Moto del día: Norton-Peugeot TT 1907

Moto del día: Norton-Peugeot TT 1907

Fue la primera montura en ganar en la categoría dos cilindros del primer TT, celebrado en 1907


Tiempo de lectura: 4 min.

En la industria de la automoción posiblemente pocas empresas hayan sido tan polifacéticas como Peugeot. Fundada a comienzos del siglo XIX bajo el sabroso propósito de fabricar molinillos de café, la casa francesa ha abordado con éxito la comercialización masiva de automóviles, bicicletas y motocicletas. Todo ello habiendo ganado carreras tan icónicas como el Dakar o Le Mans, al tiempo que en el mundo de las dos ruedas estuvo involucrada directamente en la primera montura ganadora del icónico Tourist Trophy en la Isla de Man. Gesta que encumbró a la Norton-Peugeot, una de las motocicletas más interesantes y referenciales para los primeros años del motociclismo deportivo. Sin duda una historia ideal para mitómanos, por lo que será mejor ir paso a paso a fin de no obviar ningún detalle.

De esta manera, lo mejor será retroceder hasta 1904. Año en el que se autorizaban las carreras sobre carreteras reales en el Reino Unido, reglamentando el cierre de las mismas para la celebración de trofeos como el que se empezó a celebrar tres años después en la Isla de Man. Un lugar donde no existía límite de velocidad, siendo sus carreteras uno de los escenarios preferidos por los incipientes pilotos de cara a entrenar con sus motocicletas. Así las cosas, la edición inaugural de 1907 se presentó con dos categorías. La monocilíndrica y la bicilíndrica. En la primera fue Charlie Collier el vencedor, a lomos de una Matchless tras más de cuatro horas de carrera.

En la segunda lo fue nuestra protagonista. La Norton-Peugeot con dos cilindros a 45º capaz de entregar 6 CV. Una de las motocicletas más señeras en la historia de la competición, no tanto por su diseño como por la importancia que tiene haber sido la primera en ganar la que, por entonces, era la categoría superior del Tourist Trophy. Una carrera tan espectacular como peligrosa, teniendo en su haber un listado con más de 200 fallecidos en accidente ya fuera durante los entrenamientos o la propia competición. Eso sí, afortunadamente Rem Fowler vivió para contarlo. De hecho, durante los años veinte llegó a convertirse en un consumado probador para distintas marcas.

norton peugeot 1907 (3)

En sus primeros años, Norton sólo fabricaba cadenas para bicicleta. No obstante, al poco se lanzó a la producción de motocicletas con motores procedentes de otras empresas

Norton-Peugeot, una unión no tan inesperada

Para cualquier seguidor del motociclismo deportivo, la británica Norton es una referencia indiscutible que apareció durante décadas en los primeros puestos de las carreras internacionales. Es más, en lo referido al TT de la Isla de Man resultaría bastante complicado contar su historia sin hacer numerosas menciones a esta marca fundada en 1898. Eso sí, su propósito fundacional no fue el de producir monturas prestacionales para subir a lo más alto del cajón. Lejos de ello, en sus primeros años fue parte de la industria auxiliar relativa a las bicicletas.

De hecho, Norton estaba centrada de forma casi exclusiva en la fabricación de cadenas de transmisión. No obstante, hacia 1902 ya estaba ensayando con el incorporar motores a chasis de bicicletas. Un primer paso en el motociclismo, teniendo que esperar hasta 1908 para alumbrar un primer motor propio gracias al cual giró de forma radical su actividad empresarial. Por esto, los primeros pasos de Norton en el motociclismo – durante el lapso transcurrido entre 1902 y 1908 – se dieron con motores fabricados por terceros.

Una dependencia que, en los casos relacionados con la menor necesidad de potencia, se satisfizo con ingenios creados por empresas británicas mientras que, en los casos relacionados con una mayor necesidad prestacional, se recurrió a la francesa Peugeot. Empresa que había lanzado en 1901 su primera motocicleta tras experimentar durante años con los triciclos, engalanando su estreno con un motor monocilíndrico de tan sólo 200 centímetros cúbicos que transmitía su fuerza al eje trasero a través de una correa de cuero.

norton peugeot 1907 (1)

Gracias a su motor Peugeot, ésta fue la motocicleta capaz de ganar la primera edición del TT en la categoría de dos cilindros. Toda una hazaña para los primeros tiempos de esta competición

Un primer paso escueto. Pero necesario para avanzar a lo que lanzó en 1905: un dos cilindros en V a 45º que fue famoso tanto por su resistencia como por su potencia. Justo los por entonces generosos 6 CV comentados unos párrafos atrás. De esta manera, llamó la atención de diversos fabricantes aún no provistos de mecánicas propias. Caso en el que se enmarcaba la joven Norton, escogiendo por tanto a este motor francés para equipar a la Norton-Peugeot de aquel año. Un modelo que estuvo en producción por dos más, teniendo sin duda como un genial remate a su vida comercial la victoria en el primer TT de la historia en 1907.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.