Menu

Moto del día: Opel Motoclub 500

Iba como un cohete

Moto del día: Opel Motoclub 500

A día de hoy, cuatro fabricantes de coches, también fabrican motocicletas: BMW, Honda, Suzuki y Peugeot. Pero hubo un tiempo a comienzos del siglo XX, en que otro fabricante alemán también lo hacía: Opel. De hecho, desde 1901 con algunas interrupciones, Opel ha fabricado motocicletas hasta que lo abandonó definitivamente en 1930. Antes de marcharse de este negocio, nos dejó alguna joya como la de hoy, la Opel Motoclub 500.

Se presentó en el Salón del automóvil de Berlín en 1928, y llamó la atención por sus colores, la combinación de color plateado del bastidor, y los detalles en rojo del asiento, puños y ruedas. Pero no solamente tenía esa particularidad.

Opel realizó una gran innovación a la hora de fabricarla, ya que en aquella época, los bastidores solían ser de acero tubular soldado entre sí. En este caso, Opel mantuvo el acero como material, pero lo conformó con lámina, plegándola y remachándola, para reducir las horas de trabajo. Puesto que no había que soldar, el tiempo por bastidor se redujo de 15 horas a tan solo 4, lo que suponía también una importante reducción de costes. Con esta técnica, la moto alcanzaba los 135 kg de peso. El precio de versión Supersport era de 1.290 reichsmark -moneda entre 1924 y 1948-, unos 4.250 euros de hoy.

La Motoclub 500 se produjo en dos versiones con la misma cilindrada de 496 cm3: La Tour, con motor de 16 CV, que lograba alcanzar los 105 km/h y la Supersport, con 22 CV, que llegaba a los 120 km/h. Pero a comienzos del siglo XX, la carrera por la velocidad lo era todo para los fabricantes, así que Fritz Von Opel encargó realizar una moto muy especial, para batir el récord mundial de velocidad. Así nació la Opel Raketen Motorrad.

Fritz Von Opel RocketSe partió de la Motoclub 500 a la que se realizaron algunas modificaciones: se partió de la Supersport y se subió la potencia hasta los 30 CV. También se le añadieron seis cohetes Sander de combustible sólido -pólvora, principalmente- para llevar a la moto hasta una velocidad antes inalcanzada, superando el récord de la época de 200,6 km/h. La idea era que con su propio motor alcanzase los 145 km/h, momento en el cual se encendería la primera etapa de dos cohetes, apagando el motor. Con ellos, se suponía podría alcanzar los 180 km/h, momento en el cual entraría la segunda etapa de otro par de cohetes, llevando la moto hasta los 200 km/h. En este momento se encenderían los otros dos cohetes y la moto podría llegar a 220-225 km/h.

¿Suena a locura? El gobierno alemán opinó lo mismo, y prohibió el intento, que iba a realizarse en una carretera pública de Friburgo, por lo que nunca sabremos lo que ocurriría. Opel sin embargo afirmaba que había hecho pruebas privadas, y la moto superaba el récord del mundo. Nos lo creemos, pues a Fritz Von Opel le encantaba la velocidad, y había descubierto que los cohetes eran un buen apoyo para conseguirlo. De hecho ya tenían experiencia con coches-cohete como el RAK-1 y RAK-2, trenes-cohete (RAK-3 y RAK-4) y aviones-cohete (Lippisch-Duck y Opel-Sander RAK.1). Una moto original, que además iba como un cohete.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.