Menu

Moto del día: Foggy Petronas FP1

Un proyecto que entre todos mataron aunque ella sola se murió

Moto del día: Foggy Petronas FP1

La historia de la Foggy Petronas FP1 recuerda, en cierta medida, a la de la Bimota 500 V-DUE. No lógicamente por los acontecimientos y cómo ocurrieron, sino por el resultado, que no fue otro que un proyecto arruinado y la imposibilidad de ver y disfrutar de las motos en la calle. Y como la italiana, la FP1 mantiene un áurea de misterio y romanticismo que hace imposible que nos olvidemos de ella.

Para conocer la historia debemos remontarnos a principios de este siglo. Cuando el Campeonato del Mundo de MotoGP decidió cambiar de los dos a los cuatro tiempos, se abrió la posibilidad de que algunos fabricantes independientes tuviesen su hueco en la parrila de los Grandes Premios. Fabricantes como Ilmor, Proton KR, Bata, Moriwaki o Harris WCM intentaron hacerse un hueco aunque para todos el resultado fue el mismo: fracaso.

Un proyectos que ni tan siquiera llegaron a completarse, y este es el caso de las Foggy Petronas FP1. Por aquellos años, Petronas quería aumenta su presencia en las competiciones del motor y MotoGP, en el caso de las dos ruedas, era el mejor escaparate. Con un montón de petrodólares malayos bajo el brazo (petroringgit si usamos el nombre de su moneda), acudieron a un especialista en la alta competición como Sauber para que les desarrollase una montura, incluyendo el motor.

Petronas FP1 Road 01

La fórmula iba a ser un propulsor tricilíndrico de 999 cc (la mejor configuración según los estudios que realizó la Universidad de Queens en Belfast) en un chasis también desarrollado íntegramente desde cero. Pero, de repente, todo se torció. Petronas decidió que no desarrollaría una moto de MotoGP sino de Superbikes y, con este panorama, Sauber no encontró interés en seguir adelante, así que se retiró.

La petrolera malasia se encontró con un proyecto arrancado pero sin nadie que lo ejecutase, así que contrató a Carl Foggarty como jefe de equipo y a Suter como empresa que siguiese adelante con el desarrollo de la moto. A partir de ese momento ya se conoció como Foggy Petronas FP1.

Se mantuvo la configuración del motor, es decir, los tres cilindros, pero ahora debía cubicar menos de 900 cc, límite establecido por el reglamento del WSBK. Además, y al ser un campeonato derivado de motos de serie, estaban obligados a fabricar un mínimo de 150 motos que se pudiesen homologar y vender. El proyecto contemplaba fabricar estas 150 motos, de las que 100 se venderían a un precio de 30.000 euros cada una (aproximadamente) y las otras 50 serían exclusivas para competir.

Petronas FP1 Road

Pero la mala suerte quiso que justo cuando ya tenían terminado el desarrollo del motor, la normativa de Superbikes cambió y se permitía que los motores cubicaran menos de 1.000 cc. La Foggy Petronas FP1 debutaba ya en inferioridad de condiciones. Por otro lado, la versión de calle daba unos nada despreciables 130 CV, interesantes cifras para la época, sobre todo porque era una moto muy ligera.

Las 150 Foggy Petronas FP1 que debían ser construidas fueron divididas en dos lotes por necesidades productivas. La mitad se fabricarían en Malasia por la empresa Proton mientras que la otra mitad serían ensambladas en Gran Bretaña por MSX International. Posteriormente, Foggy rompió el acuerdo con Suter y la moto de competición siguió siendo desarrollada por la firma británica Ricardo, aunque los resultados no mejoraron. Todo su bagaje fueron dos podios y una pole.

La producción de las motos fueron de retraso tras retraso, hasta que en 2005 estuvieron listas. Al menos las que fabricaron Proton, porque las unidades británicas no salieron (o no lo hicieron la inmensa mayoría) de la isla. Como un año después el proyecto de Superbikes fue cancelado (después de haber invertido 34 millones de euros), a nadie le importaban las Foggy Petronas FP1 de calle y si estaban o no fabricadas.

En 2010, el diario británico MCN descubrió en una nave de Essex 60 FP1 almacenadas, propiedad en ese momento de Arrk R&D. Dos años después, la empresa malasia Momoto compró las 129 unidades que nunca se habían matriculado (incluidas las 60 británicas) para ponerlas a punto y venderlas como Momoto MM1.

Sin embargo, la sorpresa vino cuando Momoto se encontró de morros con que no se habían pagado las tasas y aranceles sobre las motos, por lo que el Gobierno malayo se quedaba con todo el lote. Esto inició una demanda de Momoto contra el Gobierno del país asiático por un total de 83 millones de euros (algo más de 73 millones de euros) que todavía no se ha resuelto.

Por si el culebrón no fuera ya digno de una serie con diez temporadas como poco, hace un año entró en juego un preparador británico: Lanzante. Dice estar en posesión de varias Foggy Petronas FP1, pero que no son las 129 de las que hemos hablado antes. En una foto que pusieron en su momento en Instagram se puede ver una decena de unidades, que podrían ser todas las que tienen pero no hay datos sobre ello. Su intención es ponerlas en orden de marcha y venderlas. En el vídeo anterior vemos que la primera de ellas ya estaba lista.

Pero, ¿realmente cómo son las Foggy Petronas FP1? Pues tienen un motor -como dijimos- de tres cilindros y 899,5 cc. Desarrollan una potencia de casi 130 CV a 10.000 vueltas y un par motor máximo de 92 Nm a 9.700 revoluciones. El peso en seco es de 181 kg y el depósito alberga 18 litros de gasolina.

A nivel de parte de ciclo cuenta con una horquilla Öhlins completamente regulable con barras de 43 mm y un amortiguador monoshock de la misma marca y con múltiples regulaciones. Los discos delanteros son de 320 mm con pinzas de cuatro pistones y el trasero de 220 mm con pinza de dos pistones. Los neumáticos, en medidas de 120/70 R17 y 190/50 R-17 delante y detrás respectivamente sobre llantas Dymag.

El anterior vídeo remata todo el halo de esta moto, ya que se trata de la prueba por la propìa gente de MCN de una de las dos unidades que había en Europa. Era propiedad del suizo Livio Kagi y hablamos en pasado porque se perdió en un incendio que tuvo en su garaje en 2013. Una verdadera lástima.

Tim Thompson, probador de la revista inglesa y que pudo probar la otra unidad europea, describió perfectamente qué se podría esperar de la Foggy Petronas FP1 cuando la llevabas:

«La réplica auténtica de una motocicleta de carreras defectuosa: achicharra a su piloto, deja un charco de aceite allí donde la dejas y necesita un arrancador con rodillos para estar lista por la mañana…»

Aun así, sin duda es una de las motos más icónicas de los últimos años y perfectamente reconocible por su color corporativo azul celeste Petronas.

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Un artículo de díez!!!!, se rumoreaba en su época que cierto «forrado» madrileño tenía una Foggy Petronas en su colección, pero a saber, estuve muy «al loro» del proyecto y sin duda el cambio de normativa en el WSBK condiciono su triste final, el vídeo de la unidad probada por MCN es mítico entre los enfermos del motor, como un servidor, pero desconocía que dicha unidad se había perdido, toda una pena, un gran artículo!!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.