Adiós al museo Morbidelli y a sus 350 históricas motos

Adiós al museo Morbidelli y a sus 350 históricas motos

Todas ellas serán subastadas en Gran Bretaña


Tiempo de lectura: 2 min.

El museo Morbidelli, ubicado en la antigua factoría que produjo estas motos en la localidad italiana de Pésaro, ha tenido que echar el cierre. Más de 300 motos, muchas de ellas únicas, están siendo transportadas hasta el Reino Unido, donde pasarán a ser subastadas a lo largo de los próximos meses.

Desde hacía tiempo ya sabíamos que los herederos de Giancarlo Morbidelli, fundador de la marca, no podían hacer frente a los gastos que ello conllevaba. Los ingresos derivados de la taquilla no eran suficientes y aunque intentaron que el Ayuntamiento de Pésaro diese algún tipo de ayuda, finalmente esta no llegó.

Para sus hijos seguro que ha tenido que ser muy duro. Cerrar un museo que llevaba abierto desde 1999 y que atesoraba toda la historia de la marca no era el final que esperaban. Más sabiendo que la mayoría de las motos acabarán en manos privadas.

Museo Morbidelli 02

En total hablamos de nada menos que 350 motocicletas, todas en perfecto estado y restauradas. Había desde motos de carretera como de competición así como prototipos únicos. Y es que en el Campeonato del Mundo de Velocidad, pese a ser un fabricante pequeño, cosechó notables éxitos.

Entró por primera vez a competir en 1969. Al año siguiente, con la 125 de dos cilindros, Gilberto Carlotti consiguió su primera victoria en el Mundial en el Gran Premio de Checoslovaquia. Poco a poco fueron cosechando cada vez más éxitos, hasta que en 1975 Paolo Pileri se hizo con el título de pilotos y Morbidelli con el de marcas. En 1976 revalidarían ambos títulos, aunque en este caso con Pier Paolo Bianchi a los mandos. Y en 1977 sería el gran año con el título de pilotos en 125 cc (de nuevo Bianchi), el título de constructores del octavo de litro y el título de pilotos en 250 cc con Mario Lega.

Esas tres motos ganadoras (las 125 de Pileri, Bianchi y la 250 de Lega) formaban parte de la colección. Había también prototipos de los años 40 y 50 así como todas las motos de competición de Benelli fabricadas en Pésaro. También motos de otras marcas, como Moto Guzzi o Norton y, por supuesto, la joya de la corona.

Museo Morbidelli 03

Hablamos de la Morbidelli V8, una moto de la que sólo existen cuatro unidades (3 + 1 prototipo) y una de las cuales estaba en el museo Morbidelli. La otra, en el Barber Vintage Motorsports Museum de Birmingham (Alabama, EEUU). No solo eso, también había artículos relacionados con la marca, archivos y un gran número de objetos. Una pena.

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Vic Matt
Invitado
Vic Matt

Una lástima, algo así me hace recordar algo similar y que sucedió aquí en España, el museo de Ángel Nieto en el distrito de Arganzuela de Madrid.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea