Moto del día: Romeo Monster P6

Moto del día: Romeo Monster P6

La moto de una pequeña empresa italiana que logró el éxito en los años 70


Tiempo de lectura: 3 min.

Si decimos Romeo, rápidamente pensamos en el amor imposible de Julieta o en la segunda parte del fabricante de coches Alfa Romeo. Con el primer pensamiento coincide en que es italiano y con el segundo, que sigue siendo italiano y su nombre vino inspirado por los modelos del constructor turinés.

Una marca con notable éxito fabricando ciclomotores, con una leve penetración fuera del mercado italiano y que aquí, salvo para gente muy freak, es bastante desconocida. Entre sus últimos modelos destaca la Romeo Monster P6, anterior a la Monster más conocida de todas.

Romeo se fundó en Módena en 1961. Los hermanos Eduardo Po y Ercole Po se dedicaban a la reparación y venta de bicicletas y ciclomotores, pero un día decidieron que ellos también podrían construir sus propios modelos.

Romeo Monster P6

De esta forma, Romeo empezó a fabricar cuadros donde alojar motores de fabricantes externos, escogiendo finalmente a Minarelli, quien mostró su apoyo desde el primer minuto, tanto que en los concesionarios Minarelli, el CEO Vittorio dio orden para que también se vendiesen los modelos Romeo, lo que sin duda dio alas a la venta de estas motos, que triunfaron sobre todo entre los jóvenes.

Ese mismo año vieron la luz los tres primeros modelos: Superturismo, Italia y Zeta. Luego vendrían los Spring Sport, Sprint Supersport y Sprint Veloce, claramente con nombres inspirados en los Alfa Romeo Sprint y Veloce. Luego vendría el Fujihama, Pedrito y por fin la Scorpion de cross y la que hoy nos ocupa, la Romeo Monster P6, y también la versión menos potente, la Monster P4.

Debemos pensar que este modelo apareció 10 años después de empezar a fabricar motos, con lo que sus creaciones ya estaban muy evolucionadas. Estrenaron además los nuevos chasis de doble cuna cerrada fabricados en acero, mucho más rígidos y precisos que los usados hasta la fecha.

Romeo Monster P6 02

Fotografía: brettibrothers.com

La Romeo Monster P6 montaba el motor Minarelli con la misma denominación. Un propulsor de dos tiempos y un cilindro, refrigerado por aire y con unas dimensiones de 38,8×42 mm. La potencia era de 1,35 CV, gracias a la labor del carburador Dell’Orto SHA 14-12 que montaba. Todo iba asociado a una caja de cambios de seis velocidades.

Para la parte de ciclo, además del citado chasis en acero, se confiaba en una horquilla telescópica delantera y un doble amortiguador trasero. Los frenos de tambor en ambos ejes eran de 118 mm de diámetro y tipo duplex, montados sobre llantas de radios de 17″ y neumáticos de 2,5 pulgadas. El peso de estas pequeñas “balas” era muy ligero, declarando 62 kg en seco.

A mediados de los 70, y con la llegada de los hijos de los fundadores, la marca Romeo cambió de nombre y pasó a denominarse Motrom, que era el acrónimo de MOTori ROMeo, pero finalmente se conoció como Motron dado que el nombre era muy similar a otra marca que había cerrado recientemente, Motom

El fabricante estuvo en funcionamiento hasta el año 2000, cuando cesó la producción de motos. Actualmente Motron es una de otras tantas marcas resucitadas con fabricación asiática, esta vez bajo el paraguas del Grupo KSR.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.