Moto del día: Triumph Infor Rocket Streamliner

Moto del día: Triumph Infor Rocket Streamliner

La Triumph más rápida de la historia


Tiempo de lectura: 2 min.

La moto de hoy no la podemos encontrar en las tiendas, y tampoco la veremos en la calle. Se trata de la Triumph Infor Rocket Streamliner, una moto creada por y para batir el récord de velocidad en el famoso lago salado de Boneville. Aunque las cosas no salieron como se preveía, Triumph logró alcanzar una gran velocidad máxima.

No lo parece, pues el carenado alargado con forma de cohete oculta que en realidad se trata de una moto de dos ruedas. No solo eso, su motor está compuesto por dos motores de la Triumph Rocket III. Se trata de dos motores de tres cilindros en línea, unidos a la transmisión y que cubican en total 2.970 cm3, a los que se ha añadido un turbocompresor Garret, llegando a la cifra mágica de los 1.000 CV a 9.000 rpm. Esta preparación la realizó Carpenter Racing.

El carenado está hecho de una pieza, fabricado en fibra de carbono y kevlar, para otorgarle rigidez a la vez que ligereza, cuidando al extremo la aerodinámica, tan importante a altas velocidades. La moto fue diseñada por Matt Markstaller, y los “locos” que la montarían para intentar batir el récord de velocidad fueron Jason DiSalvo y Guy Martin.

La moto debería alcanzar en teoría más de 400 millas por hora (640 km/h), pero en sus dos primeros intentos se quedó muy lejos de esta cifra, según dicen, debido a las malas condiciones de la sal del lago Boneville. Posteriormente se volvió a realizar otro intento, alcanzando esta vez los 274,2 mph (441 km/h) y quedando ahí su récord, como la Triumph más rápida de la historia, no consiguiendo superar el récord que se ostentaba de 605.697 km/h.

Desde 1955 a 1970, Triumph siempre ha tenido el récord de velocidad de Boneville, siendo este modelo un pequeño “borrón” en sus historia, a pesar de la gran velocidad que alcanzaba. No dudamos en que Triumph lo volverá a intentar de nuevo para seguir haciendo historia.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea