Moto del día: La Indian Twin Scout de Burt Munro

Moto del día: La Indian Twin Scout de Burt Munro

Una moto de leyenda


Tiempo de lectura: 2 min.

La moto de hoy no es una moto cualquiera. De hecho, nunca se encontró a la venta, pues de la moto original poco quedaba. Se trata de la Indian Twin Scout de Burt Munro, un neozelandés muy cabezota que se jugó el tipo para conseguir el récord de velocidad en 1962, 1966 y 1967.

La base de la moto que veis en la foto de cabecera es la Indian Twin Scout de 1920, diseñada por Charles Franklin, que lleva un motor de 606 cm3 y que rendía alrededor de los 15 CV, contando con válvulas laterales y la transmisión atornillada al bloque motor. Este sistema ofrecía bastantes ventajas, ya que el mantenimiento era mucho menor -detalle importante, ya que Indian era suministrador de motocicletas del ejército de Estados Unidos-. Equipaba un único freno trasero y la transmisión era obviamente por cadena a la rueda trasera.

¿Quién pensaría que esta moto era una buena base para batir el récord mundial de velocidad? La respuesta es Burt Munro. Este neozelandés amaba su Indian Twin Scout por encima de todas las cosas, así que se propuso batir el récord con ella. Puesto que no tenía mucho presupuesto y todo salía de su bolsillo, comenzó a modificarla para que ganase potencia. Todas las piezas las hacía a mano, y empleaba utensilios cotidianos donde se podía. Un ejemplo perfecto de pensamiento lateral.

Munro no se olvidó de la aerodinámica, así que diseñó, fabricó y montó una carcasa para su Indian modificada, de manera que el viento ofreciese menos resistencia a alta velocidad. Viajó con su moto hasta el desierto salado de Bonneville, en Estados Unidos, la única superficie plana con suficiente extensión como para alcanzar una gran velocidad y parar sin frenos. Munro afinó todos los detalles, aumentó la cilindrada, fabricó a mano los cilindros, incluso le quitó goma a los neumáticos con un cuchillo para restar peso y así ganar velocidad.

El resultado: tres récords de velocidad. En 1962 alcanzó 288,026 km/h, en la clase de 880 cm3; en 1966 alcanzó 270,476 km/h en la clase de 1.000 cm3 y en 1967, a la edad de 68 años, logró mayor velocidad que en los dos anteriores, con 295,453 km/h en 1.000 cm3, consiguiendo tres récords mundiales.

Si queréis ver de la manera más próxima posible como consiguió esta hazaña, os recomiendo una película de 2006 protagonizada por Anthony Hopkins (Burt Munro), donde se relata toda su historia. La película se llama originalmente “The World’s Fastest Indian“, pero en España tienen la extraña manía de rebautizar las películas, así que se llamó “Burt Munro: un sueño, una leyenda”. Me levanto de la silla y aplaudo: ¡Grande Burt Munro!

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!