Moto del día: Kawasaki GPZ 900 R (1984)

Moto del día: Kawasaki GPZ 900 R (1984)

No es más rápida que un caza, pero Tom Cruise lo intentó igualmente


Tiempo de lectura: 4 min.

La Kawasaki GPZ 900 R o Ninja GPZ 900 R se empezó a fabricar en 1984 y fue la moto que dio origen a las míticas Ninja deportivas que prácticamente se ven en todas partes. Levantas una piedra y te sale una Ninja, sobre todo si es la moto de una persona joven. La GPZ 900 R está considerada como la primera superbike japonesa moderna y marcó el salto hacia una era de competición tecnológica, tanto en motos de calle como de competición.

Esta sport turismo literalmente se merendó al resto de sus competidoras en el momento en el que salió al mercado. Con una cilindrada de 908 cc y un motor de 115 CV de cuatro tiempos tetracilíndrico en línea y refrigerado por agua, la GPZ 900 R era la única moto que llevaba una culata con 16 válvulas, cuatro por cada cilindro. Era también la primera en pasar de los 240 km/h al tener el máximo en 243 km/h. Todo esto debían pararlo tres discos de freno, dos delante y uno detrás.

Además de la revolución en el motor, también se presentó una distribución totalmente nueva para Kawasaki. El chasis estaba fabricado con acero, pero el subchasis que sujeta el asiento y el basculante de la rueda trasera estaban fabricados con aluminio, además de quitar los tubos que hasta este modelo sujetaban el motor en la parte delantera. Tenía un sistema de suspensiones anti-hundimiento regulable hidráulicamente en tres posiciones. Sin embargo, lo mejor de esta moto, y lo que quitaba el sueño en Honda, Yamaha y quizá Suzuki, seguía siendo su motor.

La GPZ 900 R era el secreto mejor guardado de Kawasaki, que estuvo trabajando en ella en la sombra durante seis años. Algo que les terminó saliendo mejor de lo que esperaban, ya que terminó con la Yamaha RD YPVS, considerada como “la superbike de los pobres” que a su vez destronó a la Honda CB 1000 R.

Incluso acabó con motos que se suponía que iban a ser mejores, como la Kawasaki GPZ 1100 de refrigeración por aire. Yamaha intentó batir a la GPZ 900 R con la FJ 1100, un fracaso comparada con la Kawasaki, y la RD 500 LC, una réplica exacta a la de competición, pero demasiado cara. Tampoco la Honda 400 R ni la Suzuki RG 500 pudieron hacerle frente.

Fue presentada a la prensa en 1984 en el Mazda Raceway, más conocido como Laguna Seca, con su famoso Sacacorchos. Este circuito californiano fue el testigo de honor de la revolución en las motos de competición de serie. Wayne Rainey, ganador del Campeonato de la AMA de Superbikes en 1983 con una Kawasaki GPZ 750, fue el encargado de probarla, haciendo una vuelta de 1:16 con esta moto de fábrica cuando hacía 1:10 con su moto de competición. Ese mismo año ganó el Tourist Trophy (TT) de la Isla de Man (Reino Unido) con Geoff Johnson.

Esta moto revolucionaria pasó a ser objeto de culto por los jóvenes de la segunda mitad de los 80 porque salió en la gran pantalla de una de esas películas que siempre están poniendo constantemente en la televisión, como “Lo que el viento se llevó”, pero menos interminable. Fue la elegida para que Tom Cruise conquistara a su instructora civil, Kelly McGillis, en la película “Top Gun: Ídolos del aire”, dirigida por Tony Scott en 1986.

Y sí, intenta echarle una carrera a un F-14 Tomcat en la recta de un aeródromo sin casco, ni protecciones. En realidad, siempre conducía sin casco, con el pelo al aire. Menos mal que este tipo de grabaciones se hacen con la calle cortada, circuito cerrado o plataformas móviles, pero no era un ejemplo a seguir por los jóvenes que vieron esa película entonces. Gracias, Tom Cruise, por NO contribuir a la seguridad vial de la época.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Kawasaki GPZ 900 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

6
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
javier
Invitado
javier

Laura, no le des las gracias a Tom Cruise por el hecho de no llevar casco. Esa película es de 1986, y hasta 1992 no fue obligatorio el uso del casco en el estado de California y era práctica habitual no llevarlo.

Javier Costas
Editor

En efecto, no era obligatorio, pero eso no significa que no sea destacable. Te voy a reproducir unas palabras de un texto de Jess F. Kraus, MPH, PhD; Corinne Peek, MPH; David L. McArthur, PhD, MPH; et al que se titula: “The Effect of the 1992 California Motorcycle Helmet Use Law on Motorcycle Crash Fatalities and Injuries” Dice así: “Después de la entrada en vigor de la ley de uso del casco, las víctimas mortales en motocicleta en el Estado descendieron un 37,5 %, de 523 víctimas en 1991 a 327 en 1992, y se estima que entre 92 y… Leer más »

javier
Invitado
javier

Javier, si estoy de acuerdo contigo, pero estamos en el 2020. Sin embargo en el 86 de verdad que no era destacable ir sin casco, es más, en Barcelona mucha gente circulaba sin casco y el control era más laxo, y nadie se echaba entonces las manos a la cabeza. Es que hay que ponerse en situación …;). Hoy ni se nos ocurre….

Gonzalo Lara Camarón
Editor

Bueno, y según en qué sitios. Si bajas a Marruecos no lleva casco ni Dios, y al final, si es para un trayecto corto, hasta tú te lo quitas para ver qué se siente.

Jordi
Invitado
Jordi

Siento ser el que siempre destaca los errores, pero es que estos artículos son muy buenos, y no puedo evitarlo cuando algo empaña la perfección. En el último párrafo “con el viento al aire”, supongo que querias decir “con el pelo al aire”.

Javier Costas
Editor

Gracias por avisar. Ha sido un lapsus.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.