Los ocho mejores scooters GT de 125

Los ocho mejores scooters GT de 125

Las motos más top de esta cilindrada


Tiempo de lectura: 21 min.

Los scooters son las motos de moda, y no me extraña. Hoy en día en unas ciudades cada vez más atestadas es normal que la gente se decante hacia este tipo de vehículos de dos ruedas que nos aportan una movilidad urbana práctica, económica, sostenible y sobre todo rápida. Por eso te traemos una lista con los ocho mejores scooters GT de 125 para ver cuál es la auténtica reina de las calles.

Hace unos meses os traíamos una comparativa similar en la que repasábamos los 10 mejores scooters económicos para la urbe. En aquella hacíamos hincapié en motos asequibles, pequeñas, ágiles y sobre todo sufridas y robustas, motos de batalla en definitiva, porque muchas veces la vida en la ciudad no tiene nada de amable para los vehículos que viven en ella.

En esta ocasión vamos enfocarnos en las propuestas más Premium y punteras del segmento que cuentan con mejor equipamiento, motores más potentes y normalmente carrocerías más abultadas que quizá no sean lo más adecuado para «colarte» por cualquier hueco, pero que sin duda aportan un plus de protección y comodidad a los ocupantes.

Motos, en resumen, quizá no tan enfocadas en la agilidad o la movilidad puras, pero que aportan mayor confort, capacidad de carga y que además permiten salir a vías de circunvalación y carreteras con mayores garantías gracias a su mejor protección aerodinámica y a sus mecánicas más potentes y rápidas. En este caso, la potencia máxima es de 15 CV.

Honda Forza 125 2

Honda Forza 125

Comenzamos nuestro repaso a los scooters GT de 125 con la Honda Forza, el buque insignia de los japoneses en esta cilindrada, y no es para menos, ya que tiene un precio de tarifa de 5.050 euros. En el apartado técnico viene hasta arriba con ABS, frenos de disco en ambos trenes y un motor monocilíndrico refrigerado por agua, cuatro válvulas, Start&stop, y nada menos que 15 CV de potencia, el máximo legal de la licencia A1.

Esto último es importante, puesto que al ser una moto grane y muy bien equipada, el peso es de 162 kg lista para rodar, así que harán falta todos y cada uno de esos caballos para moverla con dignidad. El consumo de combustible, sin embargo, no está nada mal gracias a las últimas tecnologías de disminución de las fricciones internas del motor, fruto de una ardua investigación por parte de Honda. Homologa 2,4 l/100 km según el preciso ciclo WMTC.

El plato fuerte de esta moto no es el apartado técnico, que también, donde verdaderamente destaca es en el equipamiento con soluciones como la iluminación full LED, la llave de proximidad (no tiene bombín) o los intermitentes integrados en los espejos retrovisores. La instrumentación no se queda atrás, con dos grandes esferas analógicas (velocidad y revoluciones) y un gran panel multi información entre ambas.

Honda Forza 125 3

El otro aspecto donde pega duro la Honda Forza es en la comodidad, con un asiento amplio de generosas dimensiones y un escudo frontal que deflecta todo el viento y las inclemencias del tiempo en conjunción con la cúpula delantera. En este scooter te sentirás tan arropado como en casa gracias a sus grandes fibras y volumen. No en vano mide 2.140x755x1.470 mm de largo, ancho y alto, respetivamente.

En cuanto a zapatos, monta ruedas de 120/70 R15 y 140/70 R14, por lo que entra dentro de la categoría de scooters de rueda alta. Sin duda, la penalizan un poco en ciudad y espacios cerrados, pero volará por el asfalto como si nada al salir a carretera. Encima las medidas son de generosas dimensiones, lo cual puede lastrar un poco el consumo, pero a cambio aportan un plus de agarre y seguridad.

Por último, al comprar una Honda Forza 125 estás comprando una calidad de fabricación y un cuidado en los detalles como pocas veces se han visto. Que no te despiste la cilindrada. Estamos ante una moto muy bien construida, Premium si me apuras. Son mil cosas y detallitos aquí y allá que cuando los pones todos en conjunto dices: «j***r, vaya moto».

Vespa GTS 125 Super 2

Vespa GTS Super 125

No podíamos hablar de scooters Premium sin mencionar a la Vespa, el génesis, el modelo que inauguró y creo por sí solo el concepto de scooter a mediados del siglo XX. En este caso la Vespa GTS Super no es un scooter GT de 125 al uso, como el resto de modelos de esta lista. Los italianos van a su bola y han querido hacer un modelo fiel a los orígenes de la marca, pero dotarle de toda la carga tecnológica posible para así crear este tope de gama en su catálogo de 125.

Esta moto destila historia, herencia y legado. Sus líneas son muy características e inconfundibles con su chasis de chapa autoportante en vez de emplear un bastidor tubular de acero y cubrirlo de paneles de plástico, como en el resto de scooters del mercado. El tren delantero también es completamente diferente, con su suspensión monobrazo oscilante en vez de las clásicas horquillas telescópicas.

Como os contaba, esta moto no es una GT, de hecho, tiene un tamaño muy compacto y maniobrable, ideal para escurrirte y fluir como pez en el agua por la ciudad. Son 1.950×755 milímetros de largo y ancho, respectivamente. A este tamaño contenido se unen sus ruedas de 12 pulgadas, por lo que es una moto que prácticamente puede girar sobre sí misma, aunque a la hora de salir a carretera y a alta velocidad acusa mucho más los baches y las irregularidades.

Vespa GTS 125 Super 3

A nivel de equipamiento tampoco encontramos las virguerías de otros modelos de la lista. El faro es de tipo halógeno y no cuenta con llave de proximidad. Al menos en el paquete de serie vienen los discos de freno con ABS en ambos ejes. Aquí el rollo Premium viene de la imagen y la prestancia que te da conducir y llegar a los sitios montado en una de estas.

Es la moto más «guay» y coqueta de toda la ciudad. No es un scooter, es una Vespa. La calidad en los acabados, el empeño en los detalles y el dolce stilo italiano lo impregnan todo. Además, Vespa en sí es una marca tirando a cara para lo que ofrece, apuntillando esa idea de exclusividad, aquí quien quiera un escúter barato, que se vaya a la Piaggio y compre una Liberty.

Mecánicamente cuenta con un propulsor de cuatro válvulas que hasta la norma Euro 4 daba 15 caballos de potencia, pero que también se ha tenido que comedir y pasar por el aro, quedándose la actual versión en 13 CV de potencia. El el motor i-Get de los italianos, refrigerado por agua y con cuatro válvulas por cilindro, no está nada mal.

No es la más potente de la lista, pero lo compensa con un peso de solo 145 kilos, siendo la más ligera de todas, además las llantas «de juguete» mejoran notablemente la capacidad de aceleración al tener menos momento. El consumo es otro de sus fuertes, ya que solo te pide 2,4 litros cada 100 kilómetros. La pega es que el tanque es tan pequeño como el resto de la moto, ya que solo cubica 7 litros. El precio de esta preciosidad: 4.764 euros.

Peugeot Pulsion RS 125 1

Peugeot Pulsion 125

La Peugeot Pulsion 125 es una moto relativamente desconocida, ya que el modelo se ha presentado hace solo unos meses para sustituir al veterano Peugeot Satelis, que en su día fue un producto puntero y brillante, pero que ya contaba con muchos años a sus espaldas y no podía hacer frente a las novedades y nuevas tecnologías que estaba planteando la competencia.

Así, esta nueva Peugeot Pulsion 125 viene cargada con todas las tecnologías de vanguardia como la apertura y arranque sin llave, luces diurnas de tipo LED o el sistema ABS de doble canal. Sin embargo, quizá la mayor novedad es el i-connect, un sistema parecido a las pantallas de infoentretenimiento que podemos ver en los salpicaderos de la práctica totalidad de coches hoy en día.

El i-connect es una pantalla TFT a color de 5 pulgadas que va en el medio de la instrumentación y que nos muestra un montón de parámetros interesantes de la moto: consumo, autonomía, temperatura exterior, hora… pero es que además lo podemos conectar con nuestro teléfono móvil a través de Bluetooth para que nos muestre las indicaciones del navegador GPS y también para controlar los mensajes y llamadas entrantes.

En el apartado mecánico cuenta con el motor de 125 cc LFE (motor de baja fricción) que ya empleaba su antecesora. Con 14,4 CV de potencia es de los que más «arrea» de nuestra comparativa. De hecho, la velocidad punta de esta moto supera los 110 km/h reales, que no está nada mal para semejante «barco».

Peugeot Pulsion RS 125 2

El problema de este propulsor, al igual que suele ocurrir con la mayoría de scooters de Peugeot, es que no son especialmente frugales en consumo. La Pulsion necesita unos 3 litros de gasolina para recorrer 100 kilómetros. El tanque de combustible es de unos generosos 12 litros, por lo que la autonomía roza los 400 km.

Sin lugar a dudas, lo que más me llama la atención de esta moto es que siendo Peugeot un fabricante de coches principalmente, los diseñadores le han querido dar a la Pulsion la apariencia de algunos vehículos de cuatro ruedas de la marca. Así, por ejemplo, en el faro trasero veo reminiscencias de las ópticas del Peugeot 508 y sus «colmillos», mientras que en frontal encontramos un bifaro con una calandra central, como si de un coche se tratara.

Algo parecido ocurre con la instrumentación, con dos grandes esferas de agujas (velocidad y revoluciones), mientras que el i-connect se sitúa justo en medio de ambas, una disposición también muy empleada y clásica en el mundo de los coches. En cuanto a equipo rodante, tenemos llantas de 14 y 13 pulgadas para los ejes delantero y trasero, respectivamente.

Además, en cotas no es tan «armatoste» como otras scooters GT. Aquí estamos hablando de 760 mm de ancho y 1.960 mm de largo, por lo que estamos ante una moto con un toque y orientación algo más urbanas que las típicas GT puras. El precio de todo este arsenal tecnológico son 4.800 euros. No me parece nada caro.

Kymco super dink 125

Kymco Super Dink 125

La Kymco Super Dink lleva años vendiéndose como churros. Los taiwaneses sabían que no podían competir con las marcas japonesas en lo que a acabados y calidad de fabricación se refiere, así que trazaron otro plan, que era el de ofrecer productos un poquito peores, pero con una gran relación calidad precio, y la fórmula fue un éxito instantáneo.

En líneas generales estamos ante una moto que imita y sigue los pasos de las grandes scooters GT de 125, como la Forza o la Burgman. Cuenta con un motor monocilíndrico de cuatro tiempos y refrigeración líquida de 13,3 CV. El peso es una de las pegas de este modelo: 176 kg, que no son pocos. Sin embargo, con un poco de paciencia, puede alcanzar los 110 km/h.

kymco superdink 125

A nivel de equipamiento tiene todo lo que podamos necesitar, pero sin grandes alardes ni gadgets de vanguardia. Cuenta con doble disco de freno y ABS. La iluminación principal, sin embargo, sigue estando al cargo de un par de bombillas halógenas de toda la vida. Al menos cuenta con luces diurnas de tipo LED.

El espacio es una de las bazas fuertes de la Kymco Super Dink 125, ya que cuenta con un espacio cavernoso bajo el asiento, en el que incluso te pueden caber un par de cascos integrales. La vida a bordo también es agradable gracias al mucho «plástico» que tiene la moto y que nos protege de las inclemencias del tiempo, mientras que dos adultos pueden viajar sin problemas de espacio en ella.

Cuenta con un masivo depósito de 12,5 litros, por lo que tardarás una eternidad en volver a pisar por la gasolinera, en parte gracias a un consumo no muy excesivo de 3 litros cada 100 kilómetros. Lo mejor sin duda de esta moto es el precio: sólo 4.300 euros por todo un scooter GT.

Suzuki Burgman 125

Suzuki Burgman 125

La Suzuki Burgman 125 prácticamente inventó el concepto de scooter con pequeño corazón, pero gran cuerpo, allá por el año 2002. La actual generación lleva ya unos cuantos años en el mercado y empieza a adolecer algunos achaques propios de la edad, especialmente en el apartado estético, donde se ha quedado un paso por detrás de las últimas novedades.

Sin embargo, tiene argumentos poderosos para seguir manteniéndose en lo más alto de los rankings de ventas. Suzuki es especialista en hacer motos sencillas, sin filigranas ni florituras innecesarias, solo con lo que necesita y verdaderamente usa la gente. Aquí pasa un poco lo mismo que con la Super Dink, tenemos un paquete de equipamiento con lo básico, pero lo básico funciona muy bien. Eso, por no hablar del precio: ahora mismo está en promoción por 3.849 euros.

El motor lleva sin apenas cambios desde 2007, cuando se le incorporó la inyección electrónica. Es más duro que el adamantium, capaz de aguantar el tute más indiscriminado sin protestar ni dar problemas reseñables. Donde se ha quedado un poco desfasado es en el tema de la potencia, ya que sólo eroga 12 CV.

Suzuki Burgman 125 2Es bastante austera, ya que consume unos 3 litros a los 100 y con como el tanque hace 10,5 litros tenemos una autonomía bastante decente, de en torno a 330 km. La velocidad punta no es brillante, pero con un motor de 125 tampoco se pueden pedir milagros. Estamos hablando de unos 110 km/h de punta.

Trae freno de disco en ambas ruedas con sistema ABS. El peso no es ninguna maravilla, aunque sus 161 kg andan en la línea de la mayoría de motos de esta comparativa. Por otra parte, tampoco es demasiado grande en cotas, con 2.055x740x1.355 mm de largo, ancho y alto, respectivamente. Lo que sí la penaliza un poco son sus llantas de 13 pulgadas en el tren delantero y tan solo 12 atrás, con gomas de medida 110/90 R13 y 130/70 R-12.

De cara a conducir por ciudad le dan una agilidad envidiable al conjunto, pero hablando de un scooter GT, pensada también para circular bastante por vías de circunvalación, autovías urbanas e incluso recorridos de cierta magnitud por carretera, se echan en falta unos aros de mayor diámetro para otorgarle más estabilidad a alta velocidad.

Daelim XQ 1

Daelim XQ1

Daelim lleva ya bastantes años enfocada casi en exclusiva a la venta de scooters, de hecho, sólo tiene la Daelim Daystar 125 como motocicleta de marchas convencional. El fabricante coreano nos tiene acostumbrados a productos más bien tirando a pequeños, sencillos y muy urbanitas, pero con la Daelim XQ1 han puesto una pica en el siempre disputado segmento de los scooters GT de 125.

Sobre el papel este modelo es muy interesante, ya que ofrece un precio muy ajustado para una motocicleta de estas características: 3.295 euros. Por ese dinero tenemos un paquete de equipamiento verdaderamente completo con disco de freno en ambas ruedas y con sistema ABS, sistema de llave por proximidad, iluminación full LED, luz de cortesía en el hueco portaobjetos bajo el asiento, dos tomas de USB más una tradicional de mechero para cargar dispositivos, luces de emergencia, caballete central… y la lista sigue.

A nivel mecánico no destaca nada en especial. El monocilíndrico también es de refrigeración líquida (como todas las motos de la lista) pero se queda en 12,9 CV de potencia a 8.500 vueltas, lejos de los 15 máximos que alcanzan las motos más potentes de la comparativa.

Daelim XQ1

El peso tampoco ayuda y es que tener tanto gadget y tantas «pijadas» hace que eso sume a la hora de pasar por la báscula. Son 185 kg de moto lista para rodar, lo mismo que mi moto bicilíndrica de 650 cm3, ¡qué cosas! Es por ello que las prestaciones y la aceleración son de las más discretas de esta lista. Al menos la velocidad punta llega hasta los 100 km/h, similar al resto de modelos.

En cuanto a sus dimensiones, es una moto larga y alta, pero bastante estrecha, ideal para meterse por cualquier hueco. Mide 2.178x726x1.404 de largo, ancho y alto, respectivamente. Calza neumáticos 120/70 R15 y 140/60 R14, medidas similares a las de la forma y orientadas también en hacer incursiones por carretera con bastante seguridad.

El tanque de combustible es de 12 litros y el consumo alcanza que tienen buen desempeño a velocidades altas, ya que para las ruedas delanteras y traseras respectivamente. Los coreanos venden la versión convencional y a mayores una un poco más deportiva, la Daelim XQ1 D, que tiene un puente central en vez de fondo plano, con lo que se consigue un bastidor un poco más rígido y dinámico a consta de perder comodidad. El precio es idéntico para ambas.

Yamaha XMAX 125 2

Yamaha XMAX 125

La Yamaha XMAX 125 es junto con la Honda Forza la reina de esta lista. Los de Iwata son especialistas en hacer scooters y dotarles de un toque de deportividad que normalmente no imaginaríamos en motos de este segmento, ahí está la Yamaha T-Max para demostrarlo. Con esta, su hermana pequeña, la cosa también va por esa línea, es el scooter GT deportivo de 125 cc.

Obviamente las prestaciones están limitadas por el reducido tamaño del motor, pero esta moto anda mucho para ser de esta cilindrada. Además, los japoneses le han dado al modelo una estética picante y agresiva que encaja plenamente con su personalidad. Si quieres emociones, pero también comodidad en el día a día, esta tu moto.

Viene hasta arriba de chucherías como la iluminación full LED, el sistema de llave por proximidad, toma de 12 V en la guantera izquierda, control de tracción, cúpula regulable en dos alturas o el baúl bajo el asiento con iluminación. Vamos, que no nos va a faltar de nada.

Yamaha XMAX 125 3

En el apartado mecánico se echa de menos el sistema Stop&start que sí tiene su principal competidora, la Honda Forza, pero a cambio tenemos un motor muy andarín, con 14 CV de potencia y un tacto bastante alegre. El tanque de combustible es enorme: 13 litros, y como la moto se conforma con 2,7 litros para recorrer 100 kilómetros, la autonomía supera los 450 kilómetros, ahí es nada.

Sí que es verdad que se antoja un poco pesada, 175 kg, pero anda en la línea del resto de motocicletas de esta comparativa. Estéticamente tiene unas líneas muy afiladas, tecnológicas y vanguardistas que la hacen parecer un producto de última generación y 100 % vigente.

A nivel de parte ciclo cuenta con ABS de doble canal y frenos de disco en ambos trenes. Hablando de ruedas, se mueve en valores similares a los de la Forza o la Super Dink: 120/70 R15 para el tren delantero y 140/70 R14 atrás. En cuanto a cotas pasa un poco lo mismo: 2.185x775x1.415 mm para la longitud, anchura y altura, respectivamente. Su precio no es barato, pero estamos posiblemente ante la moto más Premium de la lista junto con la Honda Forza. Se puede comprar por 4.800 euros.

Kawasaki J 125

Kawasaki J 125

He de reconocer que aún se me hace raro ver scooters de Kawasaki, y también ver motos de 125 de Kawasaki, por lo que la Kawasaki J 125 es un mind blowing para mí. De todas formas, los de Akashi no son tontos y saben que los scooters GT de 125 son una parte del pastel demasiado suculenta como para dejarla pasar.

A nivel de producto podríamos decir que sigue un poco la filosofía de la Yamaha NMAX 125, ya que pretende ser un scooter sport agresivo, para lo que nos permite la cilindrada, claro. Aun así, hay que reconocer que sus líneas son un poco más convencionales e insulsas que las de su compatriota.

A nivel de equipamiento también anda un poco por detrás de las motos top de la comparativa, ya que sólo lleva ledes en el piloto de freno y tampoco tiene llave de proximidad. En lo que no han racaneado es en seguridad, ya que el ABS y los frenos de disco en las dos ruedas sí están incluidos.

Kawasaki J 125 2

En el escudo frontal tiene una guantera para guardar objetos pequeños y que cuenta en su interior con una toma de 12 voltios. Aparte de eso, destaca la calidad del acabado en la zona del «salpicadero», el manillar y la instrumentación, donde se percibe un gran cuidado por los detalles, algo que se nota también en otras partes, como las manetas de freno regulables para adaptarse a todas las manos.

La moto daba 15 CV de potencia los primeros años hasta que la norma Euro 4 le ha obligado a apretarse el cinturón de las emisiones y ahora se ha «capado» a 13 CV para no contaminar en demasía. Los 182 kg que pesa lista para rodar la posicionan como segunda moto más gorda de la lista, solo por detrás de la Daelim. Su velocidad punta ronda los 100 km/h.

En cuanto a la parte ciclo, se conforma con ruedas de pequeño diámetro, 14 pulgadas delante y 13 atrás, lo cual la confieren una orientación más urbanita que rutera, aunque he de reconocer que ese carenado y ese asiento tienen pinta de ser la mar de cómodos e invitan a pasar largas horas subido sobre ella. Es una moto larga y ancha, pero no muy alta. Sus cotas son 2.235x800x1.285 mm.

Peugeot Pulsion RS 125 3

Conclusiones de la comparativa

Y hasta aquí llega nuestra lista de las mejores scooters GT de 125. Si queréis jugar sobre seguro, las mejores motos son la Honda Forza 125, la Peugeot Pulsion 125 y la Yamaha NMAX 125. Esta última te gustará especialmente si eres un poco quemadillo y te van las emociones al manillar, mientras que la Honda es uno de esos productos redondos y súper equilibrados a los que nos tiene acostumbrados el fabricante japonés.

Un paso por detrás están las otras japonesas. La Kawasaki J 125 ofrece un producto moderno, pero no tan completo como las dos anteriores, algo que también se refleja en su precio algo menor. Por último, del país del sol naciente tenemos la Suzuki Burgman 125, una moto que parece que lleva décadas con nosotros y que quizá se ha quedado un poco por detrás.

La parte positiva es que es una Burgman, ya sabes que es una moto indestructible y que cumple con su cometido sin rechistar, es como una vieja amiga que siempre está ahí. Además, con el precio que tiene ahora en promoción es una ocasión única para hacerse con una gran moto por poco dinero.

Las otras asiáticas son bastante distintas entre sí. La Kymco Super Dink 125 es un poco como la Burgman, un producto que ya lleva algún tiempo pero que se ha vendido tanto y tan bien en los últimos años que ya solo por eso infunde mucha confianza. La Daelim XQ1, por el contrario, es una propuesta nueva y que sobre el papel ofrece muchísimo por muy poco, pero al ser un modelo nuevo habrá que ver cómo envejecen con el paso del tiempo.

Por último, si no necesitas tantísimo espacio y tú lo que prefieres es un pequeño ratoncillo capaz de meterse por cualquier lado, tienes dos opciones: mirar alguna de nuestras 10 scooters económicas ideales para ciudad o tirar la casa por la ventana y comprarte la Vespa GTS 125 Super que es sin duda todo un icono y una delicia para la vista.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.