Menu

Moto del día: Royal Enfield Interceptor 650

Nostalgia retro apta para el día a día desde solo 6.200 euros

Moto del día: Royal Enfield Interceptor 650

La Royal Enfield Interceptor 650 es una moto que parece de hace medio siglo, pero en verdad tiene muy poquito tiempo, puesto que se presentó en 2018. La Interceptor es una moto diferente, con personalidad y con sabor añejo por todas partes, pero con tecnología del siglo XXI.

Este modelo es la principal apuesta de Royal Enfield para entrar de lleno en la «modernidad» y fabricar nuevos productos más sofisticados, al gusto del comprador europeo o americano. Hasta ahora las ventas de las motos tradicionales de RE en nuestro país eran más bien testimoniales, pero gracias a productos tan interesantes como la Himalayan, la Continental o esta Interceptor, las cosas está empezando a cambiar.

Y el principal culpable de este cambio y renovación es el nuevo propulsor bicilíndrico de 650 cm3 totalmente desarrollado por RE. Es una mecánica que comenzaron a diseñar desde cero hace ya bastantes años y que ahora podemos ver instalada en los primeros modelos del fabricante indio.

Royal Enfield Interceptor 650El motor está muy estudiado y cuenta con ejes contrarrotantes de equilibrado para proporcionar un viaje lo más suave y agradable posible, en contraposición a los viejos «monos» de Royal, motores antediluvianos que te sacaban los empastes a nada que circularas un poco alegre.

La nueva mecánica es todo dulzura y además, gracias al pistón extra y al aumento de cilindrada, pasamos de los típicos «veintimuchos» caballos que venían dando los monocilíndricos de carrera larga a 48, ideal para los poseedores de la licencia A2.

Gracias a estos cambios esta moto nos ofrece un viaje 70 años adelantado en el tiempo respecto a sus compañeras de gama, y acorde a los estándares de 2019. La Royal Enfield es una moto que se disfruta, como se podría disfrutar cualquier naked para el A2, solo que encima tiene un diseño llamativo, bonito y que sale de los convencionalismos.

Royal Enfield Interceptor 650 2

Las motos retro están de moda. La mayoría de fabricantes se están animando a sacar modelos de estas características basados en sus motocicletas «normales» de estética vanguardista. Y yo ya lo comenté en la prueba de la Moto Guzzi V9 Bobber Sport.

Ya que queremos algo retro, vamos a ser auténticos y comprar una moto 100 % hecha retro desde cero por un fabricante también retro, en vez de pillar una moto moderna a la que le han colocado un faro redondo, fuelles en la horquilla, y unas llantas de radios. Es la expresión completa de la nostalgia y el anhelo de tiempos pasados.

En cualquier caso, esta Royal Enfield interceptor 650 sería algo así como la versión low cost de la Triumph Boneville. A nivel de detallado y de calidades hay diferencias entre ambas motos, pero la Royal tampoco es un modelo creado por un fabricante chino de dudosa reputación. En directo, todas las terminaciones, acabados y detalles convencen y entran por la vista.

Royal Enfield Interceptor 650 3

A la vista no da la impresión de ser una moto barata, aunque tampoco llega al nivel de un fabricante europeo como la ya citada Triumph, Moto Guzzi o BMW, por nombrar algunas. En cualquier caso, no es un problema, y con una moto como la Royal Enfield Interceptor 650 se puede disfrutar mucho en tus recorridos de rutina o en salidas a carretera los fines de semana.

El precio de toda esta borrachera de nostalgia además no es elevado, ya que se puede adquirir por unos 6.200 euros, lo que te viene costando una anodina naked japonesa pensada para el carné A2. Pierdes un poco en calidad y ganas un poco en estilo. No es mal trato, simplemente es uno diferente.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Es preciosa…creo que Royal Enfield está haciendo las cosas muy bien en su segmento.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo Gallego

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javier Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.