Menu

Moto del día: Neiman Marcus Limited Edition Fighter

Una moto con mucho estilo

Moto del día: Neiman Marcus Limited Edition Fighter

Como buenos entendidos en motos, estamos seguros que cuando habéis visto esta foto ya sabéis que se trata de una creación de Confederate. Casi. Se trata de la creación de los grandes almacenes de Estados Unidos Neiman-Marcus como regalo especial en su catálogo de navidad de 2008, mezclando el estilo de la moda con las motos, y dando a luz esta creación: Neiman Marcus Limited Edition Fighter.

Los grandes almacenes Neiman-Marcus son una tienda departamental, al estilo de El Corte Inglés en España, Liverpool en México, Bloomingdales en EEUU o Simons en Canadá. Los fundadores Carrie Marcus Neiman y Herbert Marcus abrieron la primera tienda en Estados Unidos en 1907, y desde entonces, tuvieron gran éxito. En el año 2008, para promocionar sus grandes almacenes, llegaron a un acuerdo con Confederate Motorcycles para realizar una edición especial de su modelo Fighter, y su resultado lo tenéis en la foto.

Posee un motor V-Twin a 45º de 1.996 cm3 refrigerado por aire que rinde 120 CV y 183 Nm de par. En cuanto al chasis empleaba lo último en materiales: titanio, aluminio y fibra de carbono, creando un estilo futurista que algunos podrían calificar como punk, pero que resulta especialmente atractivo. Según el fabricante, esta máquina era capaz de alcanzar los 305 km/h.

La producción se limitó a 45 unidades, teniendo un precio de salida de 110.000 dólares. Hay un rumor que dice que los modelos se subastaron, y el último llegó a alcanzar los 11 millones de dólares, mas no hemos encontrado ninguna fuente fiable que lo confirme. De hecho, hemos encontrado en una subasta de Bonhams un modelo similar, la Confederate 120CI B120 Wraith de 2007, que se subastó por 103.500 dólares en 2016, lo que da más credibilidad a su precio inicial. Sea como sea, el precio de esta moto es de los más caros del mercado, que junto a su diseño, la convierten en una de las motos más especiales de la Historia.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.