Comprar una moto en Amazon es sencillo, luego llega lo complicado

Comprar una moto en Amazon es sencillo, luego llega lo complicado

Conocimientos de mecánica, matriculación, garantía o recambios son algunos de los problemas que te puedes encontrar


Tiempo de lectura: 3 min.

Comprar una bicicleta o un patinete eléctrico por internet es algo relativamente sencillo. Cualquier portal de venta hoy en día nos brinda esa opción. Pero, ¿y si queremos comprar una motocicleta por internet? Pues la gente del canal Bikes and Beards lo han hecho por nosotros y encargaron una moto a través de Amazon. Y grabaron en vídeo el resultado.

Aunque hoy en día algunos fabricantes ya dan la opción de comprar tu moto por internet (ya son comunes las reservas online así como las primeras fases de la venta tales como pagar la señal o entregar la documentación), lo cierto es que al final siempre debemos pasar por el concesionario porque hay pasos ineludibles. Y en la mayoría de ocasiones estos van relacionados con temas burocráticos o de legalización del vehículo en Tráfico para matricularlo.

Pero volviendo al caso que nos ocupa, lo curioso aquí viene por el hecho de que puedas recibir la moto en casa como si se tratase de otro pequeño vehículo para movilidad personal. Y realmente es así porque compraron una Hawk de 250 cc que les llegó perfectamente embalada dentro de una caja.

Moto comprada Amazon 02

Se trata de una moto china y como tal, no hay hueco para grandes calidades, lujos o prestaciones. Por 1.200 euros tienes una moto de 14 CV. No esperes mucho más allá de ciertos lujos como el arranque eléctrico o un cuadro de mandos con todo lo necesario.

Eso sí, como la moto viene paletizada para ocupar el mínimo espacio posible, te tocará ser algo manitas y montar la motocicleta. Lo peor es que Amazon no te envía con ella ni libro de instrucciones ni fotografías u otra guía que sirva como referencia. Si sabes algo de mecánica, sin problemas pero si no, te tocará pedir ayuda a algún amigo o llevarla a un taller a que la dejen lista para usar. Eso incluye revisar elementos del motor (aceite), frenos (líquido) y otros detalles imprescindibles.

Si ya has conseguido montarla, enhorabuena, pero esto es solo el principio. Aunque la moto teóricamente cuenta con homologación, esto no quiere decir que se pueda utilizar en la vía pública. En España es necesario matricularla y nos atrevemos a decir que no tiene la pinta de ser algo sencillo. Solamente con que no tenga la necesaria homologación europea ya será imposible.

Luego está otro tema: garantías. Cierto que mucha gente dice “lo compro en Amazon y si no me sirve, lo devuelvo”. Pero esto son palabras mayores porque cuando empiece a dar problemas más allá de la fecha máxima de devolución, el asunto cambia. ¿Y si el error se debe a un fallo de montaje por el usuario? Más de lo mismo.

Y como se trata de una moto con motor de combustión, necesitará recambios. En una moto eléctrica todo sería más sencillo: neumáticos, frenos y poco más. Pero aquí además hay filtros, juntas, fluidos varios que se estropean simplemente con el tiempo. Hoy seguro que encuentras recambios pero, ¿y dentro de cinco años? ¿Merece la pena gastarse más de 1.000 euros en una moto china por Amazon o comprar una de marca “conocida” de segunda mano?

Nosotros creemos que los experimentos, como mucho, con gaseosa.

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.