Moto del día: Yamaha RZ201

Moto del día: Yamaha RZ201

El prototipo que nunca vio la luz


Tiempo de lectura: 2 min.

El prototipo que traemos hoy nunca se comercializó, a pesar de que su nivel de desarrollo y calidad de acabado estaba en línea con los estándares de producción. Se trata de la Yamaha RZ201, un prototipo del año 1972 y que tenía una particularidad muy interesante: poseía un motor rotativo Wankel.

El proyecto se mantuvo en secreto hasta que se celebró el 19º Salón de Tokio, donde fue desvelada. Allí también se desveló la Yamaha TX750, que comparte diseño y estilo con la RZ201, aunque son ligeramente diferentes, ya que la TX750 posee un motor de pistones convencionales y por tanto su batalla es ligeramente más corta.

El motor, la estrella de este prototipo, fue desarrollado conjuntamente con Yanmar, un fabricante de motores para pequeñas embarcaciones, que tenía licencia de NSU para los motores rotativos. En este caso, se trata de un motor de dos rotores, con 660 cm3 en total, y que producía 68 CV a 6.500 rpm y 76 Nm de par a 4.000 rpm. La refrigeración era líquida, y empleaba el sistema CCR (Charge Cooler Rotor), que suministraba aceite a la salida del carburador, para refrigerar los rotores. Con esta innovación, se podía prescindir del radiador de aceite, que la mayoría de motores rotativos necesitaban para funcionar adecuadamente.

Tenía una batalla de 1.485 mm y un peso de 220 kg, 10 kg menos que su hermana la TX750. Para transmitir la potencia, recurría a una caja de cinco velocidades, conectada por cadena a la rueda trasera. En cuanto a frenos, poseía doble disco delantero de 300 mm y sencillo trasero, empleando un esquema clásico de suspensión de doble horquilla invertida delante, y doble conjunto muelle-amortiguador detrás.

Nunca la veremos en la calle, pero su hermana la TX750 sí se vendió. Si queréis haceros con una de ellas, tendréis que desembolsar una cifra entre 5.000 y 6.000 euros, un precio algo alto, en función de su estado de conservación.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea