Moto del día: Honda 50 Cub

Moto del día: Honda 50 Cub

Cuando en 1952 Honda lanzó este ingenio para motorizar bicicletas asentó las bases comerciales para ser una gran empresa


Tiempo de lectura: 4 min.

Honda es hoy en día el mayor fabricante mundial de motocicletas. Además, en su historia se engarzan todo tipo de trofeos deportivos incluyendo victorias en la F1 y automóviles tan fascinantes como el NSX. Sin embargo, la consolidación de sus inicios se debe a una creación tan modesta que siquiera llega a ser una motocicleta. Sino tan sólo un motor con el que realizar la conversión de una bicicleta previamente adquirida. Se trata del Honda 50 Cub. Un mecanismo de tan sólo 50 cm3 y 1 CV que junto al depósito de combustible y los mecanismos previstos para la rueda trasera daba un peso de siete kilos.

De esta forma, cualquier propietario de una bicicleta podía motorizarla fácilmente aprovechándose de la fuerza dada por este monocilíndrico de dos tiempos capaz de funcionar a 3.600 revoluciones por minuto. Un ingenio sin duda modesto, pero capaz de “hacer de Honda una empresa masiva”, en palabras del socio fundador Takeo Fujisawa. Responsable de los aspectos financieros de esta marca fundada en 1948 tras una amplia experiencia fabricando motores para bicicleta con los que la empobrecida población japonesa de la postguerra pudo acceder de forma sencilla y barata a la movilidad urbana.

Un aspecto esencial para el país durante los años cuarenta y cincuenta, aún muy limitado por la destrucción económica pero sumido en una rápida recuperación que demandó una ingente cantidad de vehículos según las ciudades crecían de forma exponencial. Por ello, la industria japonesa fue sin duda la más creativa en el ámbito de las motocicletas urbanas, los motocarros y los llamados minicoches o Kei Cars. Todos ellos un paso por delante del Honda 50 Cub, primer y más modesto peldaño de la adaptación del parque móvil nipón a las necesidades de una sociedad que dejaba atrás su sempiterna cerrazón para abrirse al mundo de la economía global.

A pesar de no ser siquiera una motocicleta sino simplemente un kit de conversión mecánica para una bicicleta, el Honda 50 Cub es el producto clave para comprender la consolidación de Honda en los años cincuenta

Honda 50 Cub, un kit que fue éxito de ventas gracias al correo postal

Para 1955 Honda ya era el mayor fabricante de motocicletas en Japón. Un éxito que sólo fue posible gracias a la buena base financiera creada por el Honda 50 Cub, estrenado en 1952 con una novedosa campaña de publicidad como protagonista. Y es que, hasta ese momento, Honda sólo comercializaba sus productos a través de concesionarios y establecimientos dedicados al motociclismo. Algo lógico, pero que al tiempo representaba un problema ya que en el empobrecido Japón de la postguerra eran muy pocos los ciudadanos que podían ir a una de estas tiendas a algo más que observar y especular con un futuro más espléndido.

Por ello, el responsable de ventas Kihachiro Kawashima planteó en 1951 una posibilidad. ¿Y si Honda empezaba a distribuir sus motores para conversión de bicicletas en tiendas enfocadas al ciclismo? De esta forma, las posibilidades de llegar a potenciales clientes aumentarían, ya que en el Japón de aquel momento los que montaban en bicicleta día a día no lo hacían por ocio ni ecología, sino por la escasez financiera que les impedía acceder a una motocicleta. Eso sí, como paso intermedio estaba la opción del Honda 50 Cub.

Así las cosas, Honda ideó una de las primeras campañas de promoción mediante el uso masivo de correo postal. Buzoneando a 50.000 establecimientos ciclistas con publicidad del Honda 50 Cub en la que se ofertaban facilidades para la distribución del mismo. Con ello se consiguió en tan sólo unas semanas fidelizar a unas 15.000 tiendas como nuevos puntos de venta para los productos de Honda, aumentando así las ventas de una forma espectacular.

honda cub f type 1952 (4)

Más allá de su pericia en el diseño, este mecanismo tuvo un gran éxito debido a la novedosa campaña de publicidad dirigida a mujeres y tiendas ciclistas

Además, Honda acompañó este proceso con una intensa campaña de publicidad en las ciudades. Incidiendo especialmente en las mujeres, las cuales veían en el acceso a una bicicleta motorizada con el Honda 50 Cub la posibilidad de lograr una mayor autonomía personal y laboral. Otra de las razones por las que este kit de conversión se convirtió en uno de los objetos clave para entender la recuperación económica del Japón de la postguerra, asentando las bases para que hoy en día los aficionados al motociclismo de todo el mundo puedan disfrutar de máquinas mucho más complejas y potentes que este sencillo motor adaptable.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea