Moto del día: Rieju RR 50

Moto del día: Rieju RR 50

El ciclomotor macarra que marcó a una generación


Tiempo de lectura: 5 min.

Si eres de los afortunados que tuvo la suerte de nacer entre la década de los 80 y 90, y si eres un apasionado o tienes un mínimo de interés en el mundo de las dos ruedas, habrás tenido, conducido o conocido a alguien que ha tenido en posesión una Rieju RR 50.

Este ciclomotor puesto a la venta por Rieju en 1994, de enfoque eminentemente offroad (aunque gran parte de ellas se utilizaron solo dentro de población), intentaba ser una enduro en miniatura con la que poder disfrutar del campo cuando aún no tenías edad para llevar motos grandes.

Fue un ciclomotor que estuvo a la venta hasta pasado mediados de los años 2000, con modificaciones menores en estética, ciclo y motor a lo largo de su vida comercial, ya que aunque el propulsor cambió del Minarelli AM4 al AM5 y finalmente al AM6, sus modificaciones internas eran mínimas. Sí varió el desarrollo del cambio, según la versión de propulsor pasando de cuatro a cinco, y finalmente seis velocidades.

El éxito fue tal que convivió durante una época junto a la que sería su sustituta, la Rieju MRX, debido al gran éxito que tuvo nuestra compañera del día de hoy y las ventas que aún generaba.

Y es que esta “moto” sencilla y ligera fue una mesa de quirófano para muchos usuarios de mi edad, en la que aprender a base de ensayo y error -en muchas ocasiones acababa en error- debido a la facilidad para arreglar y modificar su mecánica, con trucajes variopintos consistentes en carburadores mayores, cambios de escape, o conjuntos de cilindro y pistón con el que se podía llegar casi a duplicar el cubicaje del ciclomotor.

Aún sin modificaciones era bastante potente para su cilindrada, y simplemente con eliminarle los topes con los que venía de fábrica era capaz de superar ampliamente los 45 km/h a la que están limitados los ciclomotores según la normativa. Creo que no es necesario comentar que circular con estas modificaciones es totalmente ilegal.

El chasis en todas las Rieju RR 50 era un doble viga de tubo de acero, que se anclaba a un basculante de doble brazo del mismo material. Las suspensiones eran muy básicas, recurriendo a una fina horquilla Showa invertida delantera sin ninguna posibilidad de regulación y a un monoamortiguador trasero anclado, eso sí, mediante un sistema de bieletas.

En el caso de ser la versión “Castrol” (ver foto de cabecera) disponía de botella de gas separada del conjunto, siendo más básico el de la versión estándar, aunque ambos son regulables en precarga.

Con esta sencilla y discreta configuración se conseguía que la “moto” tuviese un peso “en seco” de 88 kg, por lo que aunque no fuese muy potente era bastante prestacional

El propulsor Minarelli, en su versión AM6 -el cuál fue el más vendido y evolucionado en este modelo- cubica 49,7 cc debido a un diámetro/carrera de 40,3×39 mm, y posee una configuración dos tiempos de un solo cilindro con eje de equilibrado.

Rieju RR Sport 50 4

Fotografía: riejufan (Bikepics)

Incorpora refrigeración mediante líquido y se encuentra alimentado por un carburador Dell´Orto PHBN, además de poseer volante magnético y sistema de arranque “a patada” marca Ducati. Este propulsor va unido a una caja de cambios de seis relaciones con transmisión final por cadena.

Los frenos, siendo sencillos, tenían potencia más que suficiente para detener con solvencia a un conjunto de tan bajo peso y potencia contenida. Contaba en las últimas versiones con frenos con pinza de doble pistón marca AJP, con un disco de 220 mm para la llanta delantera, y pinza de un solo pistón y disco de 180 mm en la llanta trasera.

La llanta delantera es de 21 pulgadas, con un estrecho neumático de 80/90, y la trasera de 18 pulgadas con un  neumático 110/80, aunque también existió una versión supermotard con una configuración más asfáltica, que se vendió en mucha menor medida.

Rieju RR Sport 50 5

Fotografía: uwe (Bikepics)

En definitiva, la Rieju RR 50 es un ciclomotor que sirvió a muchos para dar su primer paso en el mundo de las dos ruedas, perteneciente a una época en la que se realizaban multitud de modificaciones a estos vehículos (fue una época en la que los ciclomotores no tenían que pasar ITV).

Un ciclomotor que triunfó debido a un precio bajo de compra y buena fiabilidad, y que con elementos más básicos en su parte ciclo que muchos de sus rivales, tenía un buen comportamiento y prestaciones incluso mejores debido a su bajo peso, aunque hay que destacar también que las suspensiones eran tendentes a desfallecer rápidamente si se hacía un uso intensivo o si circulabas de manera habitual con pasajero.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Rieju RR 50 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!