Moto del día: Triumph TR6 Trophy

Moto del día: Triumph TR6 Trophy

La heroína de la gran evasión


Tiempo de lectura: 2 min.

La moto de hoy es otra estrella del cine, aunque probablemente su nombre no os diga mucho: Triumph TR6 Trophy. Pero, ¿y si os digo que protagoniza uno de los saltos más famosos del cine en “La gran evasión” de 1963, con Steve McQueen al manillar (bueno, su doble)? Estoy seguro que ya la reconoceréis. No es que fuese una moto que destacase por algo en concreto, pero con su vestimenta militar ha conseguido mitificar este modelo.

La moto, fabricada de 1956 a 1973, tenia un motor bicilíndrico de 649 cm3 que ofrecía hasta 46 CV de potencia a 5.600 rpm, unido a su cambio de marchas de cuatro velocidades, consiguiendo una máxima de aproximadamente 177 km/h. Con un peso de 166 kg era una moto bastante ligera y tuvo bastante éxito comercial a lo largo de su vida, con los diferentes modelos (TR6C, SC, SR, SS, Trophy): en total se vendieron 71.355 unidades. No solo tuvo éxito comercial, sino también deportivo, ganando multitud de competiciones desde 1956 hasta 1970. De hecho, en 1964 los hermanos Ekins junto al propio Steve McQueen, compitieron en los “6 dias internacionales” que se celebraban en Alemania del Este. Bud Ekins y Steve McQueen sufrieron sendos accidentes en el tercer día de competición y tuvieron que retirarse. Dave Ekins quedó quinto en la categoría de 500 cm3.

Volviendo a la película, la moto se pintó como si fuese una BMW del ejército alemán. Pasó algo parecido con la Honda XL500S, también asumió el papel de ese modelo en una película de Indiana Jones siendo mucho más moderna. El artista encargado de la transformación fue Von Dutch (Kenny Howard), quien trabajaba en el taller Ekins, encargado de las modificaciones de la moto para la película. El famoso salto que podéis ver en el vídeo que os hemos dejado enlazado lo realizó el doble de McQueen, Bud Ekins, propietario del taller que llevaba su apellido.

La propia marca allá por 2012 vendió una serie limitada, la Triumph Bonneville T100 Steve McQueen Special Edition, como homenaje al actor y a la película “La gran evasión”; y un taller italiano, propiedad de Dino Romano, también lanzó una Triumph Boneville modificada, imitando fielmente la que vimos en la película. Sin duda, una moto de cine.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.