Llegar al Polo Norte en una moto, la nueva aventura de Sjaak Lucassen

Llegar al Polo Norte en una moto, la nueva aventura de Sjaak Lucassen

Una aventura épica donde se junta la genialidad con una pizca, enorme, de locura


Tiempo de lectura: 5 min.

Aunque puede que el nombre no os suene (a mi me pasa con todos los nombres del norte de Europa, que me suenan iguales), estoy seguro que conocéis a Sjaak Lucassen. Básicamente porque es el loco que, hace años, le dio por dar la vuelta al mundo sobre una Yamaha YZF-R1. Bueno, la vuelta al mundo y algo más ya que entre 2001 y 2006 se metió entre pecho y espalda 250.000 km. Lo de viajar sobre una GS es para parangüelas. Ahora ha llevado el reto a otro nivel y lo tiene todo listo para alcanzar el Polo Norte. Sí, lo has adivinado, sobre otra R1 (en la original ya tiene 340.000 km y se ha ganado una buena jubilación).

Su primera experiencia de verdad con el hielo fue en 2013. Por aquel entonces se había planteado recorrer las 6.200 millas (casi 10.000 km) que separan el punto más septentrional del continente americano y el situado más al sur. Normalmente la referencia es Prudhoe Bay, pero esa es la población conectada por carretera más al norte. Pero hay otro punto situado todavía más arriba (geográficamente hablando) y este es Barrow.

Eso quería decir que para ser consecuentes debía partir de Barrow sobre el helado Mar de Beaufort. Y para que siguiese siendo un desafío estaban prohibidos tanto los sistemas de esquíes o aceptar ayuda de terceras personas. Esa era la teoría pero la práctica le generó muchos problemas tanto de refrigeración, neumáticos y también a la hora de poder remolcar el trineo que llevaba con víveres, combustible y que le servía para dormir. Al final tuvo que darse por vencido y permitir que una moto de nieve tirase del trineo y llegar así al menos hasta las primeras carreteras heladas.

Sjaak Polo Norte 05

Así que Sjaak Lucassen ha estado trabajando estos últimos seis años en todo lo necesario para poder resolver los innumerables problemas técnicos y, con ello, poder enfocarse en el verdadero desafío: alcanzar el Polo Norte geográfico. No el magnético como hicieron en Top Gear sino aquel en el que solamente existe la dirección Sur.

La R1 elegida en este caso ha sido una de 2016 y, sobre ella se puso a trabajar porque lo primero que había que hacer era fabricar un nuevo basculante, unas tijas para una horquilla más ancha y modificar la relación de transmisión para reducirla en aproximadamente un 60%. Lo de menos es que llegue hasta los 300 km/h. De igual forma hay que trabajar en la refrigeración o, mejor dicho, en la no refrigeración porque en marcha el motor irá siempre frío y si se atasca y el viento helado corre de forma lateral, se calentará en exceso.

El trabajo más grande se lo han llevado los neumáticos, sobre todo porque no hay nada ni parecido. Él se ha encargado del diseño para luego con ayuda de una empresa que fabrica neumáticos para el Dakar y otra de maquinaria pesada que trabaja en Alaska y Canadá, poder construirlos. Partiendo de dos neumáticos especiales para condiciones de nieve y hielo (evita que la goma se endurezca con el frío), los unió entre ellos uniendo los dos flancos internos mediante un proceso de endurecimiento del vulcanizado para posteriormente atornillarlo. Una vez solidarios el uno del otro, se creo una nueva banda de rodadura plana que permite tener tracción y, al mismo tiempo, equilibrio sobre el hielo.

Sjaak PoloNorte 04

Mediante una bomba y unos interruptores montados en el manillar, puede subir o bajar la presión según las necesidades del terreno. Del mismo modo las suspensiones son neumáticos y puede elevar la R1 algo más de 200 mm y, con ello, hacer frente a pasos complicados que con una moto de altura normal no podría superar. Esta altura también se maneja con sendos interruptores.

El segundo problema con el que se enfrentó Sjaak Lucassen fue el de la refrigeración. Ahora el radiador está completamente tapado tanto en el frontal como los laterales. De esta forma no puede entrar el viento gélido. El ventilador aspira el aire caliente del radiador pero no hay refrigeración pasiva debido al viento como en una moto convencional. De esta forma si la moto está parada y en marcha, el ventilador es capaz de extraer el aire caliente pero al mismo tiempo, en marcha, no baja la temperatura como le pasó en 2013 a pesar de que había tapado el radiador en su mayor parte. Aun así y por las mañanas necesita tirar de un generador para calentar el combustible.

Sjaak PoloNorte 02

También tuvo que resolver el problema del trineo. El de 2013 era demasiado pesado por lo que ahora usará uno más ligero que, en combinación con las nuevas ruedas, debería funcionar. Será también más pequeño, lo suficiente para transportar herramientas, alimentos, ropa y la tienda de campaña en la que dormirá. El combustible no entrará así que habrá un vehículo de apoyo que se encargará de ello. Pero es estricto con las reglas: nada de ayuda, como mucho sacar fotos y ahuyentar a algún oso polar. Aun así todavía le quedan cosas por preparar.

Este reto épico está previsto hacer en tres etapas, una cada año. Esto es debido a que solamente entre enero, febrero y algo de marzo el hielo tiene la consistencia necesaria para cruzar con garantías. La primera etapa está prevista en enero de 2021 saliendo de Anchorage (Alaska) y llegada a Tuktoyaktuk (Canadá) tras recorrer 1.770 km. La segunda será de Tuktoyaktuk a Ward Hunt Island (casi 2.500 km) y la tercera desde Ward Hunt Island al Polo Norte. Teóricamente son 800 km en línea recta por lo que la distancia que tendrá que salvar es, desconocida.

Os recomendamos ver el siguiente vídeo en el que explica a los problemas que se ha tenido que enfrentar. Hay hueco para imágenes históricas de sus viajes así como los detalles de la moto con la que atacará el Polo Norte. Y si queréis saber en profundidad cómo fue trabajando sobre la moto y preparando sus componentes, echad un vistazo a su página.

Solamente escribiendo estas líneas ya me ha empezado a entrar frío…

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.