Moto del día: The Untouchable

Moto del día: The Untouchable

La primera creación de Arlen Ness


Tiempo de lectura: 4 min.

La moto de hoy es un pequeño homenaje a un artista que llevaba 50 años realizando creaciones únicas sobre motos de serie. Este artista es Arlen Ness, famoso por creaciones custom desde finales de los años 60, cuando basándose en una Harley-Davidson Knucklehead, creó “The Untouchable”, la moto que protagoniza hoy esta sección.

Decíamos “llevaba” porque lamentablemente Arlen Ness ha fallecido el pasado 22 de marzo a la edad de 79 años. Es por eso que hoy desde aquí queremos rendirle un pequeño homenaje recordando como empezó Arlen Ness Motorcycles con esta creación.

Arlen Darryl Ness nació en Moorhead, Minnesota el 12 de julio de 1939, y su familia se mudó a San Lorenzo, California, cuando aún era un niño. Arlen trabajó como colocador de bolos en una bolera -hasta 1941 no se inventaría la máquina automática y tardaría en popularizarse-, más tarde como trabajador de correos y después como mozo de mudanzas. Arlen Ness también compitió en ligas semiprofesionales de bolos, cuyas ganancias -unos 300 dólares de la época- utilizó para comprar su primera motocicleta a finales de los años 60, una Harley-Davidson Knucklehead de 1947 con la que comenzó todo.

1947 Harley Davidson Knucklehead Arlen Ness 2

Compresor de “The Untouchable”

Este modelo de Harley-Davidson comenzó a producirse en 1936 -modelo E-61 de 1.000 cm3– y se mantuvo hasta 1947, y cuya culata le daría nombre por su similitud con los nudillos de una mano. En 1941 aparecía el modelo F/FL con un incremento de la cilindrada hasta 1.200 cm3. Puesto que llegó la Segunda Guerra Mundial, el abastecimiento de materias primas estaba enfocado en la industria militar, así que desde Harley-Davidson tuvieron que adaptarse, empleando cuero de caballo en vez de vaca para los asientos, o pintando de negro todas las partes que antes eran cromadas o plateadas, porque este material escaseaba.

El modelo que Ness compró, la Knucklehead de 1947, tenía algunas novedades respecto a las anteriores: el piloto trasero era del tipo “Tombstone” en aleación de zinc, los indicadores de aceite y dinamo se sustituyeron por un único indicador rectangular y el logo del depósito fue diseñado por Brook Stevens.

Con este punto de partida, Arlen Ness se fijó en la estética chopper, tan de moda a finales de los 60 y diseñó “The Untouchable”. Pero la moto no debía ser únicamente una obra de arte, había que modificar casi todo para que no se pareciese a la moto de partida.

Comenzó por el chasis, realizado en tubo muy fino de aleación Chromoly -CrMo o Cromo Molibdeno-, algo innovador en aquel entonces. Siguió con una horquilla delantera con mucho avance y con suspensión de paralelogramo deformable, con los muelles a la altura del manillar. El depósito, tal vez la parte más espectacular de la moto, era muy estrecho y alargado, con la decoración tan elaborada que hizo famoso a Arlen Ness.

El motor merece casi un capítulo aparte. Los dos cilindros en uve a 45º subieron de 1.200 cm3 hasta los 1.638 cm3 -100 ci-, a lo que se añadió un compresor movido por correa y un carburador doble. El escape era independiente, teniendo cada cilindro su salida correspondiente. Una curiosidad es que el cambio de la Knucklehead parece que daba problemas, así que Arlen lo sustituyó por la caja de la Sportster de la época. No hemos encontrado datos de su rendimiento, pero estamos seguros de que mejoraba notablemente las prestaciones de la moto de partida.

Después de esta moto, Arlen Ness continuó fabricando motos custom de lo más variopintas, que nunca vendía y almacenaba en su museo. Lo que sí comenzó a vender tras fundar Arlen Ness Motorcycles, fueron piezas para personalizar las motos, lo que le dió bastantes ingresos en la venta por catálogo. Posteriormente su empresa también distribuía piezas de Harley-Davidson, Victory e Indian, marcas míticas de motos de la escena norteamericana, ingresos que ayudaban a mantener la compañía. Hoy en día sus hijos se mantienen al frente del negocio, aunque la pérdida de Arlen Ness será irreemplazable. Descanse en paz.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.