Menu

Moto del día: NSU Kettenkrad

La moto que quería ser un tanque

Moto del día: NSU Kettenkrad

Catalogar y encasillar una moto muchas veces es complicado. Hoy es una de esas ocasiones. La NSU Kettenkrad es una moto que nació para el campo de batalla, mezclando los conceptos de motocicleta y tanque en miniatura, añadiéndole la tracción mediante oruga, para que pudiera ser una auténtica todoterreno.

Fue diseñado a petición del ejército alemán en 1939 por Heinrich Ernst Kniepkamp, aunque su producción se encargo a la compañía NSU Motorenwerke AG, que posteriormente se concentraría dentro de Auto Unión. Su producción fue mayoritariamente entre los años 1941 y 1944, aunque al finalizar la SGM continuó fabricándose en menor cantidad para uso agrícola. En total se produjeron 8.895 unidades.

Es curioso que este modelo acabara produciéndose, pues habría tenido más sentido fabricar un vehículo de transporte militar ligero basándose en algún coche de la época, añadiéndole las orugas

La finalidad era mover tropas o mercancías de manera rápida en terrenos difíciles, como durante el invierno en el frente con la Unión Soviética, o en el desierto del norte de África. Para ello se le dotó de dos cadenas tipo oruga, manteniendo el manillar y rueda delantera de una moto, para la dirección. En total podía transportar a tres personas, incluyendo el conductor, más algo de mercancía, en un pequeño remolque diseñado para esa función.

Su motor procedía del Opel Olympia, un cuatro cilindros refrigerado por agua y 1.478 cm3 que producía 36 CV. Con sus 1.235 kg en seco y 1.560 kg con tripulación, no era mucha potencia para ser rápido, pero sí permitía adentrarse por cualquier terreno sin problemas, ya fuera barro, nieve o arena.

Medía 3 metros de largo, 1 metro de ancho y 1,20 metros de alto, consiguiendo alcanzar una velocidad máxima de 70 km/h. Su autonomía tampoco era de las mejores, pudiendo recorrer 250 km entre repostajes. En cuanto a las suspensiones, las traseras son las típicas de los vehículos oruga, y en la delantera montaba un paralelogramo deformable, del estilo de las motos que fabrica Confederate. En definitiva, un vehículo mixto que no poseía grandes virtudes y sí muchos defectos.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose perez
Invitado
Jose perez

¿A qué defectos te refieres? La finalidad del vehículo era poder penetrar recovecos estrechos donde ni la Willys ni una Safari pudieran llegar. Veo mas virtudes que defectos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.