Moto del día: Norton F1 JPS

Moto del día: Norton F1 JPS

No solo Mazda usa motores Wankel


Tiempo de lectura: 2 min.

La moto de hoy es una de esas maravillosas rarezas que se le ocurren a alguien, y que además, lleva a cabo con maestría. Se trata de la Norton F1 JPS, una moto que tiene mucho en común con un coche, el Mazda RX8, que fue creada en 1990 por Norton Motorcycles, un fabricante inglés que ha tenido una historia difícil.

La compañía Norton Motorcycles nació en Donington, Reino Unido, allá por 1902, que fue la fecha en que James Lansdowne Norton añadió un motor a una bicicleta. Originalmente, la compañía que fundó en 1898 se dedicaba a la fabricación de cadenas para bicicletas, pero pronto se dio cuenta que lo de fabricar bicicletas motorizadas se le daba bien, así que se dedicó a ello plenamente. Desarrolló motores, fue perfeccionando el chasis y la suspensión, hasta que en 1924, junto al piloto Alec Bennet, consiguió la victoria en el TT de la Isla de Man con una motocicleta Norton.

Durante la II Guerra Mundial, tuvo mucho éxito fabricando motos para el ejército inglés, pero al finalizar la guerra, fueron bajando las ventas. En 1977 la compañía está a punto de quebrar, y entra el gobierno inglés al auxilio. Así llegamos a 1990, cuando tras varios años de desarrollo, aparece la Norton F1 JPS.


Lo más característico de esta moto es su corazón: un motor rotativo Wankel, con dos rotores que ofrecían una cilindrada de 588 cm3, misma configuración mecánica que el Mazda RX8, salvo que el coche disponía del doble de cubicaje. Estaba refrigerado por líquido, y su alimentación corría a cargo de dos carburadores Mikuni de 34 mm. Así rendía 90 CV a 9.000 rpm y disponía de 77,3 Nm de par a 7.500 rpm. Lo mejor de estos motores es la suavidad con la que suben de vueltas, aunque la contrapartida es el alto consumo de aceite que tienen.

Su chasis estaba a la altura, montando doble horquilla delantera y monoamortiguador trasero, ambos regulables, tanto en extensión como en compresión. Los frenos de doble disco delantero de 320 mm y sencillo trasero de 230 mm, ayudaban a parar de manera segura esta moto, que era capaz de alcanzar los 233 km/h.

Esta moto, derivaba de la moto de carreras que fue campeona del campeonato de velocidad inglés, y del TT de la Isla de Man. El equipo de carreras estaba patrocinado por John Player’s, de ahí su apellido JPS. Desgraciadamente la marca cerró en 1992, aunque en 2008 Stuart Garner la revivió, teniendo actualmente varios modelos a la venta. Si sentís curiosidad, aquí os dejamos un enlace a su página.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea