Moto del día: Peugeot GT 10

Moto del día: Peugeot GT 10

Como rezaba la prublicidad: "una maravilla nunca vista antes"


Tiempo de lectura: 3 min.

Si eres el fabricante de motocicletas más antiguo del mundo, está claro que habrás dejado tu impronta en la historia no una, sino en múltiples ocasiones. Y en todo este tiempo, si algo sabe Peugeot es de la fabricación de ciclomotores. Y hoy os traemos uno muy curioso, pues fue concebido casi como una minimoto pero con la posibilidad de un uso mucho más polivalente. Divertido y ligero, el Peugeot GT 10 no se limitó a circular por las grandes urbes, e intentó que al igual que su tamaño, el mundo se le quedara pequeño.

Fue en 1973 cuando se lanzó el primer Peugeot GT 10. Se fabricaba en la factoría de Mandeure (Doubs), al este de Francia y muy cerquita de la frontera con Suiza. Su diseño es muy particular, pues el chasis fabricado en tubo de acero cuenta con el motor colgado de la parte inferior (minimizando las vibraciones), y el depósito de combustible arriba, dejando un hueco vacío en la parte central. La carrocería, de llamativos colores, estaba fabricada en plástico ABS.

El propulsor del GT 10 era compartido con el de la exitosa familia de ciclomotores Peugeot 103, suficientemente potente para su bajo peso y con una fiabilidad fuera de toda duda. Y también permitía las mismas preparaciones mecánicas que su hermano. Había también sinergias en otros componentes, pero el resto del modelo había sido concebido expresamente para este ciclomotor.

Peugeot GT 10 Formula 3

El motor por lo tanto era un monocilíndrico de dos tiempos y 49,9 cc capaz de entregar alrededor de un par de caballos. Como tenía licencia de ciclomotor, su velocidad máxima estaba limitada a los 45 km/h, aunque las pruebas de la época hablan que una vez eliminados los topes, se movía con soltura. Eso sí, sus ruedas de pequeño tamaño (10 pulgadas) no ayudaban a que fuese estable cuando nos íbamos animando. Hay que tener en cuenta que no llegaba ni a pesar 50 kg con todos los llenos.

En su pequeño depósito se podían almacenar hasta 3,8 litros, que puede no parecer mucho pero como solo gastaba 1,8 l/100, era fácil superar los 200 km entre repostajes. Más de lo que uno podría pensar en un principio, pero que a la hora de la verdad y gracias tanto a su estudiada ergonomía como el mullido de su asiento, se podían hacer perfectamente.

Como reza la publicidad de la época, era un ciclomotor pequeño, pero pensado para hacer cosas grandes. Es decir, alejarse de la urbe y aventurarse algo más lejos. Lógicamente todo depende de lo loco que esté cada uno. Una horquilla telescópica, un doble amortiguador trasero también telescópico y frenos de tambor eran más que suficientes para las pretensiones del GT 10.

Curiosamente se comercializó en dos versiones. Bueno, en alguna más porque solían venderse con diferente equipamiento, pero nos referimos en concreto al tipo de transmisión. La normal era de variador tipo ciclomotor, pero luego había una versión de tres velocidades denominada Peugeot GT 10 Fórmula 3. De esta se fabricaron pocas, y hoy en día las unidades que sobreviven son escasas y muy cotizadas.

El Peugeot GT 10 estuvo a la venta hasta 1976, momento en el cual fue sustituido por el Peugeot GL 10. El planteamiento era muy similar, pero su diseño ya era más clásico y similar al de un ciclomotor/scooter convencional. Y también era más barato a la hora de comercializar.

Fotos: Grupo GT 10 Facebook Comparador de seguros de moto

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez