Moto del día: Mototrans-Ducati 24 Horas

Moto del día: Mototrans-Ducati 24 Horas

Nacida para recordar el éxito de la marca en las 24 Horas de Montjuïc de 1964, fue una variante de la italiana Mach 1


Tiempo de lectura: 4 min.

Para el motociclismo deportivo en la Península Ibérica posiblemente las 24 Horas de Montjuïc sea la prueba más cargada de historias interesantes. Así las cosas, en los tiempos dorados de esta competición, cualquier marca con intereses comerciales en el mercado español deseaba imponerse en la misma. Verificando de esa manera la calidad, potencia y fiabilidad de sus mecánicas. De esta manera, para Mototrans-Ducati fue de una gran importancia la victoria lograda en 1964 por Bruno Spaggiari y Giuseppe Mandolini con las 285 basadas en las exitosas De Luxe 250. Eso sí, dotadas de importantes mejoras como el aumento de la cilindrada. Una hazaña que la empresa trató de rentabilizar con la Mototrans-Ducati 24 Horas aparecida al año siguiente y, desde su propio nombre, presentada como un homenaje a aquella victoria. Una de las once conseguidas por motores Ducati a lo largo de los 31 años en los que se celebró aquella prueba de resistencia en la colina barcelonesa.

Pero vayamos paso a paso. En primer lugar hay que señalar que, aún siendo una montura basada en diseños de Ducati, ésta fue una creación de Mototrans, introduciendo diversas modificaciones sobre la italiana Mach 1 adaptándola así a las necesidades y limitaciones del mercado español, mucho más escueto que el italiano respecto a sus posibilidades deportivas y prestacionales. Una vía de trabajo que cultivaba desde su fundación en 1958, asociándose con la matriz de Bolonia en la misma forma y manera de fabricación bajo licencia que SEAT tenía con FIAT o la Lambretta Locomociones S.A de Éibar con la Lambretta italiana.

No obstante, lo cierto es que, dadas las limitaciones técnicas sufridas por la empresa situada en Cataluña, se tenían que introducir no pocas soluciones de esas en las que se ha de hacer de la necesidad virtud. Así las cosas, aunque para llevar a cabo la Mototrans-Ducati 24 Horas se usó como base a la nueva Mach 1 en su versión para el mercado italiano, cuestiones como la imposibilidad de fabricar unas camisas de cilindro lo suficientemente amplias hizo que esta variante española fuera una motocicleta con bastante entidad propia. Eso sí, más buscada por la necesidad que por la pura elección de la directiva. Algo que también se ve en el nicho de mercado al que se dirigió este diseño que, en principio, sólo debería haber sido para el mundo de las carreras.

ducati 24 horas (1)

Los motores con diseño Ducati fueron una de las referencias más exitosas en la historia de las 24 Horas de Montjuïc, logrando hasta once victorias

Mototrans-Ducati 24 Horas, de los circuitos a la calle

Cuando se presentó en 1965, la Mototrans-Ducati 24 Horas se concibió para ser una motocicleta dedicada al exclusivo mundo de las piloto-cliente o, al menos, sólo para el uso del equipo oficial de la marca como ocurrió con no pocas creaciones de Montesa. Sin embargo, la verdad es que entre ambas empresas distaba una gran diferencia en materia económica, estando la dirigida por Pere Permanyer siempre algo más desahogada que Mototrans, caracterizada por no pocas agonías financieras hasta que finalmente acabase agonizando bajo Yamaha con la complacencia de Banesto.

De esta manera, no se justificaba la inversión necesaria para la implantación de un nuevo modelo si éste no iba a tener un recorrido comercial más o menos reseñable. Por ello, la Mototrans-Ducati 24 Horas finalmente llegó a serie sobrepasando con creces las 500 unidades previstas. Estando en la oferta del fabricante hasta 1974 en cohabitación con modelos bastante más avanzados. Algo que se comprende por la fuerte personalidad de la 24 Horas, haciendo que, de hecho, hoy en día sea una pieza de colección bastante valorada. Con o sin carenado por cierto.

Respecto a la mecánica, la Mototrans-Ducati 24 Horas contaba con un único cilindro de 247 centímetros cúbicos montado con una inclinación de 10º y refrigerado por aire. Capaz de entregar hasta 25 CV a 8.250 revoluciones por minuto, alcanzando puntas de unos 160 kilómetros por hora. Además, todo ello se gobernaba con un cambio de 5 relaciones basado, íntegramente, en uno de los últimos diseños llegados desde la central italiana. Una pieza que cosechó excelentes críticas entre los profesionales y un buen recuerdo entre los aficionados.

ducati 24 horas (2)

Muy relacionada con la italiana Mach 1, esta motocicleta tenía la camisa del cilindro de un tamaño distinto debido a las limitaciones técnicas que distanciaban a la fábrica de Mototrans de la central en Italia

Respecto al chasis, éste guardaba una gran relación con el de la De Luxe 250. La motocicleta que salvaguardó las cuentas de Mototrans durante al menos una década, luciendo un bastidor de acero que en la 24 Horas condicionaba un peso de 115 kilos. Eso sí, respecto a la amortiguación y multitud de cuestiones más se puede decir que la Mototrans-Ducati 24 Horas guardaba una relación de lo más estrecha con la italiana Mach 1, teniendo en cuenta la particularidad del árbol de levas con diseño propio de la casa catalana. En fin, detalles y motivos propios de la fabricación bajo licencia, la cual definió a la industria automotriz española hasta la progresiva apertura del mercado allá para los ochenta.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.