Moto del día: Suzuki Nuda

Moto del día: Suzuki Nuda

El futuro según Suzuki hace 31 años


Tiempo de lectura: 1 min.

Allá por 1987, en el salón de Tokio, Suzuki presentó un prototipo de moto que según la marca, sería el futuro del motociclismo en pocos años: la Suzuki Nuda. Un concepto que no llegó a producción, pero que empleaba algunas técnicas muy novedosas, aparte de presentar un diseño realmente depurado, limpio y bonito. Lo mejor de este concepto: era una moto de tracción total.

Si os fijáis, la rueda frontal no tiene la horquilla telescópica típica de las motos modernas. En su lugar, en su parte izquierda, equipa un brazo basculante donde esconde la transmisión por cardan y la dirección electro-hidráulica. También montaba radiadores superficiales de flujo paralelo, carrocería y llantas en fibra de carbono, llave magnética de arranque o panel de instrumentos con LED. Y todo esto hace ya 31 años.

Para el motor eligieron el de la GSX-R 750, un cuatro cilindros DOHC con 749 cm3 que ofrecía 115 CV a 11.000 revoluciones, unido a una transmisión de acoplamiento viscoso, totalmente automática, todo gobernado por el sistema STECS (Suzuki Total Engine Control System). La moto parece que era totalmente funcional, pero Suzuki deshechó el concepto y no lo llevó al mercado. Si queréis verla en detalle, os dejo un vídeo (eso sí, en japonés) donde explican al ritmo de Samantha Fox y su éxito ochentero “Nothing’s gonna stop me now” los detalles de esta preciosa moto. Lástima que el futuro no haya sido así.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.