Moto del día: Atala Califfone

Moto del día: Atala Califfone

Un ciclomotor surgido en una centenaria marca de bicicletas que incluso llegó a Estados Unidos


Tiempo de lectura: 2 min.

Si sois aficionados al ciclismo puede que os suene la marca de bicicletas Atala. Fundada en 1907 como Velocipedi Factory por Angelo Gatti, ex-gerente de Bianchi, hoy todavía sigue comercializando productos bajo la multinacional holandesa Grupo Accell. Pero lo que nos interesa es la época en la que se dedicó a comercializar pequeños ciclomotores. Y no solo en Italia, que sería lo lógico, sino que incluso llegó a traspasar fronteras y acabar en Estados Unidos, en plena fiebre por los mopped allá en los años 70. La de hoy es quizás uno de sus modelos más famosos, y que se conoce como Atala Califfone.

Puede que la encontréis también como Rizzato Califone. Esto viene derivado de que en 1938, Cesare Rizzato se hizo con la empresa. Rizzato era un artesano y constructor de telares en Padua , que ya producía bajo la marca “Ceriz” y que luego se haría también con “Maino” y “Dei”. Los años dorados (ciclísticamente hablando) llegaría en los años 80. Pero durante más de 60 años, de 1938 a 2002 aproximadamente, también destacó por sus ciclomotores.

Atala Califfone 0

El Atala Califfone llegó en 1972, estando en producción hasta 1990. Es de los ciclomotores denominados en Italia como “Tuboni“, es decir, que integran el depósito de gasolina en el interior del chasis. Esto unido a su simplicidad mecánica, permitía que fueran vehículos muy económicos y resistentes. Como muchos ciclomotores de la época, se ofrecía en dos versiones: una con motor Rizzato para la versión automática, y otra con motor Minarelli para la que contaba con una caja de cambios de cuatro velocidades manual. En todos los casos se trataba de una sencilla mecánica monocilíndrica de dos tiempos con mezcla.

La estética era similar a los ciclomotores patrios que teníamos aquí. De hecho Atala y Derbi estuvieron emparentados, pues el Derbi Vamos fue comercializado en Italia como Atala Vamos, renombrando el conocido scooter de la marca catalana. Faro cuadrado, horquilla telescópica, frenos de tambor, llantas de tres radios, doble amortiguador trasero, etc.

Obviamente y a medida que iban pasando los años, el Atala Califfone fue cambiando ligeramente tal y como podemos ver en las diferentes imágenes extraídas de los catálogos de la época. Y más interesante si cabe es saber que Califfone se convirtió en una familia, del que derivaron diferentes modelos como el Atala Califfone Piú (más agresivo), el Rizzato Califfo (comercializado así en USA bajo el apellido del propietario), el Atala Mini Califfo (un mini ciclimotor) o el Califfo Gió.

En 1990 sería sustituido por el Atala Green, un modelo muho más moderno en todos los sentidos y que ya apostaba por multitud de piezas plásticas, más baratas y fáciles de producir.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.