Moto del día: Kawasaki KR-1S

Moto del día: Kawasaki KR-1S

La moto de cuarto de litro más rápida del mundo


Tiempo de lectura: 2 min.

Hubo un tiempo en los años 90 en que los fabricantes japoneses sacaban motos de calle, emulando a las motos de carreras, sobre todo en motores de dos tiempos de 250 cm3. Esto era una herramienta de marketing muy poderosa, pues nos hacía creer que éramos como los pilotos que veíamos por la tele. En plena lucha entre Yamaha con su TZR, Honda con su NSR y Suzuki con su RGV, llegó la Kawasaki KR-1S a luchar por el trono.

Era una moto que aparentaba ser más “gorda” de lo que era realmente y estuvo en el mercado desde 1988 hasta 1992. Se vendió en Japón, Reino Unido, Europa, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica, no pudiendo venderse en Estados Unidos por no pasar con el restrictivo test de emisiones. Aún así consiguió comercializar unas 10.000 unidades en todo el mundo, unas cifras modestas en comparación con el resto de fabricantes japoneses del segmento.

El motor era un dos cilindros en línea de dos tiempos y 249 cm3, refrigerado por líquido y que disponía del sistema KIPS (Kawasaki Integrated Powervalve System), que consisitía en una válvula electrónica para regular el escape, a modo de sistema de distribución variable, para aumentar el rango de utilización del motor. Rendía 59 CV a 10.500 rpm y disponía de 40 Nm de par a 10.500 rpm.

Con sus 131 kg de peso, lograba alcanzar los 217 km/h homologados por la marca. En un test que se realizó en 1990 en el circuito de Bonneville, logró superarlo, alcanzando los 223 km/h y coronándose como la moto de 250 cm3 de producción más rápida del planeta.

Con una corta batalla de 1.365 mm y una dirección algo imprecisa, el manejo no era su punto fuerte. No se la recordará tampoco por su fiabilidad, pues sus fallos eran habituales, aunque eso no le impidió ser muy popular por lo fácil que era modificarla y prepararla para competir en circuito.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea