Menu

Moto del día: Harley-Davidson Servi-Car

Un vehículo al servicio de los demás

Moto del día: Harley-Davidson Servi-Car

Corría el año 1931 cuando Harley-Davidson presentó su tercer intento de vehículo comercial, el Servi-Car, después de haberlo intentado con el Motorcycle Truck (1913) y el Package Truck (1915). Se eligió una configuración de triciclo de doble rueda trasera con un ancho de vías de 42 pulgadas (1.067 mm), el típico de un coche de la época. Contaba con un diferencial entre palieres.

Este simpático vehículo apareció en plena Gran Depresión y en los primeros años no se vendieron muchas unidades, pero acabó teniendo éxito y se produjo la friolera de 41 años, hasta que las últimas unidades abandonaron la fábrica en 1973. En ese momento el Servi-Car era el modelo de Harley-Davidson que más tiempo a la venta había acumulado.

En su día fue la respuesta a la competencia, el triciclo Dispatch-Tow de Indian

Su «maletero» trasero era ideal para el transporte de todo lo necesario por comerciantes, carteros, policías, técnicos… Además, en una época en la que no existían los móviles con redes sociales se agradecía mucho eso de poder promocionar el propio negocio en sus paneles laterales.

Harley Davidson Servi Car 5

Un empleado libera el triciclo de su remolque del paragolpes de un Cadillac en 1952 – Fotografía: State Historical Society de Missouri

Los primeros modelos empleaban el motor V2 de válvulas laterales de la serie Harley-Davidson R y 45 pulgadas cúbicas (737 cc), tenían un único freno de tambor y dos tamaños de caja. El eje posterior iba colocado sobre el bastidor, sin suspensión, pero la caja sí iba amortiguada. Se desenvolvía muy bien en carreteras sin pavimentar.

Además, tenía un interesantísimo extra, la barra de remolcado. Para aquellos talleres que tenían que recoger el vehículo de un cliente, trabajar con él y devolverlo, necesitaban dos conductores. Ídem para entregas de vehículos nuevos. Todo ahorro de costes en plena Depresión fue bienvenido, además, era un servicio apreciado por mujeres de clase media/alta.

Con el Harley-Davidson Servi-Car no hacían falta dos personas. Un simple operario podía llegar hasta el vehículo del cliente, acoplar la moto al paragolpes trasero y volver conduciendo el coche. A la vuelta se hacía el procedimiento inverso. Con esa intención se diseñó, de ahí el nombre, de Service Car.

A diferencia de una moto, para remolcarla no hace falta plataforma

 

Otra de las evidentes ventajas de un triciclo es que no requiere habilidades especiales para conducirlo. La dirección, aunque es de manillar, es como la de un coche, ya que un triciclo no se inclina. El cambio de marchas de tres velocidades y marcha atrás (desde 1933) se efectuaba con la mano derecha, y el embrague se accionaba con el pie izquierdo. El ingenio pesaba 285 kg.

Hubo versiones con acelerador en la mano izquierda para que los agentes de tráfico pudiesen marcar con tiza los vehículos que podía llevarse la grúa con la mano derecha. Sin dicho sistema, había dos soluciones, o los agentes eran más lentos con su labor o se precisaba un acompañante solo para eso.

El modelo de 1937 recibió, además del triple freno de tambor (uno por rueda) y velocímetro tarado hasta 100 mph (160 km/h), la actualización más importante, el cambio del motor al OHV «Flathead» de 742 cc la serie W, que ya contaba con recirculación de aceite y no iba tirándolo a la calle. Ese motor fue muy exitoso en la versión bélica, Harley-Davidson WLA, amén de numerosos modelos de la marca durante décadas.

Harley Davidson Servi Car 4

Agentes de policía de Chicago posan con sus 1951 Servi-Car

La relación de compresión aumentó de 4,5:1 a 4,75:1 en 1941. Así se mantuvo el resto de su vida comercial, primaba la fiabilidad y la simplicidad mecánica. Las únicas diferencias entre motores desde entonces fueron los carburadores, distribuidores y generadores de electricidad a bordo (dinamo o alternador).

En otros aspectos el Servi-Car sí recibió varias actualizaciones

En 1942 se pasó de dos modelos de caja trasera a uno solo realizado en acero, y desde 1966 al final de su producción se hizo en fibra de vidrio. El freno trasero hidráulico apareció en 1951. La suspensión delantera de horquilla semirrígida se mantuvo hasta 1957, a partir de entonces adoptó las horquillas de la Hydra Glide.

Hasta 1964 no recibió el motor de arranque, y fue un año antes de la Electra Glide. Fue el primer vehículo de H-D civil con ese adelanto. Prácticamente al final de su vida comercial adoptó los frenos de disco en todas las ruedas. Se tomaron en serio lo de utilizar tecnología fiable y probada.

Harley Davidson Servi Car 6

Elliot Ness (derecha) inspecciona los 1959 Harley-Davidson Servi-car de la policía de Cleveland – Fotografía: Cleveland Police Museum

Durante mucho tiempo los Servi-Car solo llegaron a manos de particulares con mucha paliza encima y muy depreciados. Con el tiempo se han ido valorando, sobre todo si el chasis es original y se conservan las llantas traseras. Así se pueden llegar a cotizaciones de 20.000 o más dólares, mientras que un chasis pelado no bajará de los 1.000 dólares.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.