Moto del día: BMW R 75 (militar)

Moto del día: BMW R 75 (militar)

El triciclo de la Wehrmacht


Tiempo de lectura: 2 min.

La Segunda Guerra Mundial no se habría desarrollado de la misma forma de no haber hecho aparición en escena la Blitzkrieg o guerra relámpago. Se trataba de golpear muy fuerte y rápido, lo cual puso en jaque a los primeros oponentes de la Alemania nacional socialista. Uno de los pilares de esa movilidad se consiguió con motocicletas como la BMW R 75, capaces de ir de un lado a otro con hombres, armas, equipo o mensajes con mucha rapidez.

Diseñada antes de empezar la contienda, entró en servicio antes de 1941. Era una moto pesada con sidecar, con un motor bóxer de dos cilindros y 750 cc, el cual se demostró casi indestructible incluso sin apenas mantenimiento, austero y con buenas prestaciones. La fuerza se transmitía a través de ocho velocidades (y marcha atrás) por un eje cardán a la rueda trasera, y esta mediante diferencial bloqueable al sidecar. Era un triciclo con dos ruedas motrices, con un reparto del 30% al sidecar y el resto a la rueda principal; así era más manejable.

Las R 75 tuvieron múltiples cometidos en la mayoría de teatros en los que se vio envuelta la Alemania de Hitler, desde el frío horrible de Rusia (hasta -30 ºC arrancaban) al calorazo del norte de África. Aunque no funcionaba bien en las condiciones más extremas, en Europa continental era difícil de superar: fiable, rápida, con buena capacidad de carga, fácil de mantener… aunque un poco pesada, complicada de pilotar y con pánico a la nieve, arena o barro de cierta profundidad. La Zundapp KS 750 fue superior en algunos aspectos.

Su fábrica en Eisenach fue bombardeada en 1944, pero sobrevivió al ser copiada por los rusos y aún se vendía en los años 90 como Ural y Dnepr

En el pliego de condiciones de la Wehrmacht para moto pesada, se debían cumplir entre otras cosas compatibilidad con neumáticos 4,50×16 (usadas por Volkswagen), 350 km de autonomía, punta de 95 km/h, capacidad de vadear hasta 30 cm de agua, poder tirar de 400 kg e incluso llevar remolque. La historia de este modelo es apasionante, y os invitamos a continuarla en una excelente entrada de Canarias en moto.

Se fabricaron unas 16.500 unidades, de las cuales aún hay algunas en condiciones de circular, y no esperéis conseguir ninguna en buen estado por menos de 30.000 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.