Moto del día: Honda PA 50

Moto del día: Honda PA 50

El ciclomotor belga por excelencia


Tiempo de lectura: 4 min.

Hace algunos meses os hablamos del Honda PX 50, un curioso ciclomotor de verdaderas aptitudes campestres. Estos modelos, muchos de ellos fabricados en la planta belga de Honda en Aalst, eran comercializados por toda Europa e incluso exportados a Estados Unidos. Así encontramos, hermanado con aquel, el pequeño ciclomotor que hoy nos ocupa y que incluso hoy en día, se sigue usando y modificando en su país de origen. Hablamos del pequeño Honda PA 50.

El Honda PA 50 no destaca por su lujo, ni por sus prestaciones. Pero entra perfectamente en la filosofía Honda, es decir, la de ser un vehículo económico, fiable, muy austero en su mantenimiento y de costes realmente reducidos. Fue fabricado como decíamos en Bélgica, entre 1976 y 1991 y como suele ocurrir con este tipo de vehículos, había un incontable número de versiones. Además se ha conocido también por varias denominaciones, como Honda Camino u Honda Hobbit.

Honda PA 50 01

Debemos tener en cuenta que dependiendo del país al que fuese dirigido (USA o Europa), e incluso dentro de la propia Europa, debía adaptarse a las diferentes normativas existentes. Y eso empezaba por encajar como ciclomotor (máximo 45 km/h) o como mopped (25 km/h). Pero bueno, esa era la teoría porque a la hora de la verdad, el PA 50 era carne de preparaciones. Bajo peso y posibilidad ilimitada de mejoras, le hacía terrible en manos de los jóvenes.

Para que nos hagamos una idea, hoy todavía se usan los Honda PA 50 en carreras de ciclomotores, hay recambios disponibles de casi cualquier elemento del motor e incluso los fabricantes aftermarket siguen ofreciendo productos para ellos. Muy sonado fue el kit de Malossi para convertir el pequeño motor de 49 cc en una bestia de 65-70 cc con refrigeración líquida y velocidades superiores a los 100 km/h.

Honda PA 50 03

El motor era una pequeña unidad de dos tiempos y 49 cc que, dependiendo del país al que fuese destinado, ofrecía una potencia de entre 1,5 CV a 3.800 RPM o 1,9 CV a 5.500 vueltas. El par motor también estaba entre los 3 Nm y los 3,72 Nm. Puede parece una cifra irrisoria, pero es que el peso del pequeño ciclomotor estaba entre los 48 y 59 kg, dependiendo de si se trataba del modelo pelado o el más equipado. La admisión por diafragma, y la alimentación se conseguía gracias a un carburador Keihin.

El chasis, suspensiones y frenos eran los habituales en aquellos años, que pequeñas variantes entre los diferentes modelos. Depósito de combustible de solamente tres litros, suficientes para unos 150 km; frenos delantero y trasero de tambor de 80 mm o una horquilla telescópica con muelles helicoidales asistidos por un doble amortiguador trasero también con muelles era todo lo que uno podía necesitar.

Honda PA 50 05

Entre las versiones comercializadas, encontrábamos denominaciones como “L” (la más pelada en equipamiento), “LC” ya de lujo, con intermitentes o luces y también las que añadían la “V”, que indicaban que llevaban una transmisión más sofisticada. Mientras las normales era un tren de transmisión con embrague centrífugo, piñón y cadena dentro de una envolvente, la “V” se refería a la HondaVmatic, que usaba un variador similar a los actuales y con dos velocidades automáticas.

Como el PX 50, el Honda PA 50 estuvo a la venta en España, y se pueden encontrar de segunda mano desde los 100 euros (se cae a cachos), hasta los 600-800 euros por una en buen estado. Ahora bien, como ocurre con este tipo de vehículos, casi nunca están matriculados por lo que sería casi imposible (o muy caro) legalizarlo hoy en día para poder usarlo. En este enlace a Bring a Trailer, de donde hemos sacado las fotos, podéis verla en detalle. Allí se vendió por 2.900 dólares, casi nada.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Honda PA 50 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.