Prueba: neumáticos Mitas E-09 Dakar

Prueba: neumáticos Mitas E-09 Dakar

Neumáticos para el trail más aventurero


Tiempo de lectura: 12 min.

Hoy toca hablar de ruedas, en concreto de las Mitas E-09 Dakar. En espíritu RACER moto hemos probado un juego de estos neumáticos durante los últimos 10 meses y os vamos a contar cómo son, qué tal funcionan en los diferentes terrenos y para qué tipo de usuario los recomendaríamos.

Las Mitas E-09 Dakar son unos neumáticos de tacos pensado para las motos trail más aventureras, pero que aun así mantienen un buen compromiso, ya que funcionan dignamente por asfalto alejándose de las propuestas más radicales y “endureras” del mercado para este tipo de motos.

Dentro de la gama del fabricante tenemos las mitas E-07, que son unas gomas mixtas y no unos tacos propiamente dichos, las Mitas E-10, con un taqueado más asfáltico, y por último las Mitas E-09, que presentan un patrón de tacos más separados entre sí, y por tanto una mayor tracción en offroad a costa de una menor superficie de contacto en asfalto. Los checos tienen más gama de producto, pero estos son los que podemos encontrar con mayor facilidad en España en lo que a gomas de aventura se refiere.

Además del patrón de tacos, Mitas ofrece en cada modelo las variantes Dakar, que se distinguen por una franja amarilla que recorre la banda de rodadura (cuando son nuevas, claro). Las Dakar cuentan con una carcasa más rígida que hace que se deforme menos, aumentando la duración de la banda de rodadura y siendo menos propensa a pinchar ya que cuesta más perforarla, aunque a cambio funcionan algo peor en asfalto ya que la rueda tiene menos huella de contacto.

Contextualizado un poco todo esto, toca hablar de las Mitas E-09 Dakar, que han sido el objeto de esta prueba. La motocicleta en la que se han testado ha sido una Royal Enfield Himalayan, y principalmente se han empleado para bajar una vez a Marruecos, viaje que os narro aquí,  para una ruta por Portugal con numerosos tracks offroad, y por último, ya al final de su vida útil, para realizar una transpirenaica offroad desde Irún hasta Andorra. En total han sido unos 10.000 km al pie del cañón hasta que las ruedas han llegado a los testigos de desgaste.

El fabricante dice en su web que estos neumáticos están pensados para un uso 20 % asfalto y 80 % offroad. Yo de entrada discrepo con esta forma de categorizarlos. No creo que haya que hacer 8 de cada 10 kilómetros por campo para plantearse unas gomas como estas.

Está claro que si prácticamente no sales de lo marrón son una gran elección, pero también pueden tener mucho filón como neumáticos pensados para viajes de aventura con tramos de offroad complicados que requieran de una rueda de tacos para poder pasar sí o sí.

Lo que más me ha gustado de las Mitas E-09 ha sido precisamente eso, que las puedes meter 1.000 km por asfalto seco cargado como un burro, que funcionan muy dignamente y no se desgastan excesivamente por ello. Tras esta penitencia por autovía llegas a tu destino y ahí tienes tus tacos intactos para “echarte al monte”.

En mi caso, calculo que entre 7.000 y 7.500 kilómetros han sido por asfalto, mientras que los 2.000-2.500 restantes se han realizado por “la otra mitad del mapa”. Es la cruda realidad. Por mucho que queramos mancharnos de barro, en esta burbuja occidental en la que vivimos casi todo está asfaltado. En general son unos porcentajes que más o menos coinciden con los típicos de otros viajeros overlanders que busca “pistear” lo máximo posible. Es verdaderamente complicado conseguir más de un 10 o un 20 % de offroad en un viaje de aventura de varios miles de kilómetros.

En cuanto al desgaste de las ruedas, he de decir que en un uso por asfalto he notado un mayor consumo de neumático en el eje delantero. El taco iba “bajando” más rápido que atrás. Sin embargo, en los últimos compases de la prueba, y especialmente en la transpirenaica, a base de hacer mucho offroad y especialmente un offroad agresivo, con cruzadas de la moto en curva a base de gas y derrapadas “intencionadas” constantes aquí y allá, al final el desgaste de ambos ejes se igualó mucho y prácticamente han llegado a la vez a los testigos.

prueba Mitas E 09 Dakar 07

Toca ir por lo negro ¿dan la talla?

Respecto a su funcionamiento en asfalto, hago algunas consideraciones. Lo primero es que con lluvia ya no van tan bien. Hay que tener cuidado, forzar poco y aumentar bastante los márgenes de seguridad. La parte positiva es que avisan con tiempo de que te estás pasando de la raya y eso te permite modificar y modular tu conducción acorde al grip que ofrecen.

Mención especial para cuando los neumáticos son nuevos. En mi caso se juntó la tormenta perfecta: ruedas nuevas con la capa de parafina, lluvia torrencial y asfalto marroquí que parece que está pulido a espejo. Lo pasé realmente mal ese primer día y la moto era prácticamente inconducible. Por eso, si montáis este tipo de ruedas, os recomiendo hacerles el “rodaje” inicial con buenas condiciones meteorológicas, no os la juguéis.

En seco van fetén. Iban sobradas para los 25 CV de la Royal Enfield Himalayan, y podía tocar estribos con facilidad y confianza e incluso descolgarme de la moto en curvas cerradas. Ya al final de su vida útil y forzando un poco las plegadas, mientras abría gas sin contemplaciones, empezaban a deslizar ligeramente de atrás.

prueba Mitas E 09 Dakar 05

Detalle del taco delantero justo en el momento de su sustitución. Si la economía apretara, aún se podría haber estirado un poco más.

 

Pero como digo, hablo de cuando estaban prácticamente en los testigos, con temperaturas ambientes muy elevadas y una conducción sport agresiva para la que desde luego no se han diseñado. Aun así mantenían el tipo con mucha dignidad.

Obviamente no se comportan como una rueda lisa. A la hora de tumbar la moto, la sensación es que esta va cayendo hacia los lados de forma escalonada. Parece que no quiere tumbar y de repente cae varios grados de golpe y esta sensación se repite varias veces en cada plegada.

En ese aspecto no son tan continuas ni progresivas como una rueda lisa. La sensación inicial es que cuesta más meter la moto en curva, aunque basta con aplicar más contramanillar para que todo vaya por donde tiene que ir. La otra diferencia que he notado es que las ruedas silban, emiten un ruido de rodadura bastante notorio cuando circulas a alta velocidad.

prueba Mitas E 09 Dakar 02

Las Mitas E-09 Dakar han sido unas buenas compañeras de fatigas, incluso ante los obstáculos más complicados

Vale, pero aquí hemos venido a macharnos de polvo y barro. ¿Qué tal van por campo?

Dicho lo cual, pasamos a lo importante: ¿qué tal van por campo? pues aquí la cosa mejora bastante respecto al calzado de serie que traía la moto, unas Pirelli MT-60. La sensación desde el minuto 1 es que van más agarradas al suelo. En pistas duras cuesta más hacer derrapar el tren trasero  y traccionan sumamente bien, mientras que adelante podemos tomar las curvas más fuerte, ya que el subviraje tarda más tiempo en aparecer. Además, los tacos laterales sujetan mejor la rueda al suelo y evitan en mayor medida que esta “caiga” hacia abajo cuando pasamos por el borde de surcos y roderas profundas.

Sin embargo, la principal diferencia la vamos a notar en terrenos blandos, donde el taco saca todas sus bondades. En dunas y firmes arenosos palean arena con ganas. De hecho, en dunas la Royal solo tenía fuerza para moverlas en primera velocidad de lo bien que trabajaban. Está claro que aquí con unos cuantos caballitos más la cosa cambiaría para bien. Con ellas la conducción sobre arena es posible, incluso para personas poco experimentadas en offroad como un servidor. Gracias a las Mitas E-09 he podido hacer el paso de Ramlia, atestado de fesh fesh en Marruecos.

El único entorno donde estas ruedas me han decepcionado un poco ha sido en lodazales profundos y pegajosos. Vale que he afrontado estos terrenos cuando el neumático ya estaba al final de su vida útil y con poca altura de taco, pero lo que he observado es que los tacos tienen demasiada superficie y están demasiado juntos entre sí, por lo que en este tipo de situaciones los surcos se saturan rápidamente de barro, especialmente si este es muy viscoso, y entonces te quedas vendido y sin tracción. No se puede tener todo, y es en este apartado donde pierden respecto a las gomas de auténtico enduro.

A medida que pasan los kilómetros y el taco se va erosionando van perdiendo efectividad en offroad. En los últimos 3.000 kilómetros he notado que el rendimiento en pistas ya empezaba a ser claramente insuficiente para una conducción algo animada teniendo constantes pérdidas de agarre y “sustitos”. En este aspecto, si quieres las máximas prestaciones no hagas como yo y las estires hasta los testigos, sino que es mejor cambiarlas antes, cuando todavía las queda un 30 % de vida útil, por fijar una cifra de referencia. Lo bueno de estas ruedas es que no son especialmente caras, por lo que tampoco tiene sentido ser un “amarrategui” aquí.

Por último, quiero destacar que la Mitas E-09 Dakar, precisamente por su carcasa tan rígida de la que hablaba al comienzo de la entrada, es una rueda muy difícil de trabajar. En los 10.000 kilómetros de la prueba solo he pinchado una vez, ya al final de su vida útil, pero cuesta Dios y ayuda desmontar la cubierta para sacar la cámara y volverla a montar de nuevo.

Esto es un problema muy serio si nos ocurre durante un viaje de aventura en medio de la nada. Aquí si vais con tubeless nada que objetar. Al único al que no le van a hacer ni pizca de gracia las Mitas es al mecánico que os las monte, pero si pincháis, basta con poner una mechita y seguir andando.

Mitas E-09 Dakar ¿Para qué viaje o aventura las recomendaría?

Ya para concluir, he de reconocer que me han gustado estas ruedas. Me gusta el compromiso que ofrecen entre durabilidad, agarre en asfalto y funcionamiento offroad. Además se venden por un precio muy democrático, que ronda los 50-70 euros en la mayoría de medidas “comunes”.

Las recomendaría si usas la moto mucho por campo y tierra, evidentemente. El usuario tipo que se me ocurre es alguien que tenga la moto en el pueblo y la dé caña por los caminos de la zona, pero que también quiera algo que le aguante si tiene que hacer algunos viajes por carretera.

prueba Mitas E 09 Dakar 01

Para viajes overlander y de aventura, que quizá es el mayor reclamo para este tipo de ruedas taqueadas, depende mucho del tipo de ruta que os estéis planteando. Sinceramente, creo que no es la elección más adecuada, al menos para mí. Me explico: cuando realizas un viaje de miles de kilómetros normalmente vas cargado con bastante peso, al llevar contigo todo el macuto necesario para ese viaje.

Precisamente el ir tan cargado hace que no te vayas a meter por zonas especialmente feas como dunas, barrizales, etc. Este tipo de offroad duro y técnico es donde se le saca provecho a una rueda tan agresiva como esta, pero precisamente hace falta ir descargado para afrontar con éxito estos tramos.

Es por ello que para viajes cortos, muy técnicos y con poca carga, como una traspirenaica, o bajar a Marruecos a pistear todo lo posible, sí me parece una rueda muy válida. Sin embargo, si hablamos de un viaje de semanas o meses, de atravesar un continente e irte a Mongolia -como quien dice-, entonces me iría a por otra rueda más polivalente y con mayor duración, como por ejemplo la Mitas E-07, sin salirnos del catálogo del fabricante.

Al final, cada rueda es para lo que es, y como ya os he comentado, si os queréis meter por sitios muy muy feos con la moto, muchas veces hay que “forzarlo” e ir deliberadamente a la boca del lobo; mientras que cuando viajas sin más, lo fácil es acabar yendo por una carretera, o si estás en el tercer mundo, una pista de tierra sin asfaltar pero dura y ciclable.

Este reportaje ha sido realizado gracias a las aportaciones de los miembros de nuestra comunidad a través de Patreon. Así podemos seguir realizando periodismo de motor de calidad sin depender de los ingresos publicitarios. Puedes ayudarnos a partir de 1 euro al mes.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!