Moto del día: Yamaha SR 250

Moto del día: Yamaha SR 250

Si peinas canas, seguro que te acuerdas de ella


Tiempo de lectura: 5 min.

La Yamaha SR 250 es uno de esos modelos a los que toda una generación de moteros le guardan especial cariño. La SR 250 se presentó en 1982 con un diseño basado en el de la Yahama SR 500 y en algunos mercados ha estado a la venta hasta 2014. En nuestro país su vida comercial no fue tan longeva, ya que en 2002 la norma anticontaminación Euro 2 dijo que ya era hora de renovar el modelo. En 2007 se presentó su sustituta natural: la Yamaha YBR 250.

Las Yamaha SR 250 que se vendían en nuestro país estaban fabricadas en España, en las instalaciones que los de Iwata tenían en Hospitalet de Llobregat. Decía que toda una generación de moteros le tienen especial cariño a este modelo, ya que fue una súper ventas. La mayoría de nosotros seguro que hemos conducido una en algún momento de nuestra vida y para unos cuantos fue su primera moto “grande”.

De hecho, todavía es fácil verlas por la calle e incluso algunas autoescuelas las mantienen para sacarse el carné A2. Durante su comercialización se tuvo que batir el cobre con coetáneas como la Suzuki GN 250 o la Honda CB 250 Two Fifty. Puede que no fuese la mejor de las tres, pero su relación calidad-precio la catapultó a lo más alto en las cifras de ventas.

La Yamaha SR 250 es una naked con una estética muy retro. En los 80, cuando se diseñó, en vez de apostar por formas poligonales y rectas como empezaba a ser la norma, los japoneses se decidieron a seguir una estética neoclásica, típica de años anteriores. El modelo tiene una ingeniería sencilla y práctica sin caer en complejidades innecesarias. El motor es un monocilíndrico refrigerado por aire de dos válvulas en cabeza, que da 20 CV de potencia a 7.900 RPM. La caja de cambios es de cinco velocidades.

Las prestaciones son suficientes para mover dignamente el conjunto, de unos 135 kg de peso. La velocidad máxima de la Yamaha SR 250 es de 125 km/h y puede mantener cruceros cómodos a unos 100 km/h. El consumo no es muy elevado, pero obviamente no está a la altura de otros modelos equivalentes más modernos. Se pueden conseguir medias de 4 l/100 km. No son unas cifras que vayan a impresionar a nadie. Es una moto más enfocada en la practicidad del día a día. Si no tienes prisas, también te lo pasarás muy bien a ritmo de paseo con ella.

Yamaha SR 250 Yamaha SR 250 Special (1991) – Fotografía: Fleandrez (Wikimedia Commons) CC BY SA

La parte ciclo está compuesta por un chasis tubular de media cuna en el que el motor completa la estructura, aguantando parte de las fuerzas de torsión que tiene que soportar el bastidor. Las llantas son de radios de 19 y 16 pulgadas para el eje anterior y posterior, respectivamente. En cuanto al sistema de frenado, las primeras series montaban frenos de tambor en ambos ejes, con una eficacia que cuesta mucho de asimilar para los estándares a los que estamos acostumbrados hoy en día. Las unidades fabricadas en los años 90 ya venían equipadas con disco de freno monopistón en la rueda frontal, mitigando en parte este problema.

En nuestro país se vendieron dos variantes. Por un lado estaba la Yamaha SR 250 classic, más urbanita y práctica. La Classic destacaba por una pintura bitono más alegre, un manillar plano con una postura algo más echada hacia adelante y unos neumáticos más finos. Por otro lado se vendía la Yamaha SR 250 Special, que intentaba buscar un aire más custom para el modelo cambiando algunos de sus componentes. La SR 250 Special tenía, entre otras cosas, el guardabarros delantero cromado, un asiento más acho, un manillar más alto y curvado -típico de las custom– y otra gama de colores, principalmente negro o granate.

En cuanto a su conducción, es una moto que va muy bien en ciudad. El monocilíndrico no protesta si se deja caer mucho de vueltas y además es un motor bastante lleno en bajos y medios. No merece la pena revolucionarlo mucho. En carretera es una moto agradable si no tienes prisas y su sonido es muy bonito.  La Yamaha SR 250 también ha servido como base para multitud de personalizaciones. Es habitual ver estas motos transformadas por sus dueños para conseguir una estética café racer. Su extrema sencillez permite un montón de posibilidades en este aspecto.

Estamos hablando de una moto de hace más de 30 años. Si te apetece comprar una de segunda mano tienes que asegurarte de que todo esté en buen estado. Es normal que aparezcan fallos después de tanto tiempo. El sistema eléctrico es uno de los puntos débiles de la moto. Por otro lado, es normal encontrar unidades con berretes de aceite ya que el motor resuda cuando empieza a acumular kilómetros en el marcador. Su mayor virtud es su precio: de segunda mano están “regaladas”. Se pueden encontrar unidades en buen estado por poco más de 500 euros. Si te decides a comprar una, estate atento al tema del freno: es mejor no jugársela con esto y elegir una unidad que tenga disco en vez de tambor.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Yamaha SR 250 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

10
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
eduard
Invitado
eduard

Tengo una del 2000, la comprè con 6000km hace 7 años. Vivo en un pueblecito de 300 habitantes. Tengo siempre dos motos, una grande y esta, voy cambiando la grande, pero la SR ni hablar. Ni la cambiarè ahora ni nunca.. tiene ya 50.000, todos por carreteras secundàrias y terciàrias. Ni una averia digna de llamarse asì, solo dos recambios del grifo de gasolina. Punto. Soy de BCN, trabajè de mensaka en mi juventud con una… SR.. acababas de currar y servia para tu transporte, y el finde, por ahì con la novia. Moto para aprender a ir en moto.… Leer más »

John
Invitado
John

Hola.
Es uns lastima que las motos clasicas no puedan circular por Bcn a partir de Enero 2020.

Javier Costas
Editor

Podrán, pero solo con poco tráfico (no entre las 07 y las 20) entre semana o los fines de semana. En Madrid, dentro de pocos años, ni eso.

luis
Invitado
luis

Porque dejo de fabricarse?

Si coges una Sr no cumplira con emissiones? Y tendras una moto paradapara el desguace ?

John
Invitado
John

Yo tengo una Sr 250 special con 27 años y cumple con las emissiones

Javier Costas
Editor

En todo caso, cumplirá con las emisiones que podía soltar hace 27 años, ¿Euro 1?

Israel Perea
Invitado
Israel Perea

Tengo una yamaha sr250 de 1984,quiero hacerla cafe racer pero mi duda es. . Si por el año es clasica vale mas la pena dejarla original??

Javier Costas Franco
Invitado

Si quieres hacerla histórica, desde luego que debe preservarse como era, salvo modificaciones típicas de la época. Si no, pues has de valorar si te compensa más depreciar una clásica o invertir una suma modesta en una moto de origen asiático que viene ya así de serie con 125 o 250 cc.

Gonzalo Lara Camarón
Invitado
Gonzalo Lara Camarón

Todo depende de lo que quieras hacer. Si quieres tener las ventajas de “clásica”, es decir, no pagar el IVTM y poder ponerla un seguro de cláscia (más barato); entonces puedes hacerla todas las moficiaciones y personalizaciones que quieras, siempre con cuidado de que no te suspendan en la ITV. Si por el contrario quieres matricularla como histórica, para poder pasar la ITV cada tres años, entonces sí, como te dice Javier tienes que dejarla de estrica serie.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.