Moto del día: Honda CB-1 400 (NC27)

Moto del día: Honda CB-1 400 (NC27)

Una naked de 400 con alma de deportiva


Tiempo de lectura: 3 min.

No sabemos qué tienen las motos japonesas de 400 cc, que nos encantan. Puede que sea su estética, idéntica a las deportivas más grandes pero a escala reducida. O a lo mejor son sus motores, que parecen piezas de relojería. El ejemplar que os traemos hoy fue tratada injustamente a nivel de ventas y quizás por ello sea todavía más apreciada. Hablamos de la Honda CB-1 400 (NC27).

Aunque el nombre sea muy similar, no debemos confundirla con la Honda CB1 de 125 cc. Comercializada únicamente entre 1989 y 1991, solamente se fabricaron unas 22.000 unidades para todo el mundo. En algunos mercados se conoce también como Honda CB 400 F ya mantiene el planteamiento del modelo original de 1975, con un motor de cuatro cilindros y desprovista de cualquier tipo de protección aerodinámica.

El motor derivaba directamente del usado en la Honda CBR 400 RR (NC23) aunque ligeramente rebajado en cuanto a la potencia máxima (cuatro cilindros, refrigeración líquida, 55 x 42 mm de cotas internas y distribución DOHC por engranajes). Erogaba 55,2 CV a 10.000 vueltas y un par motor máximo de 39 Nm a 9.500 RPM.

Honda CB1 400 Julian Eichhoff

Fotografía cedida por Julian Eichhoff (Lumenatic.com)

Pero al mismo tiempo los técnicos de Honda habían recortado la relación de marchas (sobre todo la primera), haciendo que acelerase mejor en los primeros metros que su prima racing. La velocidad punta de 190 km/h no estaba mal para una moto “de pelo en pecho”. La alimentación se confiaban a un par de carburadores Keihin de 30 mm.

El chasis tubular fabricado con aceros de alta resistencia era muy innovador. A él se unía una horquilla Showa de 41 mm sin posibilidad de regulación y un amortiguador trasero Pro-Link regulable en precarga. Para los estándares de la época era suficiente con un disco de freno delantero de 310 mm mordido por pinzas de dos pistones y otro trasero, en este caso de 240 mm, con pinza de un pistón. Los neumáticos que montaba era de medida 110/70 R17 delante y 140/60 R17 detrás. El peso se quedaba en unos ligeros 183 kilos en seco.

Tras ser lanzada en 1989, Honda la actualizó ligeramente al año siguiente con unas suspensiones que mejoraban la puesta a punto. El chasis también había sufrido unos ligeros retoques y los acabados se habían mejorado. El modelo de 1991 fue el último en ponerse a la venta y el motor perdió algo de potencia (53 CV). Aumentaron los detalles cromados y los intermitentes eran más pequeños. También se dotó a la Honda CB-1 400 de un nuevo faro, asiento, soporte de disco delantero y un depósito de 14 litros (antes 12 litros).

Hoy en día la Honda CB-1 400 se puede encontrar a la venta de segunda mano por unos 2.500 euros. Es una moto que se ha ganado a pulso la fama de tener un motor muy duro y con un buen mantenimiento de suspensiones, ser una moto muy divertida para escapadas de curvas. Si queréis ver más imágenes en detalle, visitad la web de Lumenatic.com, donde el fotógrafo Julian Eichhoff, que amablemente nos ha cedido una de sus fotos, tiene más de la misma sesión.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Honda CB-1 400 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez