Consejos para sobrevivir a un invierno motero

Consejos para sobrevivir a un invierno motero

No hay frío, sólo ropa inadecuada


Tiempo de lectura: 7 min.

Estamos a las puertas de febrero y aún nos queda medio invierno por delante. Muchos moteros habrán guardado sus “burras” en el garaje a la espera ocasiones más propicias para poder disfrutar de sus monturas. Pero los moteros pata negra, los auténticos apasionados de las dos ruedas, no se amilanan por un puñado de grados bajo cero de nada. Ahí tenéis las concentraciones de invierno, no aptas para los “posturitas”, como los Pingüinos.

El invierno en moto puede llegar a ser dificil, duro y hasta doloroso en algunas ocasiones, especialmente si no haces las cosas bien. Y ese es el problema, que normalmente nadie te enseña a ganar la batalla contra el frío. Aún recuerdo mis primeros inviernos como motorista, en los que arrancar la moto cada mañana parecía una acción titánica y si llegaba a casa, me podía sentir afortunado por haber esquivado la muerte por hipotermia un día más.

Afortunadamente, hay soluciones y remedios contra el frío de eficacia contrastada. Los he ido aprendiendo poco a poco, a base de prueba y error durante mi carrera como motorista, y ahora quiero compartirlos con vosotros. De todas formas, os invito a todos a que compartáis en los comentarios esa técnica infalible que tenéis para enfrentaros a los duros inviernos en moto.

Antes de nada, he de destacar que es relativamente sencillo utilizar la moto en el día a día, e incluso realizar largos viajes con ella en pleno invierno a nada que haya algunos grandos positivos de temperatura. Mi experiencia al menos es que a partir de 3 o 4 grados ya te puedes lanzar a la carretera sin mucha molestia y a partir de 6 ó 7, con el equipo adecuado, ya estamos hablando de un confort similar al que podemos tener en primavera o verano.

Honda Cbf 250

No todos los días son así de primaverales

Y ese es mi primer consejo: planificad e informaros de las condiciones meteorológicas antes de salir de ruta. La previsión de las precipitaciones es algo vital. Intenta planificar tus rutas para evitar las horas de lluvia. También has de tener en cuenta la temperatura ambiente que va a hacer y así podrás elegir cuidadosamente cuánta ropa de abrigo necesitas para hacer frente al mercurio.

Para lidiar con las precipitaciones viene a ser imprescindible usar equipación impermeable

Aprovechad las horas de sol y aparcad la moto cuando sea de noche. Parece una tontería pero el sol calienta mucho más de lo que parece, especialmente si nos vestimos con ropa de color negro que siempre tiene mayor capacidad de absorción de la radiación solar.

Un complemento que a mi juicio es imprescindible si queremos hacer carretera en invierno son los puños calefactados. Este aparato coge electricidad de la moto y la usa para calentar la zona del manillar que agarramos con las manos.

Olvidaos de guantes de moto que supuestamente abrigan mucho y que se venden a precios realmente elevados. Olvidaos de llevar sotoguantes por dentro. Olvidaos de colocar las manoplas esas de neopreno tan feas en el manillar. Todas esas soluciones son más caras que los puños calefactados e infinitamente menos eficaces. Son meros parches que hacen que sufras un poco menos el frío, pero con los puños calefactados este se va de golpe.

Puños Calefctados Si sabes dónde comprarlos, puedes hacerte con unos de calidad por menos de 50 euros. A mí me han dado muy buen resultado los de la marca Puig y también, aunque un poco menos, los de la firma Norton. La instalación de este gadget es realmente sencilla y puedes acometerla tú mismo con un puñado de herramientas básicas.

Algún día subiremos un tutorial sobre cómo instalarlos a estas páginas, pero mientras tanto seguro que en Youtube hay información al respecto. Otro consejo que aprendí a base de prueba y error: los puños calefactados funcionan mejor cuanto más fino sea el guante que llevemos puesto, puesto que a mayor grosor del tejido este te aisla mejor del  frío del ambiente, pero también te aisla del calor de los puños, el cual no llegará tan bien a tus manos.

La vestimenta es fundamental

Pasamos de los puños al siguiente apartado: la ropa. Doy por hecho que ya cuentas con una chaqueta, pantalones y botas de moto, todo ello con sus correspondientes forros polares para abrigar más y protecciones homologadas en zonas sensibles: codos, hombros y espalda. Si te creías que con esto era suficiente, siento decirte que estás en un error. La equipación de moto abriga, pero no es la Virgen de Fátima.

Ropa Termica

Si llevas puesto tu flamante traje de moto y sigues pasando frío, sólo hay una solución posible: tienes que añadir más capas. Hoy en día hay gran cantidad de ropa térmica de calidad a precios absolutamente de risa y encima no hay que plancharla después de la lavadora, ¡son todo ventajas!

Ve a tu tienda de deportes favorita y cómprate unas cuantas sudaderas polares de estas que cuestan un puñado de euros. Las camisetas térmicas son tus amigas, y para el tren inferior nada como unos buenos leotardos o mallas. Las bragas para el cuello son algo absolutamente indispensable.

Si tu economía va holgada y eres especialmente friolero, puedes pasarte por la sección de esquí. Ahí es donde normalmente tienen la ropa térmica pata negra, a precios -eso sí- más elevados. Para la zona de las lumbares, los riñoncillos como dice mi abuela, una buena faja de neopreno puede ser la solución. Abriga que da gusto y encima ayuda a que no se nos canse tanto la espalda.

Pinlock

Y vuelvo a lo mismo: la solución está en ponerse más capas. No te veas ridículo por salir de casa con tres polares y dos camisetas térmicas unos encima de otros. Dos pares de calcetines siempre abrigan más que uno y… como dice el refrán: vaya yo caliente, ríase la gente.

Otros equipamientos para circular más seguro

Vamos tocando al final de este artículo. Ya solo me quedan un par de cosas por contarte. La primera de ellas es recomendarte un casco con el sistema Pinlock. El Pinlock consiste en una lámina transparente de un material derivado de las siliconas, que se introduce por la parte interior de la visera del caso e impide que esta se empañe, algo que ocurre con facilidad en invierno. Cuando no lo tenía me veía obligado a llevar la visera siempre abierta, al menos un dedo, para que no se empañara. Imaginaros la de frío que entraba por ahí.

Por último, y aunque no esté relacionado con nuestra temperatura corporal, no hemos de olvidar los zapatos que lleva nuestra moto. Las ruedas sport están muy bien para verano cuando la temperatura es elevada y se calientan con facilidad, consiguiendo agarres espectaculares. Sin embargo en invierno es otra historia y este tipo de neumáticos se comportan bastante mal los primeros metros hasta que empiezan a coger temperatura, por no hablar de su cuestionable eficacia en mojado.

Pirelli Angel St

En estas circunstancias lo mejor es optar por compuestos de tipo sport turismo más duros, cuya temperatura de funcionamiento optima es menor y por tanto más fácil de alcanzar. Estas gomas suelen tener mayor porcentaje de sílices y un dibujo más agresivo para mejorar la extracción de agua, motivos por los cuales funcionan mucho mejor en mojado. Por ponerte un par de ejemplos, las Pirelli Angel ST o las Michelin Pilot Road, en cualquiera de sus números, son neumáticos con comportamientos muy dignos para este tipo de uso.

Y llegados a este punto, solo os puedo decir que probéis y sigáis intentando vencer al frío. Coged la moto, andad en pleno invierno con ella y analizad en qué partes de vuestra anatomía pasáis más frío y como podéis reforzar el abrigo en esa zona. Os vuelvo a invitar a que compartáis vuestros trucos y secretos contra el frío con todos nosotros. De aquí pueden salir muchas más ideas interesantes.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
javier
Invitado
javier

Buen artículo gracias. En mi caso, cuando baja la temperatura de 12 grados me pongo el traje de agua, y mano de santo….

Javier Costas
Suscriptor

¿Te refieres a las fundas para pantalones impermeables, o a pantalones impermeables?

javier
Invitado
javier

traje de agua completo Dainesse wink


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea