Menu

Moto del día: Ducati Supermono

Una rareza muy especial

Moto del día: Ducati Supermono

Todos sabemos que el motor por excelencia que monta Ducati es el V2 a 90º, con uno de los cilindros tumbado hacia adelante, descansando en posición casi horizontal, lo que la marca denomina un motor en «L». Pero en 1993, con el objetivo de competir en algo similar a las Superbikes, la marca de Borgo Panigale, ese barrio al lado del aeropuerto de Bolonia, lanzó una monocilíndrica que era espectacular: la Ducati Supermono.

Corría el año 1993 cuando Ducati se interesaba por esta competición, la copa Supermono. Esta competición europea solo permitía monocilíndricas, así que los italianos se pusieron manos a la obra. Tomaron su famoso motor en «L», le quitaron un cilindro y le añadieron un sistema de bieletas. Era como si tuviera otro cilindro en «V», pero totalmente pasivo, masa en movimiento que eliminaba las molestas vibraciones. Desde 1974 Ducati no producía una monocilíndrica, así que tendría que ser una obra maestra.

El diseño de su chasis corrió a cargo de Claudio Domenicali, mientras el motor era responsabilidad de Massimo Bordi. Su diseño exterior salía de los lápices del famoso diseñador sudafricano Pierre Terblanche

1993 Ducati Supermono R Side

El cilindro, situado en posición horizontal, cubicaba 549 cm3 -más tarde pasó a 572 cm3– en su primera serie hasta el año 1995, siendo de cuatro tiempos. Producía 76 CV a 10.000 rpm y 50,8 Nm de par a 8.000 rpm, toda una barbaridad. Esto se debía en parte a la «magia» de su distribución desmodrómica. Poseía inyección electrónica Weber Marelli y estaba refrigerado por líquido, para poder resistir el maltrato de las carreras. La potencia se transmitía a la rueda trasera mediante cadena, gracias a su caja de 6 marchas, con relaciones muy cerradas para favorecer la aceleración. Al fin y al cabo no era una moto de calle. Si queréis escuchar como suena, podéis ver el siguiente vídeo.

El chasis era de primera: doble horquilla invertida delante con amortiguadores Öhlins de 42 mm, ajustables en precarga y monoamortiguador trasero DU2041 de la misma marca, con depósito separado. Los frenos debían resistir un trato muy duro, así que montaron doble disco Brembo de 280 mm delante, con pinza de cuatro pistones, y disco simple de la misma marca detrás de 190 mm, con pinza de dos pistones.

Para aligerar peso, se recurrió a la fibra de carbono para el carenado, bastidor auxiliar, tanque de combustible, admisión y carcasa del panel de instrumentación. El magnesio se usó para algunas cubiertas y abrazaderas

1993 Ducati Supermono Cockpit

Con esto, la Ducati Supermono conseguía un peso muy ligero de 125,6 kg en seco, siendo de tan solo 136,5 kg en orden de marcha. Como os podéis suponer, las prestaciones eran muy buenas: el cuarto de milla (400 m) se lo ventilaba en 11,4 segundos, cruzando la marca a 197,5 km/h, aunque podría seguir acelerando hasta alcanzar su velocidad máxima de 227 km/h. Para frenar también era muy buena, haciendo 31,1 metros de 100 a 0 km/h.

En total se fabricaron 65 unidades entre 1993 y 1995, aunque algunas fuentes apuntan a que entre 1996 y 1997 se fabricaron dos unidades más. La que veis en las imágenes es la número 16, y salió a la venta hace algunos años. Cuando disputaba la copa Supermono se estimaba el precio en unos 27.000 euros, aunque cuando se vendió hace poco alcanzó los 135.000 euros. Toda una rareza, que se ha convertido en una joya para los coleccionistas.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Me encanta, aunque una locura el precio que alcanzan algunas unidades, por cierto otra mono que me «flipa» y que apunto estuve de comprar una el año pasado, es la menos exclusiva pero también rara Yamaha SZR 660.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.