Moto del día: Derbi Scotmatic

Moto del día: Derbi Scotmatic

Esta montura con cambio automático fue una incomprendida en su momento, como el resto de ciclomotores con este cambio


Tiempo de lectura: 5 min.

En el imaginario colectivo el recuerdo de Derbi suele ir asociado a la competición, especialmente a los grandes hitos marcados por Ángel Nieto. Sin embargo, resulta imposible comprender la historia de esta icónica marca sin atender todo lo que hizo durante los años sesenta a favor de ofrecer alternativas de movilidad diarias y económicas para la mayor parte de la población trabajadora. Una vía de trabajo en la que se enmarca la Derbi Scotmatic. Sin duda uno de los ciclomotores más desconocidos y escasos de entre todos los fabricados por esta casa, siendo hoy en día una de esas piezas para coleccionistas realmente difíciles de encontrar.

De hecho, su escasez es cimiento para el desconocimiento de datos certeros sobre el mismo. Algo que se ve incluso en su año de estreno, señalándose 1967 en no pocas fuentes aunque, atendiendo a los archivos de la propia Derbi éste se produjo en 1969. Eso sí, sólo continuado hasta 1973 con una producción exacta de unidades desconocida pero, en todo caso, seguramente muy escueta si atendemos lo poco que se prodigaban en el mercado las motocicletas y ciclomotores con cambio automático. De hecho, esto no es de extrañar ya que pasaba lo mismo en el automovilismo. Es más, intentando recordar algún modelo popular de aquel momento con cambio de este estilo sólo se nos viene a la cabeza el FIAT 850 Idromatic.

Una versión destinada al mercado urbano, intentando hacer más llevaderos los atascos al prescindir de tener que pisar el pedal de embrague. Una solución práctica e inteligente, la cual sin embargo chocó de frente con las inercias y costumbres asentadas en el mercado europeo, exactamente en la misma manera experimentada por los ciclomotores que lucieron el cambio automático en un intento de dar facilidades de manejo. Así las cosas, dentro de la nutrida gama presentada por Derbi en 1969 el Scotmatic es uno de los modelos menos conocidos junto a la otra opción automática, el Derbimatic. No obstante, llama la atención que en 1970 se lanzase una versión con este tipo de cambio de la popular Antorcha.

derbi scotmatic (3)

Durante los años sesenta se hicieron versiones automáticas y semiautomáticas tanto en motos como en coches, teniendo siempre un éxito realmente escaso debido a que en Europa sólo había hueco para lo manual

Derbi Scotmatic, un ciclomotor para todos los públicos

Hagamos un análisis del público al que iba dirigido el Derbi Scotmatic. Veamos. Ya que no precisaba de matrícula, ni impuesto, ni seguro éste podía ser adquirido fácilmente a partir de los dieciséis años. Todo ello gracias a una cilindrada ligeramente inferior a los 50 centímetros cúbicos, siendo por tanto un ciclomotor a efectos de la administración del momento. Respecto la potencia, los consumos y el par debemos recordar aquí los pocos, fragmentados y escuetos datos precisos que sobre la Derbi Scotmatic se pueden encontrar.

No obstante, lo que sí sabemos es cómo la Derbi Scotmatic se dirigió principalmente al público femenino. Algo que no puede llamarnos la atención, ya que si vemos las campañas publicitarias de los modelos automáticos de la época, éstas siempre insistían en las mujeres. De hecho, en el caso de Derbi se hace de una manera más elegante y sutil que en otras. Por ejemplo la del anteriormente citado FIAT 850 Idromatic. Realmente polémica para unos ojos que no vean a la mujer como un sujeto pasivo, ya que ésta no se dirigía tanto a la mujer como al marido, a fin de convencerlo para que fuera él quien adquiriera el vehículo como regalo destinado a la esposa y sus compras en la ciudad.

Con todo esto, es interesante ver cómo en la época se veía al cambio automático como algo sólo aconsejable para casos relativos a la conducción protagonizada por mujeres, dando al manual la preponderancia de lo masculino. Algo que puede parecer baladí, aunque en una sociedad con roles de género muy marcados no deja de ser una cuestión muy importante de cara a la comercialización. Dicho de otra manera. Por excelente y cómodo que fuera el Derbi Scotmatic éste no iba a ser adquirido por una buena parte de sus potenciales clientes al no querer sentirse incómodos con el hecho de llevar un cambio automático. Y ojo, porque no estamos hablando de técnica sino de identidad.

derbi scotmatic (2)

Con un diseño realmente cuidado, este ciclomotor era una montura de lo más agradable. No obstante, no fue apreciada por el mercado de la época

Y es que, no nos engañemos, para bien o para mal los estereotipos de género también han tenido su peso indiscutible en la historia comercial de la industria automotriz. Una cuestión que tiene que ver con los colores, los acabados e incluso las denominaciones comerciales de los vehículos. Más allá de todo esto, hay que reconocer cómo Derbi tenía en 1969 una nutrida gama de ciclomotores y motocicletas. No en vano, muchos aficionados piensan que algunos de aquellos modelos fueron unos verdaderos adelantados a su tiempo y, por tanto, tan interesantes a ojos del coleccionista actual como desapercibidos para el comprador de aquellas. Un juicio que, al menos, no podemos dejar de tener en cuenta en lo que afecta a la Derbi Scotmatic.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.