Moto del día: Derbi FDS Savannah

Moto del día: Derbi FDS Savannah

En el rico panorama de ciclomotores Off-Road en torno a 1990, esta Derbi fue una opción de lo más interesante


Tiempo de lectura: 4 min.

En el rico panorama de ciclomotores camperos dado en la transición de los ochenta a los noventa, el Derbi FDS Savannah destacó como uno de los más interesantes. No en vano, era un Derbi. Una marca sinónimo de cualidades más que interesantes al situarnos en el ámbito de las bajas cilindradas. Así las cosas, esta actualización del primer FDS apareció en 1990 como una opción alternativa a los Puch Condor III, Suzuki DR 50, MotoGAC Winner y Gilera 50 R. Pero vayamos por partes. No en vano, ¿de dónde venía toda esta afición por las monturas Off-Road con menos de 50 centímetros cúbicos?

Bueno, para empezar fue a finales de los sesenta cuando modelos como el Ducati-Mototrans 50 TT abrieron la veda para la aparición de un segmento donde el ciclomotor se vestía de campo. Sin duda una idea excepcional, especialmente si tenemos en cuenta cómo este segmento se comportó a nivel de ventas. No en vano, ya en los años setenta la economía y el consumo habían alcanzado tal expansión que no pocos jóvenes – e incluso adolescentes – podían permitirse adquirir una máquina pensada por y para el ocio. Y es que, no nos engañemos, a pesar de lo útil de los ciclomotores camperos, éstos llegaron a ser todo un símbolo para la afición con tantas ganas de soltar gas como presupuesto contenido en la cartera.

Así las cosas, desde el Puch Minicross hasta la Derbi Cross estos modelos pasaron a ser verdaderos símbolos generacionales para multitud de jóvenes que, en muchos casos, aprendieron sus primeros rudimentos de mecánica trasteando en ellos. Además, Derbi tuvo un papel importante en esta corriente. No en vano, estamos hablando de la marca que más y mejor ha trabajado las cilindradas escuetas en España, empezando con el GS74 para después alcanzar la gloria en los Mundiales con la 50 Carreras-Cliente. Todo ello, obviamente, sin perder de vista el mercado de masas. Por ello, el Derbi FDS Savannah ya iba precedido de una excelente fama.

Lo mediático del Dakar hizo que muchas monturas Off-Road fueran adquiriendo una estética Trail cada vez más marcada

Derbi FDS Savannah, con estética de Trail

Cuando Derbi presentó el FDS Savannah hizo gala de una jugada astuta pues, al hilo de los tiempos, dotó a este modelo con una inconfundible estética de Trail. Algo que, por otra parte, también habían hecho otras marcas como MotoGAC con sus respectivas opciones. No en vano, el Dakar estaba pasando por sus años de mayor popularidad, siendo todo un símbolo para multitud de aficionados fascinados por las grandes motocicletas Trail con las que Edi Orioli o Stéphane Petehansel negociaban las dunas de África.

Respecto al motor, éste continuaba con la línea marcada por el primer FDS. Un monocilíndrico de dos tiempos refrigerado por aire con recubrimiento interior en el cilindro a base de níquel y silicio. Todo ello para otorgar un plus en materia de fiabilidad y resistencia. Además, gracias a la alimentación por un más que popular carburador Dell’Orto 12/12 la FDS Savannah entregaba 3 CV a 4.000 revoluciones por minuto. Una cifra que algunos pueden entender como escasa aunque, como veremos, si algo caracterizó a esta máquina fue la cantidad de modificaciones improvisadas introducidas por sus usuarios.

En lo referido al chasis, el diseño escogido fue el de doble cuna en acero en contacto con el suelo gracias a un amortiguador trasero único actuando junto a un basculante así como una horquilla delantera hidráulica. Ahora, como decíamos lo cierto es que pocas Derbi FDS Savannah permanecieron en estado de fábrica. En este sentido, lo primero a modificar era el carburador, sustituyéndolo por uno más generoso que, normalmente, era uno de los tan fácilmente regulables Amal.

derbi savannah (2)

Hoy en día resulta casi imposible encontrar una de estas Derbi en estado original. No en vano, sus modificaciones y trucajes eran de lo más habitual

Tras ésto, muchos cambiaban los desarrollos e incluso se atrevían con el tubo de escape. Hecho sufrido por no pocos habitantes de pueblos acostados al verano, quienes se veían asaltados en sus casas por el sonido de estas Derbi trucadas con escapes Metrakit o Yusani. Los cuales, debidamente escogidos e instalados, daban hasta 1 CV extra. Dato que parece modesto, aunque significa ni más ni menos que un tercio más de potencia. Además, los más manidos en temas mecánicos se atrevían a cambiar el cilindro gracias a las piezas incluidas en los numerosos kits de la época. De esta manera, se tiene constancia de algunas FDS Savannah con la cilindrada incrementada hasta los 90 centímetros cúbicos. Obviamente, muy alejadas de lo que legalmente ha de ser un ciclomotor.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea