Moto del día: Safari 300 MT Turbo

Moto del día: Safari 300 MT Turbo

Un ciclomotor "mopped" que se ganó la fama añadiéndole un depósito


Tiempo de lectura: 3 min.

Estados Unidos es tierra de muchas cosas, pero nunca ha tenido especial predilección por los ciclomotores (o moppeds). Mientras estos vehículos eminentemente urbanos triunfaron en Europa, allí llegaron con cuenta gotas. Eso sí, compensaron con crecer lanzando cientos de modelos de recreo y minimotos. Solo hay que ver la popularidad que tuvo (y tiene) la Honda Monkey. Pero a pesar del escaso éxito de los ciclomotores, algunos se abrieron hueco de forma local (es decir, en algunos Estados). Este fue el caso del Safari 300 MT Turbo, que ni servía para ir de Safari ni tenía Turbo…

La marca Safari fue el nombre comercial que utilizó Motor Bike Imports Inc. (MBI). Fundada a mediados de los años 60 en Pennsauken (Nueva Jersey) como First American Bicizeta, se dedicaba a la importación de la Bicizeta de Zanetti, que para que nos hagamos una idea era como una Velosolex pero italiana. A medida que fueron pasando los años, los ciclomotores evolucionaron a unas características más parecidos a los de aquí, siendo las primeras de ellas las Safari Super, que aparecieron sobre 1976.

Safari 300 MT Turbo 03

Con motor Minarelli de dos tiempos, se reconocen por su característico escape pancake (aplanado). Estaban limitadas a 40 km/h, y por lo tanto perfectamente válidas para usar en territorio americano. Con poco más de un caballo de potencia, su construcción era muy sencilla: chasis abierto, motor colgado por la parte inferior, pedales, horquilla telescópica, doble amortiguador trasero, transmisión automática por cadena y frenos de tambor.

Realmente esta estética no entraba por el ojo del especial mercado yankee, pero en 1978 tuvieron la genial idea de lanzar las Safari 300 MT y 400 MT. Idénticas en motor y formas, se diferenciaban por el uso de guardabarros de plástico o de metal. Las siglas MT significan Motorcycle Tank, y esa es su característica principal ya que cuenta con un depósito de combustible idéntico al de una moto, el cual va montado en una barra horizontal que une el asiento con la pipa de la dirección, aportando un extra de rigidez.

Safari 300 MT Turbo 01

No se puede negar que este “pegote” a ojos del usuario europeo, queda cuanto menos extraño. En algunas fotos se puede apreciar perfectamente el tubo por el que desciende la gasolina al carburador, lo que le da un aspecto de solución provisional. Pero sea como fuera, acertaron con los gustos y se empezó a vender relativamente bien en Nueva Jersey y otros mercados como Maryland o Florida. Estos modelos disponían del motor Minarelli V1-H, que destaca por su fiabilidad casi a prueba de ataque nuclear en plena Guerra Fría.

Realmente desconocíamos este modelo, que se vendió bastante lejos de aquí. Ha sido gracias a los chicos de Bike-urious que la hemos conocido, y con ello profundizar un poco más en su historia y curiosidades. Por cierto, la Safari 300 MT Turbo de las fotos está a la venta.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.