, y se consigue a base de revolucionar mucho el motor aprovechándose de su pequeña cilindrada unitaria. La velocidad máxima ronda los 110 km/h. El consumo no es brillante para tratarse de una 125; la moto en sí es algo pesada y el carácter puntiagudo del motor no es lo más adecuado si buscamos eficiencia. Podemos estar hablando de 3,5 l/100 km.

A sus mandos todo es suavidad y buen hacer. Embrague, frenos, cambio, botoneras… todo tiene un tacto excelente y lo único que desmerece un poco la moto es el propulsor. Es todo suavidad, parece eléctrico, pero está muy vacío en bajos y medios. Hay que ir jugando todo el rato con el cambio y en ciudad no será raro tener que bajar dos o tres marchas de golpe para encontrar la potencia que necesitas. A parte de eso, conducirla es una delicia gracias a su gran asiento y a la típica postura custom con los brazos y piernas abiertos y relajados. Ver tu reflejo sobre ella en los escaparates de la ciudad es todo un acto de vanidad.

Durante su vida comercial se vendieron pocas unidades, por lo que la oferta de este modelo es un poco escasa en el mercado de segunda mano. Los precios por otra parte también son muy variables fruto de esa escasez de oferta. Se pueden encontrar unidades por unos 1.400 euros como cota inferior pero como comento, depende mucho. En sí la moto tiene una alta calidad de fabricación por lo que la fiabilidad no es un problema. Si estás limitado al carné A1 y te apetece comprar la mejor custom, esta es tu moto.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.