Menu

Moto del día: Suzuki GN 250

Otra naked utilitaria de los 90

Moto del día: Suzuki GN 250

La Suzuki GN 250 es otro de esos modelos clásicos de los años 90 que todo motero que ya peine canas recordará con nostalgia. El modelo se presentó en 1987 y competía con sus coetáneas Yamaha SR 250 y Honda CB 250 Two Fifty, todas ellas motos con una filosofía y planteamientos muy similares.

Aguantó en el mercado hasta 1998 cuando fue sustituida por la Suzuki TU 250, un modelo que en esencia era la misma moto, pero con una apariencia algo más cuidada y refinada. La Suzuki GN 250 siempre vivió un poco a la sombra de la SR, la auténtica superventas de aquella generación. Comparando especificaciones son motos prácticamente idénticas, pero la GN tenía una mejor calidad de fabricación y ha envejecido mejor que su prima de Iwata.

Este tipo de motos en los años 90 equivalían un poco a las 125 de hoy en día, es decir: eran la primera montura de muchos conductores que acababan de llegar al universo de las dos ruedas. Hemos de recordar que en aquella época aún no existía la convalidación del carné A1 con tres años de carné B, por lo que si querías andar en moto te tenías que sacar la licencia específica para ello, y si ya estabas metido en harina, era mejor comenzar con una cuarto de litro, ya que en el fondo son motos casi igual de manejables que las 125 y a mayores el motor te daba ese poquito extra que hace falta para poder salir a carretera con garantías.

La Suzuki GN 250 es una naked utilitaria aunque tiene un cierto rollito custom. Es algo común a todas las naked de finales de los 80 y los 90. En vez de tener una estética naked pura, eran motos que en cierta medida se inspiraban en las grandes cruiser americanas, con numerosas piezas cromadas a lo largo de la carrocería, anchos asientos abotonados, llantas de radios y amplios manillares colocados bastante arriba y con las puntas cerrándose hacia el interior de la moto. Si es que solo las faltan los flecos colgando de los puños.

Mecánicamente es una moto muy sencilla. El motor es un monocilíndrico refrigerado por aire y con cuatro válvulas por cilindro. Como pasa siempre con este tipo de mecánicas, la cifra de potencia se queda en 20 cv, cifra idéntica a la de sus principales competidoras. El consumo se quedaba en unos austeros 3,4 l/100 km, nada mal para una moto de hace 30 años y que está alimentada por un carburador. Hay motos de 125 que gastan más.

La velocidad punta sin embargo no va a impresionar a nadie. En condiciones algo favorables es posible ver 130-140 km/h en el marcador y su velocidad óptima de crucero en la que el motor gira relajado y el consumo de combustible se mantiene en valores bajos es de unos 100 o 110 km/h.

Suzuki GN 250 1

Suzuki GN 250 – Fotografía: Andreas Koll (Wikimedia Commons) CC BY-SA 2.5

En cuanto a la parte ciclo volvemos a lo mismo, todo muy sencillo y en la línea de lo que montaban sus competidoras de aquella época, y es que estas cuarto de litro japonesas de los 90 parecen un calco unas de otras. El chasis es de semicuna construido con tubos de acero y se apoya en el bloque motor como elemento estructural. Una horquilla delantera más bien flojilla junto con una pareja de amortiguadores gemelos atrás completaban la parte ciclo.

Hemos de tener en cuenta el contexto en el que se vendía esta moto, y que los años no pasan en balde. Por aquel entonces muchas deportivas seguían teniendo unos chasis y unos frenos de risa, por lo que el asunto también se extrapolaba a las utilitarias, que en muchos casos tenían una parte ciclo que nos recordaba a la de una bicicleta.

En cuanto a la Suzuki GN 250 era una moto diseñada eminentemente para la ciudad, pero que también se defendía en vías interurbanas y en carreteras de doble sentido. En el fondo, es un modelo humilde pero muy noble y capaz de llevarte al fin del mundo, siempre que no tengas prisas. Este motor es más duro que el adamantium, y a penas necesita un puñado de cuidados básicos para funcionar con normalidad.

Fotografía de portada | Samihasib (Wikimedia Commons) CC BY-SA 3.0

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Invitado
Pedro Ivan

yo seré un loco, pero uno de mis sueños motociclistas es comprarme una de estas o una SR 250 e irme a la concentración de elefantes, con mucha calma y días, y de la forma más austera posible en cuanto a montura, creo que pegan con el espíritu de la reunión.

lalo
Invitado
lalo

«…y el consumo de combustible se mantiene en valores vajos es de unos 100 o 110 km/h.», imagino que el BURRO de Gonzalito, ya debe haber renunciado, no?

Pablo Mayo
Editor

lalo, gracias por detectar la errata. Ya está corregida. En todo caso, los últimos responsables son los editores, aunque a Gonzalo se le vaya el dedo en el teclado.

Por otro lado, también espero que corrijas tu comentario. Nadie tiene derecho a insultar a un redactor por cometer un error, que a fin de cuentas, cualquiera de nosotros puede cometer.

Javier Costas
Editor

Lalo, confundir la «v» con una «b» en un teclado QWERTY español es más fácil de lo que parece wink

De la misma forma que uno puede olvidar/obviar la apertura de interrogación, como te ha sucedido, errar nos hace humanos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo Gallego

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!