Menu

Moto del día: Kawasaki KZ1000

Una moto de locura

Moto del día: Kawasaki KZ1000

La moto de hoy es un icono del cine distópico y de acción: protagoniza buena parte de la película Mad Max, pero la saga original. La Kawasaki KZ1000 se modificó convenientemente para darle a uno de los coprotagonistas, Jim “Goose” Rains, una moto diferente: el resultado fue muy al estilo café racer, con las insignias del cuerpo policial imaginario MFP. La moto de la imagen va desprovista de modificaciones, es tal y como era al salir de fábrica.

Las especificaciones de la moto eran muy buenas para su época: motor de cuatro pucheros en línea con 1.015 cm3, refrigerado por aire y con cinco marchas (una abajo, cuatro arriba), que conseguía 83 CV a 8.000 RPM. El peso en vacío era de 245 kg y conseguía alcanzar una punta de 212 km/h. Su batalla de 1.505 mm, unido al avance del manillar, le aportaba la estabilidad necesaria para soportar esas velocidades tan altas. Volviendo a la película, como ya os habréis dado cuenta el carenado de la original no se parece en nada al visto en el filme. Las modificaciones se encargaron a un taller de motos en Melbourne, La Parisienne, que también se encargó de modificar las otras 13 KZ1000 para los «malos» de la peli, la banda del «cortauñas». Por cierto, eran moteros de verdad, miembros de un club de Victoria, The Vigilanties.

Por desgracia, poco después de estrenar la película, el taller pasaba apuros económicos y tuvo que cerrar. Con el tiempo, fue tal el éxito de la película que el fabricante japonés Whitehouse ofrecía la personalización de la moto, haciéndola idéntica a la de Jim Goose. Parece que ya no está a la venta, pero hay otros que que se han lanzado a vender kits de carenado, como por ejemplo Airtech. Una moto de la vieja escuela, que se convirtió en un icono gracias al cine.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.