No habrá categoría de motos en el Pikes Peak 2020

No habrá categoría de motos en el Pikes Peak 2020

El accidente mortal de Carlin Dunne ha sido el detonante


Tiempo de lectura: 3 min.

Tras el accidente de la edición de este año de la Subida a Pikes Peak, la organización del PPIHC (que así es como se denomina oficialmente, Pikes Peak International Hill Climb) ha decidido suspender la categoría de motos de cara a la edición de 2020. La muerte de Carlin Dunne con la Ducati Streetfighter V4 prototipo ha hecho que se tomase esta decisión antes de empezar a valorar las medidas necesarias para que puedan volver a participar.

Tal y como apuntaba la organización en su comunicado, las motos no siempre han formado parte de la competición. Por lo tanto, simplemente se trata de una pausa (no necesariamente definitiva) antes de buscar un enfoque que permita a los pilotos disputar la carrera en unas condiciones mínimas de seguridad que eviten, en la medida de lo posible, accidentes fatales.

“Las motocicletas han sido parte de PPIHC durante los últimos 29 años y su historia con la montaña americana se remonta hasta la primera edición en 1916. Dicho esto, el programa de motos no ha sido nunca un evento anual. Han corrido 41 de las 97 ediciones del Pikes Peak. Ahora es el momento de analizar detenidamente todos los aspectos de la carrera, incluyendo el programa de motocicletas, y determinar si hay que cambiar algo.”

De hecho, la organización del Pikes Peak apunta que el año que viene la Junta Directiva de la carrera recopilará datos y analizará el impacto generado en el público la ausencia de la categoría de dos ruedas.

Carlin Dunne Pikes Peak 02

Pikes Peak y las motos: una relación difícil

El Pikes Peak y las categoría de motocicletas ha tenido siempre una relación difícil. Sirva como muestra el hecho de que no han llegado a disputar de forma conjunta ni la mitad de todas las carreras. En la primera edición, celebrada en 1916, sí estuvieron presentes. Por aquel entonces, y con la carretera todavía en construcción, Floyd Clymer se adjudicó la victoria en dos de los cuatro eventos programados (fue segundo en sidecar y segundo en la Colorado State Championship Race) sobre una Excelsior que él mismo había construido en casa. Para ser la primera edición, las marcas apostaron fuerte, con equipos oficiales de Harley-Davidson, Indian y Thor.

De 1917 a 1919 no se celebró la carrera debido a la Primera Guerra Mundial. Cuando volvió a disputarse en 1920, y hasta 1954, tampoco hubo categoría de motocicletas. En 1955 volvieron a correr, pero solo un año y de nuevo hasta 1970 tampoco hubo categoría de dos ruedas. En 1971 volvieron con tres categorías: 125, 250 y Open, hasta 1976. De nuevo quedaron excluidas hasta 1980. Dos años después, un accidente en el que BIll Gross fallecía tras ser golpeado por otro piloto pasada la línea de meta hizo que se prohibiera la categoría de motos hasta 1990.

Carlin Dunne Pikes Peak

Ese año se cambió el formato de carrera y con ello, aumentó la seguridad. Las motos ya no salían todas a la vez, sino a intervalos de cinco pilotos y con cronometraje individual, aumentando la seguridad de la misma, pues no se alcanzaban durante la subida y en caso de un accidente siempre se podía avisar a las motos que llegaban con banderas. A partir de aquí, las motos siempre han estado presentes hasta este año. Y eso a pesar de que en 2014, Bobby Goodin también fallecía tras sufrir un accidente ya habiendo cruzado la meta. En este interesante documento de la organización del Pikes Peak podéis ver la evolución de la carrera a lo largo de estas casi 100 ediciones.

Esperamos que puedan encontrar una manera segura para los pilotos y así poder seguir disfrutando de la “carrera hacia las nubes”. Como la propia madre de Carlin Dunne declaraba, ni ella ni su hijo hubiesen querido que las motos acabasen por un accidente, trágico, pero al fin y al cabo inherente a la propia carrera.

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.