Moto del día: Bultaco Matador Polo Norte

Moto del día: Bultaco Matador Polo Norte

La Bultaco Matador Polo Norte fue una adaptación supervisada por la propia fábrica a una aventura sobre el hielo


Tiempo de lectura: 5 min.

Entre las motocicletas más conocidas de Bultaco está la matador. Un modelo creado por la marca catalana para el segmento de las enduro, teniendo hasta nueve evoluciones desde su estreno en 1963 hasta ser sustituido por el Frontera. Todo ello con tres motorizaciones diferentes y una notoria evolución en el aspecto. Sin embargo, entre toda esta historia bien conocida en el motociclismo español existe una variante pensada para un caso muy concreto y muy poco conocida. Se trata de la Bultaco Matador Polo Norte. Una adaptación que por su sólo nombre ya da pistas de su misión, caracterizada por una historia que prometía tanto como rápida fue la desilusión que produjo.

De todos modos lo mejor será situarnos en las coordenadas del comienzo. España, 1982. Antonio Axeiro, Javier de Pablo, Aurelio Rodríguez y José María Molina son un conjunto de apasionados por la exploración con profesiones tan diversas como la medicina, la ingeniería o la química. No obstante, su afán exploratorio quiere ir más allá de lo normal, por lo que pronto comenzaron a gestar la idea de ser los primeros españoles en alcanzar el Polo Norte. ¡Y además en moto! Así las cosas, de cara a lograr el dinero necesario piensan llevar suficiente equipo audiovisual como para grabar la salida del sol antártico o diversas auroras boreales.

Así las cosas, lo cierto es que la idea resulta de lo más atractiva. De hecho, en el caso de España ya se habían producido algunos casos de grandes viajes realizados sobre vehículos de fabricación nacional sufragados por la unión de diversos patrocinadores. Quizás el más cercano en el tiempo al de nuestros protagonistas fue el del Pegaso Comet que emprendió la vuelta al mundo en 1976 con el nombre de Operación Globus. O, si no queremos salir del mundo de las dos ruedas, el de la Tricontinental Moto 80. Aunque en verdad este ejemplo sería más dudoso, ya que mientras los pilotos sí fueron españoles –todo se publicó en la revista Motos de Ayer – , las monturas eran de la marca Yamaha.

bultaco matador polo

Con nueve generaciones a sus espaldas, la Bultaco Matador era todo un mito de las enduro en España. No obstante, para esta expedición recibió un conjunto de mejoras por parte de los propios ingenieros de la marca

Bultaco Matador Polo Norte, protagonista de una expedición voluntariosa pero falta de medios

A pesar de que los dos principales diarios españoles se hicieron eco del viaje – tanto en las hemerotecas de El País como del ABC existen diversas noticias – , lo cierto es que esta exploración al Polo Norte no contó con los apoyos publicitarios que debería. Sin embargo, hubo una marca que sí se ofreció a dar toda la ayuda que estuviera en su mano a nuestros intrépidos protagonistas. Se trató de la icónica Bultaco. Con una amplia tradición en la especialidad del enduro, ésta ofreció cuatro Bultaco Matador Mk9 350 con sus respectivos trineos de carga.

Es más, con este modelo como base se desarrollaron diferentes adaptaciones hasta lograr la versión Bultaco Matador Polo Norte. Dotada de ruedas específicas para la marcha sobre el hielo, un nuevo y reforzado sistema eléctrico, calefacción de la admisión usando los gases de escape y otras mejoras pensadas para transitar por la banquisa de hielo que va desde la zona con acceso en Longyearbyen hasta la meta en el Polo Norte. Un arduo viaje para el cual cada motocicleta debería arrastrar de 300 a 500 kilos.

Incluyendo aquí el combustible, la comida, los pontones, el instrumental científico, la radio… En fin, una amplia logística para sobrevivir a uno de los lugares más extremos del planeta. Además, y por si todo esto fuera poco, al marcar la salida del viaje un 14 de febrero coincidieron con el despertar de los osos polares tras el invierno. Razón por la que el gobierno noruego obligaba a todas las expediciones a portar armas de fuego, a fin de defenderse de un hipotético ataque. Por cierto, hablando de posibles ataques hay que recordar cómo en 1982 aún era palpable la tensión entre los Estados Unidos y la Unión Soviética.

bultaco matador polo

La dificultad de las expediciones al Polo Norte se pone encima de la mesa con la gran cantidad de imprevistos que pueden salir a cada momento, siempre con un contexto muy adverso de por sí con las temperaturas y los vientos haciendo sufrir sin descanso

Fruto de ello, en la zona existían multitud de bases secretas afiliadas a una potencia u otra con las cuales tampoco era conveniente toparse. Y eso por no hablar de las fracturas en el hielo y las temperaturas a -28º. Así las cosas, y con el apoyo final de la empresa de gestión deportiva Total Sport junto al de la propia Bultaco, la expedición echó a andar en marzo de 1982. Desgraciadamente no pudieron llegar a su destino, teniendo que dar la vuelta ante la imposibilidad de seguir avanzando con semejante carga en un terreno tan adverso. No obstante, darse la vuelta no sólo ha sido lo más normal, sino también lo más sensato, en la tremenda historia de las exploraciones al Polo Norte. Sin duda uno de los lugares más inhóspitos y aislados del planeta. Sólo ver a aquellas Bultaco Matador Polo Norte llegar hasta semejantes latitudes es todo un hecho histórico.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.