Moto del día: Fantic Koala 50

Moto del día: Fantic Koala 50

No era australiana como el animal, pero sí igual de todoterreno


Tiempo de lectura: 2 min.

Los años 80 estuvieron marcados por alguna que otra locura de dos ruedas. Aunque el boom de los trikes ya había pasado, las marcas seguían intentando desarrollar vehículos que pudiesen matar, potencialmente, a sus propietarios. Como uno de los exponentes a esta fusión entre moto y engendro de tres ruedas nos encontramos a la Fantic Koala 50, también disponible con motor de 75 cc.

Fantic Motor vive ahora su segunda juventud, tras haber sido fundada en 1968 en Barzago. Con títulos mundiales en enduro y trial, lanzaba en 1987 la Fantic Koala 50, la cual estuvo a la venta hasta la desaparición de la empresa en 1997. Por su parte, la versión más potente solo estaría disponible los últimos años, entre 1994 y 1997.

Toda la moto gira en torno a sus mastodónticas ruedas, herencia directa de aquellos trikes. De 8 pulgadas de diámetro y enormes medidas (21×12), eran capaces de transportarnos casi por cualquier tipo de terreno, incluida nieve o arena.

Fantic Koala

Con un chasis doble cuna de acero de alta resistencia, en su interior latía un motor de 49,6 cc y dos tiempos (38,8×42 mm). Desarrollaba un máximo de 7,5 CV a 9.000 vueltas, con un par máximo de 5,8 Nm. Las cifras no eran malas dado su peso de 99 kg, pero el enorme esfuerzo necesario para arrastrar semejantes ruedas hacía que le costase moverse. Aun así alcanzaba casi los 70 km/h y su consumo no era demasiado desorbitado: 3,1 l/100 km. Con el depósito de 7 litros, la autonomía superaba por poco los 200 km.

El arranque era eléctrico, pero también era posible ponerla en marcha con el tradicional pedal. Contaba con una caja de cambios de cinco velocidades (seis para la de 75 cc), con una transmisión final por cadena. Los frenos era de disco en ambas ruedas (240 mm y 220 mm de diámetro, respectivamente). Una horquilla telescópica delante de 32 mm y 140 mm de recorrido, y un monoamortiguador trasero que permitía 125 mm de juego unido a los neumáticos, permitían hacer mucho el gamberro como el protagonista del siguiente vídeo.

La Fantic Koala se vendió en nuestro país, y es relativamente fácil encontrar ejemplares a la venta. Obviamente interesa hacerse con la versión de 75 cc, con ese extra de potencia que permite moverse con algo más de soltura. Se pueden encontrar, según el estado, entre los 1.500 y los 3.000 euros. Son motos duras, tanto de motor como de componentes (estaban pensadas para resistir un trato duro), por lo que la fiabilidad es bastante alta.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Fantic Koala 50 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.