Moto del día: Benelli TRK 502

Moto del día: Benelli TRK 502

Una gran trail de pequeño corazón y a un precio sin competencia


Tiempo de lectura: 4 min.

La Benelli TRK 502 es un modelo que ha vuelto a poner al fabricante italiano en el mapa, una trail de media cilindrada y a la medida del carné A2. Un modelo que hizo mucho ruido cuando se presentó hace un par de años y que ha servido como declaración de intenciones para los consumidores: chavales, Benelli está de vuelta.

Después de esta moto han venido otros modelos basados en el mismo propulsor, como la Benelli 502 C o la Leoncino 500, pero la que ocupaba todas las portadas de las revistas cuando se presentó fue la TRK puesto que hoy en día estamos sumidos en plena fiebre trail. La propuesta era más que interesante.

Estamos ante una trail asfáltica, una moto polivalente y que resulta muy cómoda en viajes y grandes kilometradas por carretera, pero que también se deja usar sin problemas. Los italianos saben que en esto de las motos siempre hay una parte importante de aparentar y presumir, es por eso que diseñaron la Benelli TRK 502 a imagen y semejanza de las grandes maxitrails que todo el mundo desea, aunque luego en el fondo albergase un motor de “solo” 48 CV.

Benelli TRK 502 5

Toda la moto es bastante grande en cotas, tanto el largo como el ancho como el alto nos hacen pensar que estamos ante algo más que una 500. Por otra parte, la ciclística también entra por los ojos, con una horquilla invertida de gran diámetro que le da mucha fortaleza visual al conjunto, sobre todo en combinación con la pareja de discos de freno frontales.

Una Honda CB 500 X a su lado parece una bicicleta, y en parte ese es el gran éxito de la Benelli, que parece más de lo que es, y encima la venden a un precio sin competencia: 6.000 euros. Pero no es solo apariencia, el hecho de contar con tanto “plástico” protector hace que viajar en ella sea una gozada y aporta bastante más comodidad que la propia Honda CB 500 X, su rival más directa en el mercado.

Unos meses después de presentarse, llego al mercado su hermana campera, la Benelli TRK 502 X, que mi opinión era otra nueva gran estrategia de márquetin del fabricante italoasiático, ya que en cierta medida legitimaba el modelo como una auténtica moto de aventura, capaz de dar la vuelta al mundo, y esto a mi juicio es algo importante.

No es la primera vez que un fabricante diseña una trail asfáltica, pensada para el día a día, para lo que la gente realmente necesita (porque la gente no suele atravesar el desierto del Gobi todos los fines de semana) y aun así es un fracaso porque le han quitado de un plumazo a los compradores la posibilidad de soñar, la posibilidad de evadirse y ser libres (al menos en sus pensamientos). Y eso es lo que viene a recuperar la Benelli TRK 502 X.

En lo que a prestaciones se refiere, el bicilíndrico de ocho válvulas y refrigeración líquida tira bien, mejor que el de Honda en bajos, aunque quizá por eso sea algo menos divertido en carreteras de curvas y cuando vas a por faena ya que le falta algo de estirada gloriosa por arriba.

La moto en general ofrece una experiencia de conducción de calidad, con una parte ciclo que raya a un nivel muy correcto y en armonía con los 48 CV del propulsor. La velocidad máxima ronda los 170 km/h, cifra más que razonable teniendo en cuenta la potencia que ofrece, y que las trail no tienen una silueta esculpida al milímetro a base de túnel de viento, precisamente.

La Benelli TRK 502  me parece la moto definitiva para la gente que quiera una trail con muy buena presencia y hechuras de motos con el doble de cilindrada pero que esté limitada al carné A2. Es barata de comprar, económica de mantener y tiene potencia más que suficiente para viajar a 120 km/h por autovía. ¿Qué más se le puede pedir?

Calcula cuánto cuesta asegurar un Benelli TRK con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Muy criticadas por un gran número de motoristas por ser “chinas”, pero para mí a día de hoy las motos más honestas del mercado con diferencia, precios muy de “este mundo” para lo que ofrecen, con unos acabados más que suficientes para lo que cuestan, y una gama para casi todos los gustos, veo bastantes TRK por la zona centro y no es para menos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.