Moto del día: OSSA 125 B

Moto del día: OSSA 125 B

Tras seis años en el mercado, la 125 recibió una actualización con nuevo chasis para ésta su tercera serie


Tiempo de lectura: 5 min.

La OSSA 125 B destaca entre la variada historia de la marca como la serie que intentó poner al día el modelo que, definitivamente y tras muchos esfuerzos, introdujo a esta empresa en el motociclismo. De esta forma, su cambio radical en el diseño del bastidor hizo que, tras seis años en el mercado, la 125 recibiera un lavado de cara integral marcado por la técnica de la estampación en chapa del propio bastidor. Así las cosas, todo esto se integra a la perfección dentro de las distintas y características innovaciones lanzadas por OSSA a lo largo de su historia, demostrando sin medias tintas el gran genio mecánico inserto en la cabeza de Eduard Giró.

Sin embargo, más allá de todo esto debemos poner orden. Un orden que ha de respetar escrupulosamente la cronología. Y es que, al fin y al cabo, el diseñador de la inteligente y arriesgada 250 Monocasco no se doctoró en ingeniería hasta 1964 con una edad de 24 años. Es decir, teniendo en cuenta que la OSSA 125 B fue presentada al mercado en 1957, de aquellas él contaba con tan sólo 17 años. Pocos, muy pocos, como para ponerse al frente de la renovación de un modelo vendido por tandas de miles en la España de la época. No en vano, fue realmente su padre, Manuel Giró, quien dirigía OSSA en aquel momento y, por tanto, quien decidió dar un salto técnico adelante para luego, curiosamente, volver atrás en la siguiente actualización de la 125.

Por ello, gracias a estas idas y venidas de diseño, la OSSA 125 B resulta hoy en día una interesante pieza de coleccionista, siendo una “ rara avis “ en la saga donde representa la tercera evolución. Eso sí, su heterodoxia se refleja en materia de chasis, porque en lo referido a las ventas de las casi 44.000 unidades de la OSSA 125 unas 20.000 fueron de la variante B. No está nada mal. Más aún si tenemos en cuenta cómo su aparición coincidió con la del 600. Justo el hecho que truncó inevitablemente la marcha del mercado motociclista en España; al menos en lo que se refiere a los modelos pensados para la practicidad del día a día. Una practicidad que, lógicamente, las nuevas clases medias comenzaron a buscar bajo el cómodo ir bajo techo que ofrecía aquel diseño de Dante Giacosa ofertado por la estatal SEAT a plazos y precios accesibles.

ossa 125 b (1)

Tras años de intento OSSA al final consiguió salir al mercado motociclista con la 125 en 1951, actualizándola a lo largo de varias series durante toda la década

OSSA 125 B, la actualización de un éxito

La llegada de OSSA al motociclismo no fue fácil. Y eso se ve incluso en el propio nombre. Orpheo Sincronic S.A. Fundada en 1928, la primera intención de la misma fue introducirse en el mundo del sonido cinematográfico. Algo que consiguió, por lo que las veleidades motoristas de Manuel – uno de los hermanos fundadores – no eran vistas de una manera sencilla y lógica por el resto de la familia. Sin embargo, tras hacerse con las antiguas instalaciones de Pescara en 1935, al fin parecía que OSSA iba a ampliar su gama de productos. Total, Ducati empezó también en el mundo del sonido. ¿Por qué no?

No obstante, iniciar un negocio en Barcelona a mediados de los años treinta no era la mejor opción. Así las cosas, el trance de la Guerra Civil dio al traste con los planes de crear motocicletas bajo marca OSSA. De hecho, la aparición del primer prototipo tuvo que esperar hasta 1940. Luego, constantes problemas de financiación hicieron que la familia Giró vendiera las instalaciones a Pere Permanyer meses antes de fundar Montesa en 1944. No obstante, Manuel seguía en sus trece así que en 1949 llegó a la Feria de Muestras de Barcelona con un prototipo de motocicleta. Era la génesis de lo que, poco después, iba a ser la OSSA 125.

Claramente influenciada por el omnipresente diseño de la DKW 125, su primitivo sistema de suspensiones se unía a un chasis tubular de doble cuna albergando un motor con 5,2 CV de potencia. Más que suficiente para un uso mixto basado en la mezcla de desplazamientos diarios por ciudad y algún viaje ocasional a puntos algo más lejanos. En suma, era práctica, fiable y sencilla. Perfecta para las necesidades de movilidad que en la época aún seguían cubriendo más las motocicletas que los automóviles.

ossa 125 b (2)

La 125 B incorporó un nuevo bastidor que sustituía al de doble cuna por uno de chapa estampado como ya se estaba haciendo en el mundo de los ciclomotores

No obstante, la situación de la OSSA 125 había cambiado radicalmente para 1957. Y es que, aunque sólo habían pasado seis años desde el comienzo de su comercialización, la competidora Montesa había evolucionado muchísimo su gama. Además, sólo quedaba un año para que el panorama catalán sumara una marca más con la fundación de Bultaco. Llegados a este punto, OSSA debía poner a punto de los tiempos su creación más popular durante aquellas fechas. Por ello se lanzó la OSSA 125 B con un innovador bastidor de chapa estampada diseñado por el ingeniero italiano Sandro Colombo. Una técnica que si bien era más o menos común en las scooter y pequeños ciclomotores, no estaba extendida entre el segmento del octavo de litro y sus ciertas aspiraciones viajeras. Además, las suspensiones se actualizaron montando un sistema hidráulico. En lo referido al motor, el monocilíndrico subía hasta los 6,5 CV a 5.000 revoluciones por minuto dando un cierto brío deportivo a esta motocicleta turismo. Es decir, se situaba entre la practicidad y el punto de alegría en el comportamiento que tanto disfruta un aficionado con algo más de nervio. Todo ello sin renunciar a ser ligera y estable. En suma, la OSSA 125 B fue un modelo excelente que, además, se distingue muy bien del resto de series de la 125 gracias a sus colores rojo y negro en vez de las típicas bitonos plata y negro. Curiosamente, a los tres años la 125 C regresó al mismo tipo de chasis usado antes de la B. En fin, asuntos del ensayo y error propio de toda innovación

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.