Moto del día: Patria 1263

Moto del día: Patria 1263

Esta marca desaparecida por la Guerra Civil Española diseñó algunas motocicletas prestacionales realmente escasas hoy en día


Tiempo de lectura: 4 min.

Lejos de nacer de la nada, toda zona industrial bebe de una anterior acumulación de capital. De esta manera, el principal foco motociclista en la Península Ibérica ha estado tradicionalmente en Cataluña. No pocas veces ligado a diseñadores y apasionados por las dos ruedas que sacaron la necesaria inversión inicial a través de sus familias, recurrentemente adineradas gracias a los beneficios dados por la industria textil. A su vez, gran parte de aquel sector se financió durante el siglo XIX con una de las principales formas de lucro para la burguesía catalana: el tráfico de esclavos. Pecados originales aparte, lo cierto es que pocos territorios europeos pueden exhibir tal magnitud de historia en lo referente a las dos ruedas. Algo que se remonta a los tiempos previos a la Guerra Civil con empresas como Patria y sus diferentes actividades relacionadas con el transporte.

Pero vayamos al origen de todo esto. Concretamente a 1920. Año en el que Antonio Serra – hijo de una familia perteneciente a la burguesía textil – empezó a ensamblar automóviles deportivos en un taller de Badalona. Movido por su pasión por el motor, los modelos salidos de allí buscaban más el satisfacer los gustos de los piloto-cliente del lugar que ir generando una sólida gama de automóviles fabricados en serie. Así las cosas, Serra presentó el Turismo Grand Sport 1500. Construido a partir de multitud de piezas importadas desde Francia y acabado casi a gusto y capricho del cliente.

Una iniciativa similar a la emprendida por el joven Wifredo Ricart antes de marchar a Italia e incluso parecida a la que los aristócratas Ricardo Soriano y José Luis de Pedroso llevaron a cabo con sus modelos deportivos fabricados en Biarritz. No obstante, y al igual que aquellas, la aventura automovilística de Serra tuvo muy poco recorrido. Llegados a este punto, en 1922 decidió crear una empresa con más visos a la comercialización masiva que a las piezas únicas. Así nacía la Fábrica Nacional de Motocicletas, Sidecares y Bicicletas Patria.

moto patria (2)

Muy unida a los réditos sacados por la industria textil, de la burguesía catalana salieron no pocas iniciativas motociclistas entre las cuales se encuentra Patria como una de las más difíciles de rastrear

Patria, una de las marcas más enigmáticas en la historia del motociclismo ibérico

Hasta que Antonio Serra huyó de Barcelona al inicio de la Guerra Civil, Patria fabricó en tiradas cortas diversos modelos de motocicletas durante catorce años. De esta manera, poco a poco fue haciéndose un hueco entre la selecta clientela barcelonesa que anhelaba una montura solvente y veloz a la altura de máquinas producidas en Alemania o Reino Unido pero incluso a un precio menor.

En ese sentido, la gama de Patria estuvo definida hasta 1930 por una oferta compuesta por dos modelos. Uno de 175 centímetros cúbicos – con motor de la marca inglesa JA Prestwich – y otro de 250 centímetros cúbicos y dos tiempos firmado por Villiers. Caminando por esta vía alejada de las inclinaciones deportivas y las carreras, Patria se fue asentando hasta que en 1930 decidió dar un empujón a sus cilindradas saltando hasta modelos con medio litro.

Un momento muy interesante, ya que a partir de aquí se empezaron a ver motocicletas Patria con mayor complejidad mecánica, dotadas de mayor potencia y prestaciones. Algo que, en verdad, no era del todo ajeno a la fábrica. Pues durante los años veinte ya había fabricado – en tiradas muy cortas con no más de una docena de unidades – modelos con motores de cuatro cilindros en línea alcanzando hasta los 1.263 centímetros cúbicos.

moto patria (3)

Es realmente complejo ver una de estas motocicletas hoy en día, siendo posiblemente la más accesible la que se encuentra en el Museo de Badalona

Un modelo sobresaliente para el panorama catalán de la época, del cual se saben muy pocos datos con exactitud. De hecho siquiera la fecha de fabricación está clara, estipulándose hacia 1920 o 1922. Curiosamente en los meses previos la fundación de Patria como tal. Quien sabe. Quizás viniendo de los deportivos, Antonio Serra experimentó con la posibilidad de hacer motocicletas prestaciones desde el principio. Sea como fuese, lo cierto es que aquel modelo quedó en un estado cuasi de prototipo. Vendiéndose, sí. Pero de forma muy escasa. De hecho, la única Patria 1263 conservada – según se cree por ahora – salió a subasta en Inglaterra el pasado 2018. Además, el resto de modelos tampoco son mucho más prolíficos en su conservación. De esta manera, posiblemente la única motocicleta Patria a la fácil vista del aficionado sea la expuesta en el Museo de Badalona. Una Gran Sport de medio litro producida en 1930. Toda una rareza.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Gasgos
Invitado
Gasgos

Yo vi una en el Museu de la Moto de Bassella, tambien en Catalunya.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea